Zacarías 8 Biblia Jerusalén (1998) | 23 versitos |
1 Yahvé dirigió la palabra en estos términos:
2 Así dice Yahvé Sebaot: Siento celos de Sión, unos celos terribles; siento por ella pasión, una pasión enorme.
3 Así dice Yahvé: Volveré a Sión, habitaré en medio de Jerusalén. Jerusalén se llamará Ciudad - de - Fidelidad, y el monte de Yahvé Sebaot, Monte - de - Santidad.
4 Así dice Yahvé Sebaot: Aún se sentarán viejos y viejas en las plazas de Jerusalén, cada cual con su bastón en la mano, de tan viejos que se harán;
5 las plazas de la ciudad se llenarán de muchachos y muchachas, que jugarán en sus plazas.
6 Así dice Yahvé Sebaot: Y si en aquellos días esto parece imposible al Resto de este pueblo, ¿también yo he de juzgarlo imposible? - oráculo de Yahvé Sebaot -.
7 Así dice Yahvé Sebaot: Voy a salvar a mi pueblo, a traerlo de oriente, del país donde se pone el sol;
8 voy a traerlos para que moren en medio de Jerusalén. Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios con fidelidad y con justicia.
9 Así dice Yahvé Sebaot: Recobrad el ánimo, vosotros que oísteis esos días las palabras pronunciadas por los profetas, desde el día en que se echaron los cimientos del templo de Yahvé Sebaot para reconstruirlo.
10 Porque hasta esos días no había paga ni para los hombres ni para el ganado; no había paz para hacer una vida normal, a causa del enemigo, y yo había dado rienda suelta a los enfrentamientos entre los hombres.
11 Pero ahora ya no seré para el Resto de este pueblo como en días pasados, oráculo de Yahvé Sebaot.
12 Porque hay simiente de paz: la vid dará su fruto, la tierra dará sus productos y los cielos darán su rocío; y yo daré en posesión al Resto de este pueblo todas estas cosas.
13 Y del mismo modo que fuisteis malditos entre las naciones, casa de Judá y casa de Israel, así os salvaré yo, y seréis benditos; ¡no tengáis miedo, recobrad el ánimo!
14 Así dice Yahvé Sebaot: Aunque decidí haceros mal cuando me irritaron vuestros padres - dice Yahvé Sebaot - y no me arrepentí de ello,
15 en estos días he decidido favorecer a Jerusalén y a la casa de Judá: ¡no temáis!
16 Esto es lo que debéis hacer: Deciros la verdad unos a otros; juzgar con equidad en vuestros tribunales;
17 no maquinar el mal entre vosotros, y no aficionarse a jurar en falso, porque odio todas estas cosas, oráculo de Yahvé.
18 Yahvé me dirigió la palabra en estos términos:
19 "Así dice Yahvé Sebaot: El ayuno de los meses cuarto, quinto, séptimo y décimo será para la casa de Judá ocasión de regocijo, alegría y faustas solemnidades. Amad, pues, la verdad y la paz."
20 Así dice Yahvé Sebaot: Todavía vendrán pueblos y habitantes de grandes ciudades.
21 Y los habitantes de una ciudad irán a la otra diciendo: "Vamos a aplacar a Yahvé y a visitar a Yahvé Sebaot: ¡yo también voy!"
22 Y vendrán pueblos numerosos y naciones poderosas a visitar a Yahvé Sebaot en Jerusalén, y a aplacar a Yahvé.
23 Así dice Yahvé Sebaot: Aquellos días, diez hombres de todas las lenguas de las naciones asirán por la orla del manto a un judío diciendo: "Queremos ir con vosotros, porque hemos oído decir que Dios está con vosotros."

Patrocinio

 
 

Introducción a Zacarías

Zacarías.
El libro de Zacarías se compone de dos partes muy distintas: 1-8 y 9-14. Tras una introducción, fechada en octubre-noviembre del 520, dos meses después de la primera profecía de Ageo, el libro refiere ocho visiones del profeta que comienzan en febrero del 519, 1:7-6:8, seguidas de la coronación simbólica de Zorobabel (los escribas introdujeron el nombre del sumo sacerdote Josué cuando se desvanecieron las esperanzas puestas en Zorobabel y el sacerdocio retuvo todo el poder), Zac_6:9-14. El cap. 7 es una ojeada retrospectiva al pasado nacional, y el cap. 8 abre perspectivas de salvación mesiánica, ambos a propósito de un problema sobre el ayuno, planteado en noviembre del 518.

Este conjunto bien fechado y de pensamiento homogéneo es ciertamente auténtico; lleva, sin embargo, las huellas de una revisión, hecha por el profeta mismo o por sus discípulos. Por ejemplo, los anuncios universalistas de Zac_8:20-23 han sido añadidos después de Zac_8:18-19, que constituye una conclusión.

