Sofonías  2 Sagrada Biblia (Nacar-Colunga, 1944) | 15 versitos |
1 Ajustaos a la regla y disciplinaos, pueblo rebelde,
2 antes que la cólera os pulverice como tamo,antes que caiga sobre vosotros el ardor de la ira de Yahvé, antes que llegue sobre vosotros el día de la ira de Yahvé.
3 Buscad a Yahvé los humildes de la tierra, que practicáis su ley; buscad la justicia, buscad la mansedumbre; quizá quedaréis al abrigo de la ira de Yahvé."
4 Pues Gaza será abandonada y Ascalón asolada, Azoto saqueada en pleno día y Acarón extirpada.
5 ¡Ay de los habitantes de la costa del mar, del pueblo de los cereteos! La palabra de Yahvé se alza contra vosotros: Canaán, tierra de filisteos, yo te destruiré hasta no dejar en ti habitante,
6 y serás convertida en pastizales de pastores y en rediles de ovejas.
7 Y será el litoral (marítimo) para el resto de la casa de Judá, allí apacentará. Dormirán por la noche en las casas de Ascalón, porque los visitará Yahvé, su Dios, y los restaurará.
8 He oído los ultrajes de Moab y los denuestos de los hijos de Amón, que afrentaron a mi pueblo y se engrandecieron con su territorio.
9 Por eso, por mi vida, dice Yahvé de los ejércitos, el Dios de Israel, que Moab será como Sodoma, y los hijos de Amón como Gomorra, ortigales, minas de sal y desolación eterna. El resto de mi pueblo los saqueará, y los sobrevivientes de mi pueblo los heredarán.
10 Este será el pago de su soberbia por haber ultrajado a mi pueblo y haberse insolentado contra el pueblo de Yahvé de los ejércitos.
11 Yahvé será terrible contra ellos y destruirá a todos los dioses de la tierra, y todos, cada uno desde su lugar, y todos los de las islas de las gentes le adorarán.
12 También vosotros, etíopes, seréis abatidos por la espada,
13 Y tenderá su mano hacia el aquilón, y destruirá a Asur, y hará de Nínive un campo de devastación, árido como desierto.
14 En medio de él dormirán los rebaños y todos los de los pantanos; el pelícano y el erizo pernoctarán en sus capiteles. En los huecos canta el buho, en los atrios el cuervo; los artesonados de cedro han sido arrancados."
15 Hela aquí la ciudad exultante, que habitaba confiada, la que se decía en su corazón: “¡Yo y nadie más que yo!” ¡Cómo ha sido devastada, hecha una guarida de fieras! Cuantos pasen cerca de ellas silbarán y moverán sus manos.

Patrocinio

 
 

Introducción a Sofonías 

Times New Roman ;;;;
Suponías.
Introducción.

La persona del profeta y época de su ministerio.
Sofonías (en hebreo Sefanyah: Yahvé ha guardado) 1. El nombre aparece en diversos textos del A.T. Nuestro profeta es presentado como descendiente de un tal Ezequías, que algunos críticos identifican con el famoso rey reformador del tiempo de Isaías. De hecho se dan varios progenitores hasta llegar al de Ezequías. Pero el bisabuelo de Sofonías (Amarías) que es presentado como hijo de Ezequías, nos es desconocido como hijo del famoso rey. Algunos autores explican la minuciosa y amplia genealogía del profeta porque aparece como hijo de Cusí (el etíope); y entonces el hagiógrafo tiene interés en aclarar su verdadera ascendencia judaica. No faltan comentaristas que han querido identificar a nuestro profeta con el Sofonías sacerdote que aparece en tiempos de Sedecías 2.
Como sus oráculos se centran en torno a Jerusalén, se supone que la capital era el lugar de su residencia, y quizá de su nacimiento. El título del libro sitúa la actividad profetica de Sofonías en tiempos de Josías (640-609), sin concretar más. Pero como en sus oráculos se habla de los abusos de prácticas idolátricas de tipo asirio, se sigue que su predicación tuvo lugar antes de la reforma religiosa del piadoso rey Josías, en el año 622-21, en que fue hallado el libro de la Ley en los fundamentos del templo 3. Así, parece que ejerció su ministerio antes de Jeremías, quien comenzó hacia el 627 a.C. Como Nahum, anuncia la ruina de Nínive, aunque sin el relieve y dramatismo con que la describe este profeta 4.

