Gálatas 1 Biblia Jerusalén (1998) | 24 versitos |
1 Pablo, apóstol, no de parte de los hombres ni por mediación de hombre alguno, sino por Jesucristo y Dios Padre, que le resucitó de entre los muertos,
2 y todos los hermanos que conmigo están, a las iglesias de Galacia.
3 Gracia a vosotros y paz de parte de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo,
4 que se entregó a sí mismo por nuestros pecados, para librarnos de este mundo perverso, según la voluntad de nuestro Dios y Padre,
5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
6 Me maravillo de que tan pronto hayáis abandonado al que os llamó por la gracia de Cristo, para pasaros a otro evangelio
7 - no que sea otro, sino que hay algunos que os están turbando y quieren deformar el Evangelio de Cristo -.
8 Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea maldito!
9 Como os tengo dicho, también ahora lo repito: Si alguno os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, ¡sea maldito!
10 Porque ¿busco yo ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O es que intento agradar a los hombres? Si todavía tratara de agradar a los hombres, ya no sería siervo de Cristo.
11 Porque os hago saber, hermanos, que el Evangelio anunciado por mí, no es de orden humano,
12 pues yo no lo recibí ni aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.
13 Pues habéis oído hablar de mi conducta anterior en el judaísmo, cuán encarnizadamente perseguía a la iglesia de Dios para destruirla,
14 y cómo superaba en el judaísmo a muchos compatriotas de mi generación, aventajándoles en el celo por las tradiciones de mis padres.
15 Mas, cuando Aquel que me separó desde el seno de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien
16 revelar en mí a su Hijo, para que le anunciase entre los gentiles, al punto, sin pedir consejo a hombre alguno,
17 ni subir a Jerusalén donde los apóstoles anteriores a mí, me fui a Arabia, de donde volví a Damasco.
18 Luego, de allí a tres años, subí a Jerusalén para conocer a Cefas y permanecí quince días en su compañía.
19 Y no vi a ningún otro apóstol, sino a Santiago, el hermano del Señor.
20 Y en lo que os escribo, Dios me es testigo de que no miento.
21 Más tarde me fui a las regiones de Siria y Cilicia.
22 Personalmente no me conocían las iglesias de Cristo en Judea.
23 Solamente habían oído decir: "El que antes nos perseguía ahora anuncia la buena nueva de la fe que entonces quería destruir".
24 Y glorificaban a Dios por mi causa.

Patrocinio

 
 

Introducción a Gálatas

Gálatas.
Las epístolas a los Gálatas y a los Romanos deben ser tratadas conjuntamente, pues abordan el mismo problema: la primera, como reacción inmediata provocada por una situación concreta; la segunda, como expresión más serena y más completa que pone en orden las ideas suscitadas por la polémica. Este estrecho parentesco de las dos epístolas es una de las mayores razones que desaconsejan fechar la composición de Ga en los primeros años de Pablo, incluso antes de la asamblea de Jerusalén, como lo han propuesto algunos. Ha parecido a éstos que la segunda visita de Pablo a Jerusalén, narrada en Gál_2:1-10, debía de ser la segunda visita mencionada por Hechos, Hch_11:30; Hch_12:25, y no la tercera, Hch_15:2-30 (que difiere en varios puntos del relato de Pablo). Como, por otra parte, Pablo parece desconocer el Decreto de Hch_15:20, Hch_15:29 (ver Gál_2:6), su carta debería ser anterior a la asamblea de Jerusalén, y para esto bastaba admitir que los «Gálatas» fueron los licaonios y los pisidios evangelizados en el primer viaje misionero, explicándose con la ida y vuelta de Pablo la doble visita que parece suponer Gál_4:13. Pero todo esto tiene poca base. Si bien es verdad que Licaonia y Pisidia han estado políticamente vinculadas desde 36-25 a. C. a Galacia, no lo es menos que el lenguaje corriente del siglo I de nuestra era reserva esta denominación a la Galacia propiamente dicha, situada más al norte. Además de que parece difícil que se haya podido llamar «Gálatas» a sus habitantes, Gál_3:1. Por lo demás, no hay necesidad alguna de esta difícil suposición. La segunda visita de Gál_2:1-10 se identifica perfectamente con la tercera de Hch 15 —con la que tiene tan grandes semejanzas— mucho mejor que con la segunda, Hch_11:30; Hch_12:25, de tan poca importancia que Pablo la ha pasado en silencio en su argumentación de Ga, a no ser que ni siquiera haya existido, siendo simplemente la consecuencia de un duplicado literario de San Lucas (ver los Hechos, Introducción, y Hch_11:30+). Así pues, la epístola a los Gálatas es ciertamente posterior a la asamblea de Jerusalén. Si Pablo no habla en ella del Decreto, quizá se deba a que también éste es de época posterior (ver Hch 15+) circunstancia que también explicaría la actitud de Pedro censurada en Gál_2:11-14. Los destinatarios son sin duda los habitantes de la región «gálata» recorrida por Pablo con ocasión del segundo y del tercer viaje, Hch_16:6; Hch_18:23. Y la carta pudo haber sido escrita en Éfeso o incluso en Macedonia, entre el 54 y el 55.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_1:1+

[2] Gál_1:11 s

[3] Rom_1:4+

NOTAS

1 Este saludo es de un tono más cortante y duro que los otros (evita el elogio de los gálatas). En los vv. Gál_1:1 y Gál_1:4 Pablo esboza los principales temas de su carta: apología de su misión apostólica, 1-2; exposición de su Evangelio de salvación por la fe en Jesucristo; los fundamentos de la libertad cristiana, 3-5.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Col_1:13-14

[2] 1Jn_5:19

[3] Rom_16:27+

NOTAS

1:4 El mundo presente, en oposición al mundo «futuro», mesiánico. Coincide con el reino del pecado y de la Ley, Gál_3:19. Pero Cristo, por su muerte y resurrección, nos libera ya desde ahora de todos estos tiranos y nos hace entrar en el reino suyo y de Dios, Rom_14:17; Col_1:13; Efe_5:5, en espera de la plena liberación en la resurrección corporal de la Parusía, ver Rom 5-8.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ts_2:2

NOTAS

1:6 (a) Una amonestación suple a la acción de gracias habitual en los comienzos de los epístolas paulinas, Rom_1:8; 1Co_1:4; 2Co_1:3; Flp_1:3; Col_1:3; 1Ts_1:2; 2Ts_1:3; Flm_1:4.

