Exodo  8 Biblia de Jerusalen (Desclee, 2009) | 32 versitos |
1 [[7:26]] Yahvé dijo a Moisés: «Preséntate al faraón y dile: Esto dice Yahvé: ‘Deja salir a mi pueblo para que me dé culto.’
2 [[7:27]] Si te niegas a dejarlo salir, infestaré de ranas todo tu país.
3 [[7:28]] El Río bullirá de ranas; saltarán y entrarán en tu casa, en tu dormitorio y en tu lecho, en las casas de tus servidores y en tu pueblo, en tus hornos y en tus artesas.
4 [[7:29]] Las ranas saltarán sobre ti, sobre tu pueblo y sobre tus siervos.»
5 [[8:1]] Yahvé dijo a Moisés: «Di a Aarón que extienda su mano con su cayado sobre los canales, sobre los ríos y sobre las lagunas, y que haga que salten las ranas por todo el país de Egipto.»
6 [[8:2]] Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto y saltaron las ranas, que cubrieron el país de Egipto.
7 [[8:3]] Pero los magos actuaron igual con sus encantamientos: hicieron que las ranas saltasen por el país de Egipto.
8 [[8:4]] El faraón llamó a Moisés y a Aarón y les dijo: «Pedid a Yahvé que aparte las ranas de mí y de mi pueblo, y yo dejaré salir al pueblo para que ofrezca sacrificios a Yahvé.»
9 [[8:5]] Moisés respondió al faraón: «Dígnate indicarme* cuándo he de rogar por ti, por tus cortesanos y por tu pueblo, para que aparte de ti y de tus casas las ranas, y se queden sólo en el Río.»
10 [[8:6]] «Mañana», contestó él. Moisés replicó: «Será conforme a tu palabra, para que sepas que no hay como Yahvé, nuestro Dios.
11 [[8:7]] Las ranas se apartarán de ti, de tus casas, de tus cortesanos y de tu pueblo, y quedarán sólo en el Río.»
12 [[8:8]] Moisés y Aarón salieron de casa del faraón y Moisés invocó a Yahvé para que apartara las ranas que afligían al faraón.
13 [[8:9]] Yahvé hizo lo que Moisés le había pedido y murieron las ranas de las casas, de los patios y de los campos.
14 [[8:10]] Las juntaron en montones y el país apestaba.
15 [[8:11]] Pero como viera el faraón que le daban un respiro, se obstinó y no les hizo caso, tal como había predicho Yahvé.
16 [[8:12]] Yahvé dijo a Moisés: «Di a Aarón que extienda su cayado y que golpee el polvo de la tierra, que se convertirá en mosquitos por todo el país de Egipto.»
17 [[8:13]] Así lo hicieron: Aarón extendió su mano con el cayado y golpeó el polvo de la tierra; entonces aparecieron mosquitos, que molestaban a hombres y ganados. Todo el polvo de la tierra se convirtió en mosquitos por todo el país de Egipto.
18 [[8:14]] Los magos intentaron con sus encantamientos hacer salir mosquitos, pero no pudieron. Aparecieron, pues, los mosquitos sobre hombres y ganados.
19 [[8:15]] Los magos dijeron al faraón: «¡Es el dedo de Dios* !» Pero el faraón continuó obstinado y no les hizo caso, como había dicho Yahvé.
20 [[8:16]] Yahvé dijo a Moisés: «Levántate pronto mañana, preséntate al faraón cuando vaya hacia el río y dile: Esto dice Yahvé: ‘Deja salir a mi pueblo, para que me dé culto.’
21 [[8:17]] Si no dejas salir a mi pueblo, enviaré tábanos contra ti, contra tus cortesanos, tu pueblo y tus casas. Las casas de los egipcios y las tierras donde habitan se llenarán de tábanos.
22 [[8:18]] Pero exceptuaré ese día la región de Gosen, donde habita mi pueblo, para que no haya allí tábanos, a fin de que sepas que yo soy Yahvé en medio del país;
23 [[8:19]] haré distinción* entre mi pueblo y el tuyo. Este signo sucederá mañana.»
24 [[8:20]] Así lo hizo Yahvé. Un enjambre enorme de tábanos se introdujo en la casa del faraón y en las casas de sus cortesanos, y ocupó el país de Egipto. Los tábanos devastaron todo el país.
25 [[8:21]] Entonces llamó el faraón a Moisés y a Aarón y les dijo: «Id y ofreced sacrificios a vuestro Dios en este país.»
26 [[8:22]] Moisés respondió: «No conviene que se haga así, porque el sacrificio que ofrecemos a Yahvé, nuestro Dios, es abominación para los egipcios. Si los egipcios nos vieran ofrecer un sacrificio que para ellos es abominable* , seguro que nos lapidarían.
27 [[8:23]] Iremos tres días de camino por el desierto, y allí ofreceremos sacrificios a Yahvé, nuestro Dios, como nos ha ordenado.»
28 [[8:24]] Contestó el faraón: «Yo os dejaré partir, para que ofrezcáis en el desierto sacrificios a Yahvé, vuestro Dios, con tal que no vayáis demasiado lejos. Rogad por mí.»
29 [[8:25]] Moisés respondió: «En cuanto yo salga de aquí, rogaré a Yahvé, y mañana los tábanos se alejarán del faraón, de sus cortesanos y de su pueblo; pero que el faraón deje de una vez de engañarnos, impidiendo al pueblo salir a ofrecer sacrificios a Yahvé.»
30 [[8:26]] Salió, pues, Moisés de la presencia del faraón, y rogó a Yahvé.
31 [[8:27]] Yahvé hizo lo que Moisés pedía, y alejó los tábanos del faraón, de sus cortesanos y de su pueblo; no quedó ni uno.
32 [[8:28]] Pero también esta vez se obcecó el faraón y no dejó salir al pueblo.

Patrocinio

 
 

Introducción a Exodo 

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas

Exodo  8,5
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_78:45; Sal_105:30; Apo_16:13


Exodo  8,9
NOTAS

8:5 Traducción según el griego. Lit. «Glorifícate a costa mía.»

Exodo  8,17
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_105:31

Exodo  8,19
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_11:20

NOTAS

8:15 O: «el dedo de un dios», fórmula que se halla en los textos mágico-religiosos egipcios.

Exodo  8,21
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_78:45

Exodo  8,22
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_74:1 s

Exodo  8,23
NOTAS

8:19 «haré distinción» versiones; «yo realizaré una redención» hebr.

Exodo  8,26
NOTAS

8:22 Los israelitas pastores ofrecían animales de sus rebaños; el ritual egipcio era muy diferente: ofrendas vegetales, aves, reses de matadero. Además, el carnero y el macho cabrío eran animales sagrados en Egipto.