Contenido y estructura del libro.
Como otros profetas, Sofonías centra su atención en el llamamiento a la penitencia del pueblo, anunciando el terrible juicio de Dios. El estilo es conminatorio y terrorífico (Dies irae, dies illa, 1:15): Se acerca el día de Yahvé.; el estruendo del día de Yahvé es horrendo. Día de ira es aquél, día de angustia y de congoja, día de ruina y asolamiento, día de tiniebla y oscuridad, día de sombras y densos nublados, día de trompeta y alarma.5. Estos vaticinios conminatorios se dirigen contra Jerusalén, pero también contra las naciones paganas.
Podemos dividir los oráculos de Sofonías del modo siguiente:

1. Parte conminatoria: 1:2-3:8.
Juicio sobre Judá: 1:1-2:3.
Juicio contra los gentiles: 2:4-15.
Juicio sobre Jerusalén: 3:1-8.
2. Parte consolatoria: 3:9-20.
Fruto del juicio: et conocimiento de Dios: 3:95.
La salvación mesiánica: 3:11-20.

En este esquema encontramos la disposición general de los libros de Isaías y de Ezequiel: juicio sobre Judá, juicio sobre las naciones, y promesas de restauración. Esta distribución lógica probablemente es obra del compilador posterior, como lo es en los otros dos profetas citados. La nota religiosa del libro de Sofonías es su interés por los valores éticos fundamentales. En esto se sitúa en la línea de Amos, Isaías y Jeremías. El castigo de Dios es inexorable, porque Judá es pecador y contumaz en la rebeldía. Pero Dios quisiera privarle de esta prueba punitiva 6.

Autenticidad.
La crítica racionalista ha querido negar en gran parte la paternidad literaria de este libro a Sofonías. Hoy día los críticos se muestran más moderados, y, aun admitiendo que hay pasajes que parecen llevan un sello posterior, admiten la autenticidad del libro tal como lo proclama la tradición. En general, los críticos desconfían de la autenticidad del c.3 y de los vaticinios contra Moab y Amón 7, y aun del anuncio de la ruina de Nínive 8. Los fundamentos para estas dudas son de índole literaria.

Texto, versiones y canonicidad.
En general, el TM es bastante bueno, y 110 encontramos muchas transposiciones, aunque no faltan algunas glosas.
Las versiones confirman estas suposiciones y contribuyen a aclarar algunos pasajes oscuros.
En cuanto a la canonicidad del libro, no ha habido dificultad alguna para admitirlo en el catálogo de libros sagrados entre los judíos y cristianos. En el Ô. Í. no encontramos ninguna alusión clara a Sofonías; en el A.T., sin embargo, se discuten las relaciones literarias entre Ez 22:24-28 y Sof 3:1-4; Jl 2:2 y Sof 1:15. En la liturgia latina, el Dies illa dies irae del oficio de difuntos está tomado de Sof 1:15.

1 La grafía de Sofonías de la Vulgata deriva de la versión de los LXX. - 2 Cf. 2 Re 25:18. - 3 Cf. 2 Re 22:3-23:3. - 4 Cf. Sof 2:13-15. - 5 Sof 1:14-16. - 6 Sof 3:17. - 7 Sof 2:8-11. - 8 Sof 2:15.

