Amos  1 Biblia Jerusalén (1998) | 15 versitos |
1 Palabras de Amós, uno de los pastores de Técoa. Visiones que tuvo acerca de Israel, en tiempo de Ozías, rey de Judá, y en tiempo de Jeroboán, hijo de Joás, rey de Israel, dos años antes del terremoto.
2 Dijo: Ruge Yahvé desde Sión, desde Jerusalén alza su voz; los pastizales de los pastores están desolados, y la cumbre del Carmelo se seca.
3 Así dice Yahvé: ¡Por tres crímenes de Damasco y por cuatro, seré inflexible! Por haber triturado con trillos de hierro a Galaad,
4 enviaré fuego a la casa de Jazael, que devorará los palacios de Ben Hadad;
5 romperé el cerrojo de Damasco, extirparé al habitante de Bicat Aven y al que empuña el cetro en Bet Eden; el pueblo de Aram irá cautivo a Quir, dice Yahvé.
6 Así dice Yahvé: ¡Por tres crímenes de Gaza y por cuatro, seré inflexible! Por haber deportado poblaciones enteras, para entregarlas a Edom,
7 enviaré fuego a la muralla de Gaza, que devorará sus palacios;
8 extirparé al habitante de Asdod y al que empuña el cetro en Ascalón; volveré mi mano contra Ecrón, y perecerá lo que queda de los filisteos, dice el Señor Yahvé.
9 Así dice Yahvé: ¡Por tres crímenes de Tiro y por cuatro, seré inflexible! Por haber entregado poblaciones enteras de cautivos a Edom, sin acordarse de la alianza entre hermanos,
10 enviaré fuego a la muralla de Tiro, que devorará sus palacios.
11 Así dice Yahvé: ¡Por tres crímenes de Edom y por cuatro, seré inflexible! Por haber perseguido con espada a su hermano, ahogando toda piedad, por mantener para siempre su cólera, y guardar incesante su rencor,
12 enviaré fuego a Temán, que devorará los palacios de Bosrá.
13 Así dice Yahvé: ¡Por tres crímenes de los hijos de Amón y por cuatro, seré inflexible! Por haber reventado a las embarazadas de Galaad, para ensanchar su territorio,
14 prenderé fuego a la muralla de Rabá, que devorará sus palacios, con el tumulto de un día de combate, con el fragor de un día de huracán;
15 y su rey irá al cautiverio, juntamente con sus príncipes, dice Yahvé.

Patrocinio

 
 

Introducción a Amos 

Amós.
Amós era pastor en Técoa, en el límite del desierto de Judá, Amó_1:1. Extraño a las hermandades de profetas, fue tomado por Yahvé de detrás de su rebaño y enviado a profetizar a Israel, Amó_7:14. Tras un corto ministerio que tuvo como marco principal el santuario cismático de Betel, Amó_7:10 s, y que probablemente también se ejerció en Samaría, ver Amó_3:9; Amó_4:1; Amó_6:1, fue expulsado de Israel y volvió a sus antiguas ocupaciones.

Predica en el reinado de Jeroboán II, 783-743, época gloriosa humanamente hablando, en la que el reino del Norte se extiende y enriquece, pero en la que el lujo de los grandes es un insulto para la miseria de los oprimidos, mientras que el esplendor del culto encubre la ausencia de una religión verdadera. Con la rudeza sencilla y noble, y con la riqueza de las imágenes de un hombre del campo, Amós condena en nombre de Dios la vida corrompida de las ciudades, las injusticias sociales, la falsa seguridad que se pone en ritos en que el alma no se compromete, Amó_5:21-22. Yahvé, soberano Señor del mundo, que castiga a todas las naciones, 1-2, castigará duramente a Israel, obligado por su elección a una mayor justicia moral, Amó_3:2. El «Día de Yahvé» (expresión que aparece aquí por vez primera) será tinieblas y no luz, Amó_5:18 s, la venganza será terrible, Amó_6:8 s, ejecutada por un pueblo llamado por Yahvé, Amó_6:14 : Asiria, que, sin ser nombrada, ocupa, sin embargo, el horizonte del profeta. Con todo, Amós abre una pequeña esperanza, la perspectiva de una salvación para la casa de Jacob, Amó_9:8, para el «resto» de José, Amó_5:15 (primer empleo profético de este término). Esta profunda doctrina acerca de Yahvé, dueño universal y omnipotente, defensor de la justicia, se expresa con una seguridad absoluta, siempre como si el profeta no dijera nada nuevo: su novedad reside en la fuerza con que recuerda las exigencias del Yahvismo puro.

El libro nos ha llegado con cierto desorden; en particular el relato en prosa, Amó_7:10-17, que separa dos visiones, estaría mejor colocado al final de los oráculos. Se puede dudar sobre la atribución al mismo Amós de algunos cortos pasajes. Las doxologías, Amó_4:13; Amó_5:8-9; Amó_9:5-6, quizá hayan sido añadidas para la lectura litúrgica. Los breves oráculos contra Tiro y Edom, Amó_1:9-12, y Judá, Amó_2:4-5, parecen datar del Destierro. Se discute más acerca de Amó_9:8-10, y sobre todo de Amó_9:11-15. No hay razón seria para sospechar del primero de estos pasajes, pero es probable que el segundo haya sido añadido; y esto no por razón de las promesas de salvación que contiene y que, desde un principio, fueron el tema de la predicación de los profetas, lo mismo aquí, Amó_5:15, que en su contemporáneo Oseas; pero lo que se dice de la cabaña vacilante de David, de la venganza contra Edom, de la vuelta y restablecimiento de Israel, supone la época del Destierro y puede atribuirse, con algunos otros retoques, a una edición deuteronomista del libro.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_8:8; Amó_9:5; Zac_14:5

NOTAS

1:1 (a) Se trata con más precisión de un ganadero, ver Amó_7:14; 2Re_3:4, y no de un simple guardián de rebaños. -Técoa es una aldea de Judá, a 9 km al sudeste de Belén.

