I Tesalonicenses 5 Biblia Jerusalén (1998) | 28 versitos |
1 En lo que se refiere al tiempo y al momento, hermanos, no tenéis necesidad de que os escriba.
2 Vosotros mismos sabéis perfectamente que el Día del Señor ha de venir como un ladrón en la noche.
3 Cuando digan: "Paz y seguridad", entonces mismo, de repente, vendrá sobre ellos la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta; y no escaparán.
4 Pero vosotros, hermanos, no vivís en la oscuridad, para que ese día os sorprenda como ladrón,
5 pues todos vosotros sois hijos de la luz e hijos del día. Nosotros no somos de la noche ni de las tinieblas.
6 Así pues, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.
7 Pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan.
8 Nosotros, por el contrario, que somos del día, seamos sobrios; revistamos la coraza de la fe y de la caridad, con el yelmo de la esperanza de salvación.
9 Dios no nos ha destinado para la ira, sino para obtener la salvación por nuestro Señor Jesucristo,
10 que murió por nosotros, para que, velando o durmiendo, vivamos juntos con él.
11 Por esto, confortaos mutuamente y edificaos los unos a los otros, como ya lo hacéis.
12 Os pedimos, hermanos, que tengáis en consideración a los que trabajan entre vosotros, os presiden en el Señor y os amonestan.
13 Tenedles en la mayor estima con amor por su trabajo. Vivid en paz unos con otros.
14 Os exhortamos asimismo, hermanos, a que amonestéis a los que viven desconcertados, animéis a los pusilánimes, sostengáis a los débiles y seáis pacientes con todos.
15 Mirad que nadie devuelva a otro mal por mal, antes bien, procurad siempre el bien mutuo y el de todos.
16 Estad siempre alegres.
17 Orad constantemente.
18 En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros.
19 No extingáis el Espíritu;
20 no despreciéis las profecías;
21 examinadlo todo y quedaos con lo bueno.
22 Absteneos de todo género de mal.
23 Que Él, el Dios de la paz, os santifique plenamente, y que todo vuestro ser, el espíritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo.
24 Fiel es el que os llama y es él quien lo hará.
25 Hermanos, orad también por nosotros.
26 Saludad a todos los hermanos con el beso santo.
27 Os conjuro por el Señor que esta carta sea leída a todos los hermanos.
28 La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.

Patrocinio

 
 

Introducción a I Tesalonicenses

I y II Tesalonicenses.
Las primeras cronológicamente están dirigidas a los Tesalonicenses, evangelizados por San Pablo en el curso de su segundo viaje, Hch_17:1-10, otoño del 49 a primavera del 50. Obligado por los ataques de los judíos a salir para Berea, desde donde llegó a Atenas y Corinto, de esta última ciudad escribió sin duda 1 Ts en el verano del 50. Silas y Timoteo están con él, y las buenas noticias traídas por este último después de una segunda visita a Tesalónica, sirven de ocasión a Pablo para desahogar su corazón, 1-3; siguen algunas exhortaciones prácticas, 1Ts_4:1-12; 1Ts_5:12-28, entre las que se incluye una respuesta respecto de la suerte de los difuntos y de la Parusía de Cristo, 4:13-5:11. 2 Ts, escrita sin duda en Corinto algunos meses más tarde (2Ts_2:15), contiene además de exhortaciones prácticas, 1; 2:13-3:15, nuevas instrucciones sobre la fecha de la Parusía y los signos que la han de preceder, 2Ts_2:1-12.

2 Ts presenta sorprendentes semejanzas literarias con 1 Ts, hasta el punto que algunos críticos han visto en ella la obra de un falsario que se habría inspirado en San Pablo imitando su estilo. Pero resulta difícil comprender el motivo de tal falsificación, y es mucho más sencillo pensar que el mismo Apóstol, queriendo corregir algunos aspectos de su enseñanza escatológica mal comprendidos, 1Ts_5:2-9, haya escrito esta segunda carta repitiendo las fórmulas de la primera. Ambos escritos no se contradicen, sino que se completan; y su autenticidad queda asimismo bien testificada por la antigua tradición de la Iglesia.

Aparte del interés que ofrecen por presentar ya en germen muchos de los temas que se repetirán en ulteriores epístolas, éstas son importantes sobre todo por su doctrina sobre la escatología. En esta primera etapa de su apostolado, el pensamiento del Apóstol aparece enteramente centrado en la resurrección de Cristo y en su venida gloriosa que traerá la salvación a los que hayan creído en él, aun cuando hubieran ya muerto, 1Ts_4:13-18. Describe esta venida gloriosa según las tradiciones de la apocalíptica judía y del cristianismo primitivo (discurso escatológico de los Sinópticos, sobre todo de Mt). Conforme a las enseñanzas de Jesús, ora insiste en la inminencia imprevisible de esta venida, que exige vigilancia, 1Ts_5:1-11, hasta el punto de producir la impresión de que él y ellos la verán en vida, 1Ts_4:17, ora tanquiliza a sus fieles inquietos por esta perspectiva, recordándoles que no ha llegado aún el Día y que ha de ser precedido de algunos signos, 2Ts_2:1-12. Éstos ya no son tan claros para nosotros como debieron serlo para los primeros lectores. Parece que Pablo se imagina al Anticristo como un individuo que vendrá en los últimos tiempos. En cuanto al obstáculo «que ahora le retiene», 2Ts_2:6, algunos intérpretes han visto en él al imperio romano, otros a la predicación evangélica, pero nada hay de cierto.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Dan_2:21

