Joel  2 Biblia Jerusalén (1998) | 27 versitos |
1 ¡Tocad la trompeta en Sión, clamad en mi monte santo! ¡Tiemblen todos los habitantes del país, porque llega el Día de Yahvé, porque está cerca!
2 ¡Día de tinieblas y de oscuridad, día de nubarrones y densa niebla! Como la aurora sobre los montes, se despliega un pueblo innumerable y poderoso, como jamás hubo otro, ni lo habrá después de él en muchas generaciones.
3 Delante de él devora el fuego, detrás de él abrasa la llama. Ante él la tierra es un paraíso, tras él, un desierto desolado. ¡No deja escapatoria!
4 Su aspecto es de corceles, de jinetes que galopan.
5 Su estrépito es de carros que saltan por las cimas de los montes, como el crepitar de la llama de fuego que consume la hojarasca, ¡como un ejército poderoso en orden de batalla!
6 A su vista tiemblan los pueblos, todos los rostros mudan de color.
7 Corren como valientes, como guerreros escalan las murallas; cada uno avanza en su puesto sin descomponer las filas.
8 Nadie tropieza con su vecino, cada cual sigue su ruta; entre las saetas arremeten sin romper la formación.
9 Asaltan la ciudad, escalan la muralla, suben hasta las casas, a través de las ventanas entran como ladrones.
10 ¡Ante ellos tiembla la tierra, se estremecen los cielos, el sol y la luna se oscurecen y las estrellas pierden su brillo!
11 Yahvé alza la voz al frente de su ejército, porque son innumerables sus batallones, porque es poderoso el ejecutor de sus órdenes, porque es grande el Día de Yahvé y muy terrible: ¿quién podrá soportarlo?
12 "Mas ahora - oráculo de Yahvé - volved a mí de todo corazón, con ayuno, con llantos y con duelo."
13 Desgarrad vuestro corazón y no vuestros vestidos, volved a Yahvé, vuestro Dios, porque él es clemente y compasivo, lento a la cólera, rico en amor, y se retracta de las amenazas.
14 ¡Quién sabe si volverá y se compadecerá, y dejará a su paso bendición, ofrenda y libación para Yahvé, vuestro Dios!
15 ¡Tocad la trompeta en Sión, promulgad un ayuno, convocad la asamblea,
16 congregad al pueblo, purificad la comunidad, reunid a los ancianos, congregad a los pequeños y a los niños de pecho! Que salga el esposo de su alcoba y la esposa de su lecho.
17 Entre el atrio y el altar lloren los sacerdotes, ministros de Yahvé, y digan: "¡Perdona, Yahvé, a tu pueblo, y no entregues tu heredad a la deshonra y a la burla de las naciones! Que no se diga entre los pueblos: ¿Dónde está su Dios?"
18 Yahvé sintió añoranza de su tierra y se compadeció de su pueblo.
19 Respondió Yahvé y dijo a su pueblo: "Yo os voy a enviar el trigo, el mosto y el aceite hasta saciaros, y no os entregaré más a la deshonra de las naciones.
20 Alejaré de vosotros al que viene del norte, lo arrojaré hacia una tierra desolada y desértica: su vanguardia hacia el mar oriental, hacia el mar occidental su retaguardia. Y subirá su mal olor, se extenderá su fetidez." (¡Porque él hace proezas!)
21 No temas, suelo, regocíjate y salta de júbilo, porque Yahvé hace proezas.
22 No temáis, bestias del campo, porque los pastos de la estepa reverdecen, los árboles producen su fruto, la higuera y la vid dan su riqueza.
23 ¡Habitantes de Sión, regocijaos, alegraos en Yahvé, vuestro Dios! Porque él os envía la lluvia de otoño en su medida, y hace caer para vosotros los aguaceros de otoño y primavera, como antaño.
24 Las eras se llenarán de trigo, los lagares rebosarán de mosto y aceite.
25 "Yo os compensaré de los años en que os devoraron la langosta y el pulgón, el saltamontes y la oruga, el gran ejército, que envié contra vosotros.
26 Comeréis en abundancia hasta hartaros, y alabaréis el nombre de Yahvé vuestro Dios, que hizo maravillas con vosotros. (¡Mi pueblo no volverá a ser avergonzado!)
27 Y sabréis que yo estoy en medio de Israel; ¡que yo soy Yahvé, vuestro Dios, y no hay otro! ¡Y mi pueblo no volverá a ser avergonzado!"

