Lucas 17 Biblia Jerusalén (1998) | 37 versitos |
1 Dijo a sus discípulos: "Es imposible que no haya escándalos; pero, ¡ay de aquel por quien vienen!
2 Más le vale que le pongan al cuello una piedra de molino y le arrojen al mar, que escandalizar a uno de estos pequeños.
3 Andad, pues, con cuidado. "Si tu hermano peca, repréndele; y si se arrepiente, perdónale.
4 Y si peca contra ti siete veces al día, y siete veces se vuelve a ti, diciendo: "Me arrepiento", le perdonarás."
5 Dijeron los apóstoles al Señor: "Auméntanos la fe."
6 El Señor dijo: "Si tuvierais una fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: "Arráncate y plántate en el mar", y os habría obedecido."
7 "¿Quién de vosotros que tiene un siervo arando o pastoreando y, cuando regresa del campo, le dice: "Pasa al momento y ponte a la mesa?"
8 ¿No le dirá más bien: "Prepárame algo para cenar, y cíñete para servirme y luego que yo haya comido y bebido comerás y beberás tú?"
9 ¿Acaso tiene que dar las gracias al siervo porque hizo lo que le mandaron?
10 De igual modo vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os mandaron, decid: No somos más que unos pobres siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer."
11 De camino a Jerusalén, pasó por los confines entre Samaría y Galilea.
12 Al entrar en un pueblo, salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon a distancia
13 y, levantando la voz, dijeron: "¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!"
14 Al verlos, les dijo: "Id y presentaos a los sacerdotes." Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios.
15 Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz,
16 y, postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano.
17 Tomó la palabra Jesús y dijo: "¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están?
18 ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero?"
19 Y le dijo: "Levántate y vete; tu fe te ha salvado."
20 Habiéndole preguntado los fariseos cuándo llegaría el Reino de Dios, les respondió: "La venida del Reino de Dios no se producirá aparatosamente,
21 ni se dirá: "Vedlo aquí o allá", porque, mirad, el Reino de Dios ya está entre vosotros."
22 Dijo a sus discípulos: "Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis.
23 Y os dirán: "Vedlo aquí, vedlo allá." No vayáis, ni corráis detrás.
24 Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su Día.
25 Pero antes tendrá que padecer mucho y ser reprobado por esta generación.
26 "Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre.
27 Comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca; vino el diluvio y los hizo perecer a todos.
28 Lo mismo sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían;
29 pero el día que salió Lot de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo que los hizo perecer a todos.
30 Así sucederá el Día en que el Hijo del hombre se manifieste.
31 "Aquel Día, el que esté en el terrado y tenga sus enseres en casa, no baje a recogerlos; y, de igual modo, el que esté en el campo, no se vuelva atrás.
32 Acordaos de la mujer de Lot.
33 Quien intente guardar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.
34 Yo os lo digo: aquella noche estarán dos en un mismo lecho: al uno tomarán y al otro le dejarán;
35 habrá dos mujeres moliendo juntas: a una la tomarán y a la otra la dejarán."
36 (Estarán dos en el campo: al uno tomarán y al otro dejarán.)
37 Y le dijeron: "¿Dónde, Señor?" Él les respondió: "Donde esté el cuerpo, allí también se reunirán los buitres."

Patrocinio

 
 

Introducción a Lucas

El evangelio según San Lucas.
El mérito especial del tercer evangelio le viene de la atractiva personalidad de su autor, que se transparenta en él sin cesar. San Lucas es un escritor de gran talento y un alma delicada. Ha elaborado su obra de una manera original, con afán de información y de orden, Luc_1:3. No quiere esto decir que haya podido dar a los materiales recibidos de la tradición una disposición más «histórica» que Mateo y Marcos; su respeto a las fuentes y su método de yuxtaponerlas no se lo permitían. Su plan sigue las grandes líneas del de Marcos con algunas transposiciones u omisiones. Algunos episodios se desplazan; Luc_3:19-20; Luc_4:16-30; Luc_5:1-11; Luc_6:12-19; Luc_22:31-34, etc., ya por deseo de claridad y de lógica, ya por influencia de otras tradiciones, entre las cuales se ha de notar la que también se refleja en el cuarto evangelio. Otros episodios se omiten, o por ser menos interesantes para los lectores paganos, ver Mar_9:11-23, o por evitar los duplicados, ver Mar_12:28-34 y comparar con Luc_10:25-28. Es de observar sobre todo la ausencia del texto correspondiente a Mc 6:45-8:26. Pero la diferencia más notable con relación al segundo evangelio es la larga sección intermedia 9:51-18:14, que se nos presenta bajo la forma de una subida a Jerusalén recalcada con anotaciones repetidas, Luc_9:51; Luc_13:22; Luc_17:11, ver Mar_10:1, y en la que se ha de ver, más que el recuerdo real de diversos viajes, la insistencia intencionada en una idea teológica muy del agrado de Lucas: la Ciudad santa es el lugar donde debe tener cumplimiento la salvación, Luc_9:31; Luc_13:33; Luc_18:31; Luc_19:11, es allí donde ha comenzado el Evangelio, Luc_1:5 s, y donde debe concluir, Luc_24:52 s —con apariciones y conversaciones que no tienen lugar en Galilea, Luc_24:13-51; y comp. Luc_24:6 con Mar_16:7; Mat_28:7, Mat_28:16-20—, porque de allí debe partir la evangelización del mundo, Luc_24:47; Hch_1:8. En un sentido más amplio, es la subida de Jesús (y del cristiano) hacia Dios.