1:1 (b) Jeroboán II, rey de Israel del 783 al 743.

1:1 (c) Este terremoto está quizás atestiguado por las excavaciones arqueológicas de Jasor en la Alta Galilea; habría tenido lugar a mediados del siglo VIII a.C. Según Zac_14:5 (LXX), a consecuencia de este seísmo quedaron obstruidos algunos valles. No se trata de una simple indicación cronológica: los editores del libro, responsables de esta noticia, vieron en él sin duda una manifestación divina que venía a confirmar el mensaje de Amós, ver Amó_9:5; Sal_75:4 [Sal_75:3]; Miq_1:4, etc.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Joe_4:16 [Joe_3:16]; |Jer_25:30

[2] Isa_33:9; Nah_1:4

NOTAS

1:2 Tanto si procede del mismo Amós como si se trata de una relectura propia de Judá, ver Ose_1:7+, este texto demuestra que, a pesar del cisma, es Jerusalén, donde Yahvé reside, el centro unificador del pueblo de Dios.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_17:1-3; Jer_49:23-27

[2] 2Re_8:12; 2Re_10:32-33; 2Re_13:3; 2Re_13:7

NOTAS

1:3 (a) Esta sección resume los oráculos pronunciados en diversas ocasiones contra siete naciones (además, el oráculo contra Judá, posterior sin duda). Los oráculos son de estructura idéntica y repiten las mismas fórmulas. Subrayan la justicia de Yahvé, que en cada uno de los pueblos castiga toda injusticia. En último lugar viene Israel, para indicar que el castigo, al que tan ajeno se cree, le herirá como a los demás, y será la manifestación suprema de la justicia divina.

1:3 (b) Las dos cifras consecutivas designan una cantidad indeterminada, pequeña o grande según el contexto, ver Amó_4:8; Isa_17:6; Jer_36:23 y los «proverbios numéricos», Pro_30:15+.

1:3 (c) Lit. «no lo revocaré» (el decreto de castigo). Otros traducen: «no le rechazaré» (al invasor asirio).

1:3 (d) Instrumento utilizado para limpiar el trigo en la era. La imagen se emplea a menudo para describir la aniquilación del vencido; Isa_21:10; Isa_41:15; Miq_4:12 s; ver el anuncio profético de Eliseo, 2Re_8:12. Ver Joe_4:14+ [Joe_3:14].

NOTAS

1:4 Jazael y Ben Hadad III, su hijo, reyes arameos que fueron enemigos encarnizados de Israel.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Re_16:9

NOTAS

1:5 (a) Bicat Aven y Bet Eden, de difícil identificación, quizá no sean más que nombres simbólicos dados a Damasco («valle de iniquidad» y «casa de placer»).

1:5 (b) De donde es originario según Amó_9:7. Según 2Re_16:9, la profecía se cumplió cuando la campaña de Teglatfalasar en 733-732. Quir se halla quizás al lado de Elam, ver Isa_22:6.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jos_13:2+; Jer 47; Sof_2:4-7

[2] 2Cr_21:16-17


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Cr_26:6

NOTAS

1:8 (a) No se menciona a Gat, la quinta ciudad filistea. Arruinada por Jazael, 2Re_12:18 [2Re_12:17], no figuraba ya, ver Amó_6:2.

1:8 (b) Este término (o su equivalente, el «resto»), que tendrá en otros textos un sentido teológico muy fuerte, ver Isa_4:3+, se utiliza aquí en su acepción primera: lo que subsiste de un grupo diezmado por una catástrofe.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa 23; Eze 26-28

[2] 1Re_5:26 [1Re_5:12]; 1Re_9:11-14

NOTAS

1:9 Se trata sin duda de las buenas relaciones que existían desde Salomón entre Tiro e Israel (1Re_5:26 [1Re_5:12] y 1Re_9:13, donde Jirán de Tiro llama a Salomón su «hermano») y que habían sido reforzadas por el matrimonio de Ajab con Jezabel (1Re_16:31), hija de Itobaal que reinó sobre Tiro y Sidón.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_2:1+; Isa 34; Jer_49:7-22; Eze_25:12-14; Eze 35

[2] Gén_27:41; Núm_20:14-21

NOTAS

1:11 (a) Israel, «hermano» de Edom, Gén_25:21-24, Gén_25:29-30.

1:11 (b) «mantener su cólera» sir. y Vulg.; «su cólera desgarra» hebr.

NOTAS

1:12 Designación poética de Edom, ver Jer_49:7, Jer_49:20; Abd_1:9.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_2:19+; Jer_49:1-6; Eze_25:1-7; Sof_2:8-11

[2] 2Re_8:12; 2Re_15:16; Ose_14:1 [Ose_13:16]


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_28:2

NOTAS

1:14 Ciudad principal del país, hoy Amán. Ver 2 S 11-12.