Patrocinio

 
 

Introducción a Joel 

Joel.
El libro de Joel se divide por sí solo en dos partes. En la primera, una invasión de langosta que causa estragos en Judá provoca una liturgia de duelo y de súplica; Yahvé responde prometiendo el fin de la plaga y la vuelta de la abundancia, 1:2-2:27. La segunda parte describe en estilo apocalíptico el juicio de las naciones y la victoria definitiva de Yahvé y de Israel, 3-4. La unidad entre las dos partes queda asegurada por la referencia al Día de Yahvé, que es propiamente el tema de los caps.3-4, pero que ya aparece en Joe_1:15; Joe_2:1-2, Joe_2:10. Las langostas son el ejército de Yahvé, lanzado para ejecutar su juicio, un Día de Yahvé del que puede uno librarse por la penitencia y la oración; el azote viene a ser el tipo del solemne juicio final, el Día de Yahvé, que abrirá los tiempos escatológicos. No hay razones para distinguir dos autores ni dos épocas de composición. Todavía recientemente se ha defendido una fecha hacia finales de la época monárquica. La mayoría de los exegetas se inclina por el período postexílico, con los siguientes argumentos: la ausencia de referencia a un rey, las alusiones al Destierro, pero también al Templo reconstruido, las relaciones con el Deuteronomio y los profetas posteriores, Ezequiel, Sofonías, Malaquías, Abdías, citado en Joe_3:5 [Joe_2:32]. El libro pudo haber sido compuesto hacia el año 400 a. C.

Sus vínculos con el culto son evidentes. Los caps. 1-2 presentan los caracteres de una liturgia penitencial, que concluye con la promesa profética del perdón divino. En consecuencia, se ha considerado a Joel como profeta cultual, adscrito al servicio del Templo. Sin embargo, estos rasgos pueden explicarse por la imitación literaria de formas litúrgicas. El librito no es la reseña de una predicación en el Templo, sino una composición escrita, hecha para ser leída. Nos hallamos al final de la corriente profética.

La efusión del espíritu profético sobre todo el pueblo de Dios en la era escatológica, Joe_3:1-5 [Joe_2:28-32], responde a los deseos de Moisés en Núm_11:29. El Nuevo Testamento considera que el anuncio se ha cumplido con la venida del Espíritu sobre los Apóstoles de Cristo, y San Pedro citará todo este pasaje, Hch_2:16-21 : Joel es el profeta de Pentecostés. Es también el profeta de la penitencia, y sus invitaciones al ayuno y a la oración, tomadas de las ceremonias del Templo o redactadas según el modelo de éstas, entrarán con naturalidad en la liturgia cristiana de Cuaresma.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_5:18+

[2] Joe_1:15

NOTAS

2 Los vv. Joe_2:1-11 prosiguen, en la perspectiva del Día de Yahvé, Joe_1:15, la descripción de la invasión de la langosta, bajo imagen de un ejército cuyo ataque es irresistible.

2:1 El toque de la trompeta o del cuerno, aviso de la inminencia de un peligro, Amó_3:6; Ose_5:8; Eze_33:3, Eze_33:6, anuncia el castigo de Israel, Isa_18:3; Ose_8:1; Jer_4:5; Jer_6:1, y la venida del Día de la Ira, Joe_2:1; Sof_1:16, ver Apo 8:6—9:21. Sirve también para convocar las asambleas religiosas, Núm_10:2-10; Joe_2:15; dará pues la señal de la gran reunión de los elegidos el último día, Isa_27:13; 1Te_4:16-17; 1Co_15:52.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Sof_1:15; Jua_8:12+

[2] Joe_1:6

NOTAS

2:2 Estas imágenes son apropiadas para indicar la aproximación de las nubes de langosta que oscurecen el cielo, ver Apo_9:2. La aurora, Joe_2:2, evoca la rapidez de la invasión, o los reflejos amarillentos de las nubes de langostas bajo el sol.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_1:19

[2] Gén_2:8


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Apo_9:7; Apo_9:9

NOTAS

2:4 La comparación de las langostas con los caballos es corriente. Y aquí se desarrolla, Joe_2:4-9, en una descripción del avance de la langosta bajo los rasgos de una invasión armada, ver Nah_2:4-7 [Nah_2:3-6], Nah_2:11 [Nah_2:10]; Nah_3:2-3, Nah_3:15-17, en un contexto apocalíptico.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_13:8; Nah_2:11 [Nah_2:10]


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_4:15-16 [Joe_3:15-16]

[2] = Joe_4:15 [Joe_3:15]

NOTAS

2:10 (a) Ante el ejército invasor.

