Lamentaciones  5 Biblia Jerusalén (1998) | 22 versitos |
1 ¡Recuerda, Yahvé, lo que hemos pasado, mira y observa nuestro oprobio!
2 Nuestra heredad ha pasado a extranjeros, nuestras casas a extraños.
3 Somos huérfanos, sin padre; nuestras madres, como viudas.
4 A precio de plata bebemos nuestra agua, adquirimos nuestra leña con dinero.
5 El yugo a nuestro cuello, andamos acosados; estamos agotados, no nos dan respiro.
6 Hacia Egipto tendemos nuestra mano, hacia Asiria para saciar el hambre.
7 Nuestros padres pecaron: ya no existen; y nosotros cargamos con sus culpas.
8 Unos esclavos nos dominan, nadie nos libra de su mano.
9 A riesgo de la vida logramos nuestro pan, afrontando la espada en descampado.
10 Nuestra piel abrasa como un horno, a causa del ardor del hambre.
11 Han violado a las mujeres en Sión, a las doncellas en las ciudades de Judá.
12 Han colgado a los nobles con sus manos; los ancianos no han sido respetados.
13 Han arrastrado la muela los muchachos, bajo la leña se han doblado los niños.
14 Los ancianos ya no acuden a la puerta, los muchachos han parado sus cantares.
15 Ha cesado la alegría del corazón, se ha trocado en duelo nuestra danza.
16 Ha caído la corona de nuestra cabeza. ¡Ay de nosotros, que hemos pecado!
17 Por eso se duele nuestro corazón, por eso se nublan nuestros ojos:
18 por el monte Sión, asolado; ¡las raposas transitan por él!
19 Mas tú, Yahvé, reinas por siempre; ¡tu trono permanece de edad en edad!
20 ¿Por qué has de olvidarnos para siempre, por qué toda la vida abandonarnos?
21 Haznos volver a ti, Yahvé, y volveremos. Renueva nuestros días como antaño,
22 ¿o nos has desechado del todo, irritado contra nosotros sin medida?

Patrocinio

 
 

Introducción a Lamentaciones 

LAMENTACIONES

Introducción
La Biblia hebrea clasifica este librito entre los Hagiógrafos y lo enumera entre los cinco «megil·lot», los «rollos» que se leían en las fiestas solemnes. La Biblia griega y la Vulgata lo colocan a continuación de Jeremías, con un título que atribuye su composición a este profeta. La tradición se fundaba en 2Cr_35:25 y se veía apoyada por el contenido de los poemas, que en efecto cuadra bien con la época de Jeremías. Pero es difícil sostener esta afirmación. Jeremías, tal como lo conocemos por sus oráculos auténticos, no ha podido decir que la inspiración profética se había agotado, Lam_2:9, ni alabar a Sedecías, Lam_4:20, ni esperar nada de la ayuda egipcia, Lam_4:17. Su genio espontáneo difícilmente habría podido sujetarse al género erudito de estos poemas, de los que son alfabéticos los cuatro primeros, comenzando cada estrofa por una de las letras del alfabeto tomadas por su orden, y el quinto tiene precisamente 22 versos, el número de letras del alfabeto.

Las Lamentaciones, 1, 2 y 4 pertenecen al género literario de las endechas fúnebres, 3 es una lamentación individual, 5 es una lamentación colectiva (en el texto latino: «Oración de Jeremías»). Probablemente fueron compuestas en Palestina después de la ruina de Jerusalén el 587. Parecen obra de un solo autor que describe en términos patéticos el duelo de la ciudad y de sus moradores, pero de estos dolorosos lamentos brota un sentimiento de invencible confianza en Yahvé y de hondo arrepentimiento, que constituye el valor permanente de la obrita. Los judíos la recitan en el gran ayuno conmemorativo de la destrucción del Templo, y la Iglesia la utiliza durante la Semana Santa para evocar el drama del Calvario.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


NOTAS

5 Titulada por la Vulg.: «Oración de Jeremías».



NOTAS

5:5 Restituimos «el yugo» `ol, caído por haplografía delante de «a» (lit. «sobre») `al.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_2:18

NOTAS

5:6 Para su subsistencia, Israel se halla en adelante a merced de sus tradicionales enemigos.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_18:2

NOTAS

5:7 La economía de la retribución colectiva sigue siendo válida para el presente, a los ojos del autor, y sólo para el futuro la pospone al principio de la retribución individual, ver Eze_14:12+.

NOTAS

5:8 Los funcionarios caldeos, habitualmente designados con el nombre de «servidores», tomado aquí en sentido peyorativo.

NOTAS

5:10 «abrasa» griego, Vulg.; «abrasan» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_34:13-15


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_102:13 [Sal_102:12]; Sal_145:13; Sal_146:10

NOTAS

5:19 A pesar de la ruina de su templo terrestre, Yahvé, glorioso siempre y poderoso, está sentado en el trono del cielo.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_31:18