NOTAS

5 Pablo, reiterando las afirmaciones del Señor sobre la incertidumbre de la fecha de su Venida postrera, Mat_24:36; Hch_1:7, que se ha de esperar velando, Mat_24:42; Mat_24:50; Mat_25:13, niega conocer ese momento. El Día del Señor, 1Co_1:8+, vendrá como un ladrón, ver Mat_24:43; hay que velar, v. 1Ts_5:6; ver Rom_13:11; 1Co_16:13; Col_4:2; 1Pe_1:13; 1Pe_5:8; Apo_3:2; Apo_16:15, el tiempo es breve, 2Co_6:2+. Aunque en un principio se coloca por hipótesis entre los que verán ese Día, 1Ts_4:17; ver 1Co_15:51, llega a considerar la posibilidad de morirse antes, 2Co_5:3; Flp_1:23, y pone en guardia a los que creen inminente ese Día, 2Ts_2:1. Sus puntos de vista sobre la conversión de los gentiles, Rom_11:25, dan incluso a entender que la espera podrá ser larga, ver Mat_25:19; Luc_20:9; 2Pe_3:4, 2Pe_3:8-10.

5:1 «al tiempo y al momento», frase hecha, ver Hch_1:7+, que indica el dominio de Dios sobre el tiempo, y sus iniciativas sucesivas, que señalan las divisiones de ese tiempo, ver Hch_17:26.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_24:36; Mat_24:43; 2Pe_3:10; Apo_3:3; Jer_6:14

NOTAS

5:2 Como entonces había cesado la persecución, 1Ts_2:14; 1Ts_3:3-5, el hecho pudo haberse interpretado en el sentido de que la Parusía había tenido ya lugar secretamente. 2Ts_2:1-2 corrige esta falsa interpretación.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_21:34-35; Jer_4:31+; Mat_24:8+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Efe_5:8+

NOTAS

5:4 La mención del día (sin más, 1Co_1:8+) facilita el cambio de sentido. La luz y el día, el estado de vigilia, se oponen a las tinieblas y a la noche, al sueño (que ya no es la muerte como en 1Ts_4:13). Asimismo, los «hijos de la luz», los cristianos, se oponen a los «hijos de las tinieblas». Ver Jua_8:12+; Flp_2:15.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_8:12+; Rom_13:12-13

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_24:42+; 1Pe_1:13; 1Pe_4:7; 1Pe_5:8

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_59:17; Efe_6:11+; 1Co_13:13+; 1Ts_1:3

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_1:10+

NOTAS

5:9 Aquí también podía darse un serio error de interpretación. Entendiendo el v. 1Ts_5:10 a la luz del v. 1Ts_5:6, el v. 1Ts_5:9 podía inducir a los lectores a pensar que los creyentes estaban ya predestinados a la salvación, y que en consecuencia podían hacer impunemente lo que quisieran. 2Ts 2:13 - 3:15 corrige esta falsa interpretación.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_4:14+

NOTAS

5:10 Nueva evocación muy lacónica de la predicación de Pablo: Dios nos salva por Jesucristo muerto por nosotros. -«Velando o durmiendo» significa también aquí «vivos o muertos», como en 1Ts_4:14-17 : todos los fieles participarán en la salvación final.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Efe_2:20+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_16:16; 1Ti_5:17; Heb_13:17; Tit_1:5+; Gál_6:6

NOTAS

5:12 No es mucho lo que sabemos de estos superiores: su abnegación practicada en nombre de Cristo les hace merecedores de estima y caridad (precisión añadida a 1Ts_3:12).

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ts_3:6-12; Rom_14:1

[2] Éxo_21:25+; Mat_5:38 s; Rom_12:17; Gál_6:10; Col_3:12-13

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Efe_5:20

NOTAS

5:17 Este breve consejo de orar «constantemente» tuvo una inmensa influencia en la espiritualidad cristiana. Ver 1Ts_1:2; 1Ts_2:13; Luc_18:1+; Rom_1:10; Rom_12:12; Efe_6:18; Flp_1:3-4; Flp_4:6; Col_1:3; Col_4:2; 2Ts_1:11; 1Ti_1:8; 1Ti_5:5; 2Ti_2:3, etc.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_4:3

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co 12+

NOTAS

5:19 El don del Espíritu, 1Ts_4:8, es un rasgo del tiempo mesiánico, pero el discernimiento de lo que el Espíritu inspira es uno de sus dones, 1Co_12:10; 1Co_14:29; 1Jn_4:1; ver 2Ts_2:2. Ver 1Co 12+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_12:10+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Job_1:1; Job_1:8; Job_2:3

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ts_3:16; Isa_11:6+

[2] 1Ts_3:13+

[3] 1Co_1:9+; 2Ts_3:3

NOTAS

5:23 Es la única vez que esta división tripartita del hombre aparece en Pablo, que por lo demás no posee una «antropología» sistemática y perfectamente coherente. Además del cuerpo, Rom_7:24+, y del alma, 1Co_15:44+, vemos aparecer aquí el espíritu, que puede ser el principio divino de la nueva vida en Cristo, Rom_5:5+, o mejor, la parte más elevada del hombre, abierta también a la influencia del Espíritu, Rom_1:9+. Se hace hincapié en la totalidad de los efectos de la acción santificante de Dios, 1Ts_3:13; 1Ts_4:3+, consecuencia de su fidelidad.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_15:30+; 2Ts_3:1

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_13:12+ [2Co_13:13]

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Col_4:16

NOTAS

5:27 Adic. (Vulg. ): «santos». Primera mención de la lectura pública de una carta del apóstol, probablemente durante las asambleas litúrgicas. Col_4:16 pide también que se remitan las cartas a otras iglesias. Poco a poco, las iglesias pondrán escritos apostólicos junto a Evangelios y Escrituras, 2Pe_3:15-16+; ver 1Ma_12:9+; 1Ti_1:18-19+.

NOTAS

5:28 Adic. (Vulg. ): «Amén».