2:10 (b) Esta clase de fenómenos cósmicos señalan el Día de Yahvé, ver Amó_8:9+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_3:4 [Joe_2:31]; Mal_3:2; Mal_3:23 [Mal_4:5]; Nah_1:6; Apo_6:17

NOTAS

2:11 El trueno, ver Joe_4:16 [Joe_3:16]; Éxo_19:16+; Amó_1:2; Sal_18:14 [Sal_18:13]; Sal_29:3-9; Job_37:4. El ejército son las langostas.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_4:29-30


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_5:21+; Isa_58:5-7

[2] Éxo_34:6-7+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_5:14 s; Jon_3:9

NOTAS

2:14 Restablecimiento de la prosperidad agrícola, ver Deu_7:13-14; Deu_16:10, Deu_16:15, Deu_16:17, etc.; ver Hag_2:15-19, que permitirá la reanudación del culto, ver Joe_1:9.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_2:1+; Joe_1:14


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_24:5

NOTAS

2:16 «promulgad» y «purificad»; lit. «santificad», ver Joe_1:14.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ma_7:36-38

[2] Éxo_32:11-12+

[3] Sal_42:4 [Sal_42:3]; Sal_42:11 [Sal_42:10]; Sal_79:10; Miq_7:10; Mal_2:17

NOTAS

2:17 Es decir, en el patio al este del santuario, ver 1Re_6:3; Eze_40:48-49, entre el atrio (Ulam) y el altar mayor de los holocaustos, 1Re_8:64; 2Cr_8:12. Los sacerdotes oran vueltos hacia el santuario.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_4:24+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_11:14


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:10; Isa_34:3

NOTAS

2:20 El ejército de langostas, Joe_2:1-11, equiparado aquí al enemigo que «viene del norte» para ejecutar los juicios de Yahvé, imagen clásica en la literatura profética, ver Jer_1:13-15+; Eze_26:7, etc.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_11:14

NOTAS

2:23 (a) Verso dudoso. -«en su medida», lit. «para la justicia», tal vez glosa: al pueblo arrepentido, Yahvé concede la lluvia «en su medida», es decir, según su lealtad con el pueblo, en virtud de la Alianza; o bien «con miras a la justicia», como señal de la vuelta del pueblo a la gracia. La Vulg. ha dado a este texto sentido mesiánico traduciendo: «el maestro de Justicia», el doctor que enseña la justicia, ver Ose_10:12 hebr. y Jer_23:6; Jer_33:15. Esta denominación se encuentra en los textos de Qumrán para designar al personaje principal de la secta de la Alianza.

2:23 (b) «como antaño» griego y Vulg.; «en el primer (¿mes?)» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_1:4+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_42:8+; Isa_44:6+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_2:17-21; Núm_11:25-30; Isa_32:15

NOTAS

3 El oráculo de Joe_3:1-3 [Joe_2:28-30], cuya realización sitúan los vv. Joe_3:4-5 [Joe_3:31-32] en el Día de Yahvé, anuncia para este día la efusión universal del Espíritu, ver Eze_36:27+. El discurso de Pedro, Hch_2:16-21+, hace ver en el milagro de Pentecostés las primicias de este don del Espíritu.

NOTAS

3:2 El espíritu de Dios es derramado sobre todos, sin distinción de clases, según el deseo de Moisés, Núm_11:29. Es a la vez el espíritu de profecía, caracterizado aquí por los sueños y las visiones, ver Núm_12:6, y la causa de una renovación interior, ver Eze_11:19-20; Eze_36:26-27.

NOTAS

3:3 Anunciadores del juicio final, en el Día de Yahvé, ver Joe_1:15; Joe_2:1-2, Joe_2:10; Amó_8:9+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Apo_6:12

[2] Joe_2:11


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_10:13

[2] Abd_1:17; Apo_14:1