1:6 (b) Sólo hay un Evangelio, vv. Gál_1:6-8; 2Co_11:4, predicado por todos los Apóstoles, 1Co_15:11, para cuyo servicio Dios ha escogido al apóstol Pablo, Rom_1:1; 1Co_1:17; ver Gál_1:15-16. Como en los evangelios, Mar_1:1+, y en los Hechos, Hch_5:42+, se trata de la Buena Nueva anunciada de viva voz y escuchada. Su contenido es la revelación del Hijo, Jesucristo, Rom_1:1-4, resucitado de entre los muertos 1Co_15:1-5; 2Ti_1:10, después de su crucifixión, 1Co_2:2, en favor de todos los pecadores -judíos o paganos-, Rom_3:22-24, que ha instaurado la economía de la justicia, Rom_1:16+, y la salvación, Efe_1:13, que los profetas habían anunciado, Rom_16:25-26; 1Pe_1:10. Por lo demás, la palabra expresa a menudo y a la vez la actividad del apóstol y el mensaje que anuncia, 2Co_2:12; 2Co_8:18; Flp_1:5; Flp_1:12; Flp_4:3, Flp_4:15; Flm_1:13; 1Ts_3:2. La eficacia de esta proclamación se debe al poder de Dios, 1Ts_1:3 (ver 1Ts_2:13): Palabra de verdad que manifiesta la gracia de Dios, Col_1:5-6; Efe_1:13; 2Co_6:1; Hch_14:3; Hch_20:24, Hch_20:32, produce la salvación en quien la recibe por la fe, Rom_1:16-17+; Rom_3:22; Rom_10:14-15; Flp_1:28, y le obedece, Rom_1:5; Rom_10:16; 2Ts_1:8; fructifica y se desarrolla, Col_1:6, y, por ella, el ministerio del apóstol que «le da cumplimiento», Rom_15:19, es la fuente primera de toda la esperanza cristiana, Col_1:23.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_11:4

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_9:3+

NOTAS

1:8 Es decir, aquí: blanco de maldición, ver Deu_7:26; 1Co_5:5+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_11:2

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_2:4

[2] 2Co_5:11

[3] Rom_1:1; Flp_1:1

NOTAS

1:10 (a) Los judaizantes acusaban sin duda a Pablo de que no obligaba a los gentiles a circuncidarse para ganarlos más fácilmente; esta vez, al menos, no hay lugar a que su lenguaje sea tachado de oportunismo.

1:10 (b) Como antes de la conversión, cuando Pablo predicaba la circuncisión.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_16:17

NOTAS

1:11 (a) Los vv. Gál_1:11-12 forman una prózesis, una proposición que Pablo intenta probar hasta el fin del cap. 2, apoyándose en una serie de acontecimientos cada uno de los cuales confirma a su manera el origen no humano (sino divino) del Evangelio anunciado por Pablo.

1:11 (b) «Porque», Var.: «Pero» o «Ahora bien».

NOTAS

1:12 Revelación de la que Jesucristo era, a la vez, causa y objeto, v. Gál_1:16. No que Pablo haya conocido necesariamente todo por revelación directa, y, menos aún, de una vez, en el camino de Damasco. Alude aquí a la doctrina de la salvación por la fe sin las obras de la Ley, única cosa controvertida.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_11:21+

[2] Hch_8:1-3+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_26:4-5; Flp_3:5

[2] Mar_7:3 s

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_1:5; Isa_49:1; Luc_1:15; Hch_9:3-19 p+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_16:17

NOTAS

1:16 Otra traducción: «revelarme a su Hijo». Sin negar el carácter objetivo de la visión, 1Co_9:1; 1Co_15:8, ver Hch_9:17; Hch_22:14; Hch_26:16, Pablo subraya el aspecto interno de la revelación y la relaciona con su vocación de apóstol de los gentiles, Gál_2:8-9; Rom_1:1+; Efe_3:2-3; 1Ti_2:7.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_1:1+

NOTAS

1:17 (a) «subir»; Var.: «partir» o «ir».

1:17 (b) Sin duda, el reino de los nabateos, 1Ma_5:5+, al sur de Damasco.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_9:26-30

NOTAS

1:18 (a) Pasados en Damasco después de volver de Arabia. Cuando los nabateos se hicieron con el control de Damasco, probablemente a finales del 37, Pablo se vio obligado a huir, 2Co_11:32-33.

1:18 (b) Después de predicar -al menos durante siete años-, cuando todavía las memorias de Pedro sobre Jesús no habían recibido la estructura de un evangelio, 1Co_7:10-11; 1Co_9:14. Es probable que en esta ocasión Pablo aprendiera el credo citado en 1Co_15:3-5.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_12:17+; Mat_12:46+

NOTAS

1:19 Otros traducen: «fuera de Santiago» suponiendo que este Santiago formaba parte de los Doce, identificándole con el hijo de Alfeo, Mat_10:3, o bien, tomando la expresión en un sentido más amplio, ver Rom_1:1+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_1:9+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_9:30; Hch_11:25-26