Judas 1 Biblia de Jerusalen (Desclee, 2009) | 25 versitos |
1 Judas, siervo de Jesucristo, hermano de Santiago, a los que han sido llamados y amados* por Dios Padre, y guardados para Jesucristo.
2 Os deseo misericordia, paz y amor abundantes.
3 Queridos, tenía yo mucho empeño en escribiros acerca de nuestra común salvación*, y me he visto en la necesidad de hacerlo para exhortaros a combatir por la fe que ha sido transmitida a los santos de una vez para siempre*.
4 Porque algunas personas se han introducido solapadamente, gente a la que hace tiempo la Escritura señaló ya para esta sentencia* condenatoria. Son impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios y niegan al único Dueño y Señor nuestro Jesucristo*.
5 Aunque ya aprendisteis de una vez para siempre todo lo que os voy a decir, quiero recordaros que el Señor*, después de librar al pueblo de Israel de la tierra de Egipto, aniquiló a los que no creyeron;
6 y también que a los ángeles que no mantuvieron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada*, los tiene guardados con ligaduras eternas bajo tinieblas para el juicio del gran Día.
7 Sodoma, Gomorra y las ciudades vecinas sirven también de ejemplo, pues fornicaron como ellos y se fueron tras una carne diferente*, padeciendo así la pena de un fuego eterno.
8 Igualmente éstos*, a pesar de todo, alucinados en sus delirios, contaminan su cuerpo, desprecian al Señorío* e injurian a las Glorias.
9 En cambio, el arcángel Miguel, cuando altercaba con el diablo disputándose el cuerpo de Moisés*, no se atrevió a pronunciar contra él juicio alguno injurioso, sino que dijo: «Que te castigue el Señor».
10 Pero éstos injurian lo que ignoran, y se corrompen en las cosas que, como animales irracionales, conocen por instinto*.
11 ¡Ay de ellos!, que han imitado la conducta de Caín, que por dinero se han abandonado al descarrío de Balaán y han perecido en la rebelión de Coré.
12 Esos que banquetean desvergonzadamente en vuestros ágapes y se apacientan a sí mismos son una mancha*; son nubes sin agua zarandeadas por el viento, árboles de otoño sin frutos y arrancados de raíz, doblemente muertos;
13 son olas salvajes del mar, que echan la espuma de su propia vergüenza, estrellas errantes* a quienes está reservada la oscuridad de las tinieblas para siempre.
14 Henoc, el séptimo después de Adán, profetizó ya sobre ellos: «Mirad, el Señor ha venido con sus santas miriadas
15 para realizar el juicio contra todos y dejar convictos a todos los impíos de todas las obras de impiedad que realizaron y de todas las palabras duras que hablaron contra él los pecadores impíos*
16 Éstos son unos murmuradores, descontentos de su suerte, que viven según sus pasiones*, cuya boca dice palabras altisonantes, que adulan por interés.
17 En cambio vosotros, queridos, acordaos de las predicciones de los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo*.
18 Ellos os decían: «Al final de los tiempos aparecerán hombres sarcásticos que vivirán según sus propias pasiones impías*
19 Éstos son los que crean divisiones, pues llevan una vida sólo natural, sin tener el espíritu*.
20 *Pero vosotros, queridos, asentaos firmemente en vuestra santísima fe y orad guiados por el Espíritu Santo.
21 Manteneos en el amor de Dios, aguardando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, que nos dará la vida eterna.
22 Tratad de convencer a los que vacilan;
23 a otros, tratad de salvarlos arrancándolos del fuego; y a otros mostradles misericordia con cautela, odiando incluso la túnica manchada por su carne*.
24 Al que es capaz de guardaros inmunes de caída y de presentaros sin tacha ante su gloria con alegría*,
25 al Dios único, nuestro Salvador, por medio de Jesucristo, nuestro Señor, gloria, majestad, fuerza y poder antes de todo tiempo, ahora y por todos los siglos. Amén*.