Otros rasgos literarios de Lucas son el empleo de los géneros del simposio, Luc_7:36-50; Luc_11:37-54; Luc_14:1-24, y del discurso de despedida, Luc_22:14-28, su afición a los paralelismos (Juan el Bautista y Jesús, 1:5-2:52) y a las inclusiones, y el esquema promesa-cumplimiento que puntea su relato.

Si se compara en detalle a Lucas con Marcos y Mateo, se percibe al vivo la actividad siempre despierta de un escritor que se distingue por presentar las cosas de una manera que le es propia, evitando o atenuando lo que puede herir su sensibilidad o la de los lectores (Luc_8:43, comp. Mar_5:26; om. Mar_9:43-48; Mar_13:32; etc.), o puede serles menos comprensible (om. Mat_5:21 s, Mat_5:33 s; Mar_15:34; etc.), tratando con miramiento a los apóstoles (om. Mar_4:13; Mar_8:32 s; Mar_9:28 s; Mar_14:50) o excusándolos (Luc_9:45; Luc_18:34; Luc_22:45), interpretando los términos oscuros (Luc_6:15) o precisando la geografía (Luc_4:31; Luc_19:28 s, Luc_19:37; Luc_23:51), etc. Con estas frecuentes y finas pinceladas, y sobre todo con la rica aportación debida a su investigación personal, Lucas nos brinda las reacciones y las tendencias de su alma; o mejor, por medio de este instrumento de elección, el Espíritu Santo nos presenta el mensaje evangélico de una forma original, rica en doctrina. Por lo demás, no se trata tanto de grandes tesis teológicas (las ideas maestras son las mismas que las de Marcos y Mateo) como de una sicología religiosa, donde se encuentran, mezcladas con una influencia muy discreta de su maestro Pablo, las inclinaciones propias del temperamento de Lucas. referir escenas de perdón, Luc_7:36-50; Luc_15:11-32; Luc_19:1-10; Luc_23:34, Luc_23:39. Insiste gustoso en la ternura de Jesús con los humildes y los pobres, mientras que los orgullosos y los ricos que disfrutan son severamente tratados, Luc_1:51-53; Luc_6:20-26; Luc_12:13-21; Luc_14:7-11; Luc_16:15, Luc_16:19; Luc_18:9-14. Sin embargo, hasta la justa condena no vendrá sino después de pacientes plazos de misericordia, Luc_13:6-9; comp. Mar_11:12-14. No hace falta más que arrepentirse, renunciarse, y en este punto la generosidad viril de Lucas propende a repetir la exigencia de un desprendimiento decidido y absoluto, Luc_14:25-34, especialmente por el abandono de las riquezas, Luc_6:34 s; Luc_12:33; Luc_16:9-13. Son de notar también los pasajes propios del tercer evangelio sobre la necesidad de la oración, Luc_11:5-8; Luc_18:1-8, y sobre el ejemplo que de ello ha dado Jesús, Luc_3:21; Luc_5:16; Luc_6:12; Luc_9:28. Finalmente, como en Pablo y en los Hechos, el Espíritu Santo ocupa un lugar de primer plano que Lucas no se cansa de subrayar: Luc_1:15, Luc_1:35, Luc_1:41, Luc_1:67; Luc_2:25-27; Luc_4:1, Luc_4:14, Luc_4:18; Luc_10:21; Luc_11:13; Luc_24:49. Todo esto, junto con la atmósfera de gratitud por los beneficios divinos y de alegría espiritual, que envuelve todo el tercer evangelio, Luc_2:14; Luc_5:26; Luc_10:17; Luc_13:17; Luc_18:43; Luc_19:37; Luc_24:51 s, da a la obra de Lucas ese fervor que emociona y enfervoriza el corazón.

