Levítico 21 Biblia Jerusalén (1998) | 24 versitos |
1 Dijo Yahvé a Moisés: "Di a los sacerdotes, hijos de Aarón: Nadie se haga impuro por el cadáver de alguno de los suyos,
2 como no sea pariente cercano: la madre, el padre, el hijo, la hija, el hermano,
3 una hermana virgen que viva con él y no haya sido desposada aún; por ella puede contraer impureza.
4 Pero por una hermana casada, no debe hacerse impuro; se profanaría.
5 "Los sacerdotes no se raparán la cabeza, ni se cortarán los bordes de la barba, ni se harán incisiones en su cuerpo.
6 Santos han de ser para su Dios y no profanarán el nombre de su Dios, pues son ellos los que presentan los manjares que se han de abrasar para Yahvé, el alimento de su Dios; han de ser santos.
7 "No tomarán por esposa a una mujer prostituta ni violada, ni una mujer repudiada por su marido; pues el sacerdote está consagrado a su Dios.
8 Lo considerarás como cosa santa, porque él es quien presenta el alimento de tu Dios; lo tendrás por santo, pues santo soy yo, Yahvé, el que os santifico.
9 Si la hija de un sacerdote se prostituye y se profana, a su padre profana; será quemada.
10 "El sumo sacerdote, el mayor entre sus hermanos, sobre cuya cabeza fue derramado el óleo de la unción y que recibió la investidura revistiéndose los ornamentos, no llevará desgreñada su cabellera ni rasgará sus vestiduras,
11 ni se acercará a ningún cadáver; ni siquiera por su padre o por su madre se le permite hacerse impuro.
12 No saldrá del santuario para no profanar el santuario de su Dios; pues está consagrado con el óleo de la unción de su Dios. Yo, Yahvé.
13 "Tomará por esposa una virgen.
14 No se casará con viuda ni con repudiada ni con profanada por prostitución, sino que tomará por esposa una virgen de su parentela.
15 Así no profanará su descendencia entre su pueblo, pues soy yo, Yahvé, el que lo santifico."
16 Yahvé dijo a Moisés:
17 "Dile a Aarón: Ninguno de tus descendientes, en cualquiera de sus generaciones, si tiene un defecto corporal, podrá acercarse a ofrecer el alimento de su Dios.
18 Ningún hombre que tenga defecto corporal se acercará: ni ciego, ni cojo, ni deforme, ni monstruoso,
19 ni lisiado, ni manco;
20 ni jorobado, ni raquítico, ni con defecto en un ojo, ni sarnoso o tiñoso, ni eunuco.
21 Ningún descendiente de Aarón que tenga defecto corporal puede acercarse a ofrecer los manjares que se abrasan en honor de Yahvé. Tiene defecto; no se acercará a ofrecer el alimento de su Dios.
22 Podrá comer del alimento de su Dios, las cosas sacratísimas y las sagradas;
23 mas no podrá pasar hasta detrás del velo ni se acercará al altar, porque tiene un defecto y profanaría mi santuario, pues yo soy Yahvé, el que los santifico."
24 Moisés comunicó esto a Aarón y a sus hijos y a todos los israelitas.

Patrocinio

 
 

Introducción a Levítico

*

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_44:25-27

NOTAS

21:1 El contacto de los muertos es impuro, Núm_6:9; Núm_19:11-13; Núm_31:19, ver Hag_2:13. La misma regla se da para los sacerdotes en Eze_44:25-27; es más severa para el sumo sacerdote, aquí Lev_21:11.



NOTAS

21:3 El matrimonio, al hacer de la mujer «carne» del marido, Gén_2:23, rompe su vínculo con los consanguíneos.

NOTAS

21:4 Sentido discutido. El texto está probablemente corrompido.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_19:27-28


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_1:9+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_44:22

NOTAS

21:7 Una mujer viuda no está excluida, como lo está por Eze_44:22, que no hace excepción sino para la viuda de un sacerdote, y como se excluye aquí para el sumo sacerdote, Lev_21:14.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_11:44 s+; Lev_17:1+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_8:7-12


NOTAS

21:15 Haciéndose «una sola carne» con una mujer que no es de la tribu elegida, el sumo sacerdote profanaría el santuario y haría que corriera por su descendencia una sangre profana.

NOTAS

21:17 Dios es el creador del mundo físico en su integridad. A esto se opondría el defecto del sacerdote, llamado a acercarse a Dios y a participar más estrechamente de su santidad.