Patrocinio

 
 

Introducción a Judas

Epístola de San Judas.
Judas, que se llama «hermano de Santiago», Jud_1:1, parece presentarse también como uno de los «hermanos del Señor», Mat_13:55 p. No hay nada que obligue a identificarle con el apóstol del mismo nombre, Luc_6:16; Hch_1:13; ver Jua_14:22; por lo demás, él mismo se distingue del grupo apostólico, Jud_1:17. La mediocre importancia del personaje cuyo nombre se toma hace difícil la hipótesis de que se trate de un pseudónimo, pero la fecha tardía de la epístola la convierte en posible e incluso en probable. El autor manifiesta un notable conocimiento de las fuentes judías, indicio de que representa a una iglesia cultivada, bien surtida de libros.

De hecho, esta epístola era ya admitida por la mayoría de las iglesias como Escritura canónica desde el año 200. Cierto que el uso que hace de fuentes apócrifas ( Henoc en Jud_1:7, Jud_1:14 s; Asunción de Moisés en Jud_1:9) suscitó algunas dudas ya desde la antigüedad; pero ello no crea un problema especial, porque este recurso legítimo a escritos judíos, en boga entonces, en modo alguno equivale a reconocerles carácter inspirado.

Lo que a Judas le interesa es estigmatizar a los perversos doctores que ponen en peligro la fe cristiana. Les amenaza con un castigo divino, que ilustra con precedentes de la tradición judía, Jud_1:5-7, y la descripción que hace de sus desviaciones parece también influida por estos recuerdos del pasado, Jud_1:11. Por lo demás, la descripción queda bastante vaga y ciertamente no autoriza a ver aquí el gnosticismo del siglo II. La impiedad y el desenfreno moral que les censura, especialmente sus blasfemias contra el Señor Cristo y los ángeles, Jud_1:4, Jud_1:8-10, pudieron haberse dado en el seno del cristianismo ya en el siglo I, bajo la influencia de aquellas tendencias sincretistas que se combaten en la epístola a los Colosenses, en las Pastorales y en el Apocalipsis.

Con todo, algunos rasgos invitan a no remontarse muy alto en el siglo I. Las predicciones de los apóstoles se atribuyen al pasado, Jud_1:17 s. La fe se concibe como un presupuesto objetivo «transmitido de una vez para siempre», Jud_1:3. Parece que han sido utilizadas las epístolas de Pablo. Es verdad que, a su vez, la segunda epístola de Pedro utiliza la de Judas, pero, como diremos, aquélla quizá sea posterior a la muerte de San Pedro. En definitiva, se ha de pensar en los últimos tiempos de la edad apostólica.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas

Judas 1,1
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_12:17+

NOTAS

1 «a los que han sido llamados»; Var.: «a las naciones llamadas». -«amados»; Var.: «santificados».


Judas 1,2
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_1:2

Judas 1,3
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_9:13+

[2] |2Pe_2:1

NOTAS

3 (a) «nuestra salvación»; Vulg.: «vuestra salvación».

3 (b) En la tradición de la fe de los apóstoles, v. Jud_1:17, fundamento de la vida cristiana, v. Jud_1:20, nada se puede cambiar, v. Jud_1:5; ver 1Co_11:2; 2Ts_2:15+; 1Ti_1:20+.

Judas 1,4
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gál_5:13; 1Pe_2:16; 1Jn_4:1; 2Jn_1:10

NOTAS

4 (a) «esta sentencia» Var.: «este pecado».

4 (b) Var.: «y niegan a Dios, único dueño, y a nuestro señor Jesucristo», Henoc 48:10.

Judas 1,5
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_1:12

[2] Núm_14:26-35; 1Co_10:5

NOTAS

5 Dios Padre, ver 2Pe_2:4. Var. (Vulg. ); «Jesús», que designaría a Cristo en su preexistencia divina, ver 1Co_10:4.

Judas 1,6
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_2:4; Gén_6:1-2

NOTAS

6 Dejándose seducir por las hijas de los hombres, Gén_6:1-2 : tema desarrollado por el libro de Henoc, Henoc 12:4; 10:6.

Judas 1,7
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_2:6-9; Gen 19; Mat_10:15 p

NOTAS

7 Carne que no era humana, puesto que su pecado había sido el de querer abusar de «ángeles», Gén_19:1-11. El apócrifo Testamento de los Doce Patriarcas , al igual que Jud_1:6-7, menciona a la vez el pecado de los ángeles y el de Sodoma.