El estilo de San Marcos es rugoso, lleno de arameísmos y a menudo incorrecto, pero impulsivo y de una vivacidad popular que está llena de encanto. El de San Mateo es también arameizante, pero más cuidado; menos pintoresco, pero más correcto. El de San Lucas es complejo: de calidad excelente cuando depende sólo de sí mismo, acepta ser menos bueno por respeto a sus fuentes, de las que conserva algunas imperfecciones aunque trata de corregirlas; en fin, imita consciente y maravillosamente el estilo bíblico de los Setenta. Nuestra traducción ha tratado de respetar estos matices en la medida de lo posible, como asimismo se ha esmerado en reflejar en castellano el detalle de las semejanzas y de las diferencias en que se traslucen, en los originales griegos, las relaciones literarias que entre sí tienen los tres evangelios sinópticos.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_18:6-7; |Mar_9:42



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_18:15, Mat_18:21-22

NOTAS

17:3 Parece que Lucas tiene presente una ofensa entre dos hermanos, mientras que en Mt se trata de una falta más general. Lucas omite el recurso a la comunidad.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_8:10+

NOTAS

17:5 Este conjunto sigue un razonamiento a fortiori. Si, con la poca fe que lamentáis, podéis conseguir lo impensable, con cuánta mayor razón podréis cumplir vuestra tarea de simples servidores, encontrando en ello toda vuestra satisfacción sin exigir garantías especiales del Señor.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_17:20; Mat_21:21

[2] |Mar_11:23

NOTAS

17:6 Lc piensa no en la fe ideal que se debería tener (como en Mt Mc), sino en la que realmente tienen los apóstoles.

NOTAS

17:8 Comparar con esta regla humana la paradoja evangélica, Luc_12:37; Luc_22:27; Jua_13:1-16.

NOTAS

17:9 La pregunta de Jesús permanece abierta, creando una ambigüedad que hace adivinar mucho más que un derecho al reconocimiento del Señor: su benevolencia ¿no se obtendría hasta no haber terminado la tarea? ¿o la acompaña desde el comienzo?

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Job_22:3; Job_35:7

NOTAS

17:10 Mejor que «siervos inútiles»; el adjetivo califica la situación de los siervos y no sus disposiciones morales; ver 2Sa_6:22 LXX.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_9:51+

NOTAS

17:11 Para llegar al valle del Jordán y bajar hasta Jericó, Luc_18:35, desde donde subirá a Jerusalén.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_13:45-46

[2] Mat_8:4; Mar_1:44; Luc_5:14; Lev_14:1-32

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_2:20+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_9:53+; Luc_10:33+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_8:10+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_4:17+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_3:3+

NOTAS

17:21 Como una realidad ya operante. También se traduce: «dentro de vosotros», lo que no parece estar directamente indicado en el contexto.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_13:17+

[2] Mat_8:20+

NOTAS

17:22 (a) Este discurso es propio de Lc, que ha distinguido claramente en las predicciones de Jesús entre lo que se refiere a la ruina de Jerusalén, Luc_21:6-24, y lo que concierne al retorno glorioso de Jesús al fin de los tiempos, Luc_17:22-37. -Algunos pasajes de este discurso se encuentran en el gran discursoatolatolgico 41, que ha combinado, aquí como en otras ocasiones, ver Luc_10:1+; Luc_11:39+, dos fuentes que Lc ha mantenido separadas, ver Mat_24:1+. -«Día» es más bíblico («Día de Yahvé», ver Amó_5:18+) que el término de Mat_24:3, «Parusía» (venida) que ha sido tomado del vocabulario helenístico. Ver 1Co_1:8+.

17:22 (b) Los discípulos desearán no volver a ver uno de los días de su existencia terrestre, o contemplar el primer día de su manifestación gloriosa, sino gozar de uno solo de los días que la seguirán.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mar_13:21; |Mat_24:23, Mat_24:26-27

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_9:22+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_24:37-39; Gen 6-8

NOTAS

17:26 En la época de su manifestación gloriosa.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_19:1-29

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_24:17-18; |Mar_13:15-16; Luc_21:21; Gén_19:26; |Mat_10:39; |Jua_12:25; Luc_9:24

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_24:40-41

NOTAS

17:35 Adic. v. Luc_17:36 : «Estarán dos en el campo: al uno tomarán y al otro dejarán», ver Mat_24:40.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_24:28