Zacarías se preocupa, como Ageo, de la reconstrucción del Templo, se extiende más que él al hablar de la restauración nacional y de sus exigencias de pureza y moralidad, y la espera escatológica resulta en él más apremiante. Esta restauración ha de dar paso a una era mesiánica en que el sacerdocio representado por Josué será exaltado, Zac_3:1-7, pero en el que la realeza será ejercida por el «Germen», Zac_3:8, término mesiánico que Zac_6:12 aplica a Zorobabel. Los dos Ungidos, Zac_4:14, gobernarán en perfecta armonía, Zac_6:13. Así, Zacarías resucita la vieja idea del mesianismo real, pero la asocia a las preocupaciones sacerdotales de Ezequiel, cuya influencia se advierte en muchos puntos: papel preponderante de las visiones, tendencia apocalíptica y afán de pureza. Los mismos rasgos y la importancia que se concede a los ángeles son un anticipo de Daniel.

La segunda parte, 9-14, que por lo demás comienza con un título nuevo, Zac_9:1, es del todo diferente. Las piezas no tienen fecha y son anónimas. Ya no se habla de Zacarías ni de Josué ni de Zorobabel ni de la construcción del Templo. El estilo es diferente y utiliza con frecuencia los libros anteriores, sobre todo Jeremías y Ezequiel. El horizonte histórico ya no es el mismo: Asur y Egipto vienen a ser nombres simbólicos de todos los opresores.

Estos capítulos han sido compuestos con gran probabilidad en los últimos decenios del siglo IV a. C., después de la conquista de Alejandro. A pesar de los esfuerzos últimamente renovados para probar su unidad, debemos admitir que son heterogéneos. Se distinguen dos secciones, introducidas cada una de ellas por un título, 9-11 y 12-14; la primera está casi en su totalidad en verso, la segunda casi enteramente en prosa. Se habla de un Deutero-Zacarías y de un Trito-Zacarías. En realidad se trata de dos composiciones que también por su parte son heterogéneas. La primera se vale al parecer de antiguos trozos poéticos, preexílicos, y se refiere a sucesos históricos difíciles de precisar (la aplicación de Zac_9:1-8 a la conquista de Alejandro parece la más probable). La segunda parte, 12-14, describe con terminología apocalíptica las pruebas y las glorias de la Jerusalén de los últimos tiempos. Pero la escatología tampoco está ausente de la primera parte y algunos temas se encuentran en las dos secciones, por ejemplo, el de los «pastores» del pueblo, Zac_10:2-3; Zac_11:4-14; Zac_13:7-9.

Esta parte del libro es importante sobre todo por su doctrina mesiánica, poco unificada por lo demás: resurgimiento de la Casa de David, 12 passim, espera de un Mesías humilde y manso, Zac_9:9-10, pero anuncio misterioso del Traspasado, Zac_12:10, teocracia guerrera, 10:3-11:3, pero también cultual al estilo de Ezequiel, 14. Estos rasgos se armonizarán en la persona de Cristo, y el Nuevo Testamento cita con frecuencia estos capítulos de Zacarías o al menos alude a ellos, por ejemplo Mat_21:4-5; Mat_27:9 (combinado con Jeremías); Mat_26:31 = Mar_14:27; Jua_19:37.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


NOTAS

8 Este cap. agrupa pequeños oráculos independientes; excepto Zac_8:16-17, que es una instrucción, todos se refieren a la salvación mesiánica, descrita como una era de felicidad sencilla y tranquila, bajo la bendición de Yahvé presente en Sión. Las perspectivas se hacen universalistas en Zac_8:20 s.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Zac_1:14


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_1:26+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_65:20; Deu_4:40


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_32:27


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_31:31+; Zac_13:9

NOTAS

8:8 No sólo, como en Zac_2:10 s [Zac_2:6], a los cautivos de Babilonia, sino a todos los judíos dispersos. Su regreso será seguido de la renovación de la Alianza, ver Jer_31:31+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hag_1:15

NOTAS

8:9 «desde el día» griego; «en el día» hebr.

NOTAS

8:10 «yo había dado rienda suelta» corr.; «yo daré rienda suelta» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_12:3+; Sal_72:17


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Efe_4:25

[2] Mat_5:9


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Zac_7:1-3


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_31:13; Isa_35:10; Mat_9:14-15

NOTAS

8:19 A los ayunos del quinto y séptimo mes, ver Zac_7:3 y Zac_7:5, se añaden los ayunos del cuarto y del décimo mes, que conmemoraban la brecha abierta en las murallas de Jerusalén y el comienzo del sitio, 2Re_25:1-4.