Judas 1,8
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_2:10-12

NOTAS

8 (a) Los herejes contemporáneos de Judas, a los que no detiene el castigo de los ángeles seductores, vv. Jud_1:6-7.

8 (b) Var.: «los Señoríos» (los ángeles, ver Efe_1:21; Col_1:16).

Judas 1,9
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Dan_10:13+

[2] Zac_3:2

NOTAS

9 Judas parece depender aquí del apócrifo Asunción de Moisés donde Miguel (Dan_10:13+) entabla un debate con el diablo que, después de la muerte de Moisés, reclamaba su cadáver.

Judas 1,10
NOTAS

10 Ignoran porque no tienen el Espíritu, Rom_1:9+, y sólo conocen conforme a su naturaleza de seres «psíquicos», v. Jud_1:19; ver 1Co_15:44+, hombres que los gnósticos despreciaban.

Judas 1,11
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_2:15; Gén_4:8; 1Jn_3:12; Núm_22:2+; Apo_2:14; Num 16

Judas 1,12
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_2:13, 2Pe_2:17-18; Pro_25:14

NOTAS

12 «una mancha»; otros traducen: «escollos». -«ágapes»; Var.: «engaños», ver 2Pe_2:13. -Los herejes, pues, aún tenían parte en la vida de la Iglesia; no se ha hecho más que desenmascarar sus intrigas. Ya se trate de la eucaristía, o simplemente del «ágape» que le precedía, su actitud recuerda 1Co_11:17-22.

Judas 1,13
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_57:20

NOTAS

13 En los apócrifos judíos, los ángeles están frecuentemente simbolizados por las estrellas, ver el Libro de Henoc , Henoc 18:15; 21:5.

Judas 1,14
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Dan_7:10

Judas 1,15
NOTAS

15 Cita (de memoria, sin duda) de Henoc 1:9.

Judas 1,16
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_2:18; Dan_7:8; Dan_7:20; Lev_19:15

NOTAS

16 Reminiscencia de Henoc 5:5.

Judas 1,17
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_3:2-3

NOTAS

17 La enseñanza apostólica recibida por tradición, v. Jud_1:3.

Judas 1,18
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ti_4:1+

NOTAS

18 En ninguna parte se halla textualmente esta sentencia, pero sí tiene equivalentes, Hch_20:29-31; 1Ti_4:1; 2Ti_2:1-5; 2Ti_4:3; y ya Mat_24:24; Mar_13:22.

Judas 1,19
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_15:44+

NOTAS

19 «que crean divisiones»; Vulg.: «que se separan» (de la Iglesia). -Los herejes son como «animales irracionales» v. Jud_1:10.

Judas 1,20
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_3:9-17; Efe_2:20-22

NOTAS

20 El pasaje, vv. Jud_1:20-21, menciona a las tres Personas, ver 2Co_13:13 [2Co_13:14], en relación con la fe, la oración, el amor, la esperanza, ver 1Co_13:13+.

Judas 1,21
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_13:13+ [2Co_13:14]

Judas 1,23
NOTAS

23 La caridad tratará de manera diferente a los que están más o menos contaminados de herejía. -Var.: «A unos mostradles misericordia, a los que vacilan salvadlos, arrancándolos del fuego; a los otros, mostradles misericordia con cautela, etc».

Judas 1,24
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |2Pe_3:14

NOTAS

24 Vulg. añade, «en la Venida de nuestro Señor Jesucristo».

Judas 1,25
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_16:27+

[2] Apo_5:13

NOTAS

25 La solemne doxología, ver Rom_16:25-27+; Efe_3:20; Apo_1:6+, quizá proceda de la liturgia.