Fuente: Biblia Comentada, Profesores de Salamanca (BAC, 1965)

Patrocinio

Notas

Sofonías  2,1-15

2. Devastación de las naciones paganas.

Exhortación a la penitencia (1-3).
1 Ajustaos a la regla y disciplinaos, pueblo rebelde 1, 2antes que la cólera os pulverice como tamo 2,antes que caiga sobre vosotros el ardor de la ira de Yahvé, antes que llegue sobre vosotros el día de la ira de Yahvé. 3 Buscad a Yahvé los humildes de la tierra, que practicáis su ley; buscad la justicia, buscad la mansedumbre; quizá quedaréis al abrigo de la ira de Yahvé.

Ante la perspectiva de la destrucción que acaba de anunciar, el profeta hace una llamada a la disciplina y a la ley como medio de conjurar tantos males (v.1). Sobre todo, el profeta invita a los fieles a que practiquen la ley, a que hagan obras de justicia para quedar, al menos ellos, al abrigo de la ira de Yahvé. En los profetas siempre encontramos la teología del resto que se salva periódicamente de las catástrofes nacionales para ser en los tiempos futuros el núcleo de restauración mesiánica.

Contra los filisteos (4-7).
4 Pues Gaza será abandonada y Ascalón asolada, Azoto saqueada en pleno día y Acarón extirpada. 5 ¡Ay de los habitantes de la costa del mar, del pueblo de los cereteos! La palabra de Yahvé se alza contra vosotros: Canaán, tierra de filisteos, yo te destruiré hasta no dejar en ti habitante, 6 y serás convertida en pastizales de pastores y en rediles de ovejas 3. 7 Y será el litoral (marítimo) para el resto de la casa de Judá, allí apacentará. Dormirán por la noche en las casas de Ascalón, porque los visitará Yahvé, su Dios, y los restaurará.

En 1:18 se hablaba de la amenaza en el día de Yahvé contra toda la tierra. Ahora el profeta va concretando los oráculos conminatorios, comenzando por los habitantes de Filistea, en la costa de Palestina. Nombra cuatro de las cinco ciudades filisteas. Falta Geth, quizá porque en ese tiempo formaba parte del reino de Judá 4. De Azoto se dice que será saqueada en pleno día, para indicar el carácter organizado militar de los invasores caldeos, que no obrarán como bandidos, en ataques esporádicos de noche, sino que llevarán la guerra planificada en su pleno sentido. La destrucción, pues, será más completa y llevada al detalle, sin haber posibilidad de salvación.
A los filisteos se les llama habitantes de la costa del mar (v.5). En efecto, los filisteos se establecieron en el siglo XI a.C. en la costa palestina después de ser rechazados por Ramsés III. Provenientes de Creta (aunque eran oriundos del Asia Menor), eran llamados también cereteos5. Como se establecieron en Canaán (zona costera), de ahí que se designe su tierra con este nombre. Dedicados al comercio, en relaciones con los fenicios, habían llegado a un alto grado cultural y eran un emporio comercial. Ahora el profeta anuncia que sus ciudades serán destruidas y que su tierra se convertirá en pastizales de pastores y en rediles de ovejas (v.6). Judá extenderá su imperio a esas regiones. Sus habitantes se establecerán en las ciudades filisteas con sus rebaños: dormirán por la noche en las casas de Ascalón.

Contra Moab y Amón (8-11).
8 He oído los ultrajes de Moab y los denuestos de los hijos de Amón, que afrentaron a mi pueblo y se engrandecieron con su territorio. 9 Por eso, por mi vida, dice Yahvé de los ejércitos, el Dios de Israel, que Moab será como Sodoma, y los hijos de Amón como Gomorra, ortigales, minas de sal y desolación eterna. El resto de mi pueblo los saqueará, y los sobrevivientes de mi pueblo los heredarán. 10Este será el pago de su soberbia por haber ultrajado a mi pueblo y haberse insolentado contra el pueblo de Yahvé de los ejércitos. 11 Yahvé será terrible contra ellos y destruirá a todos los dioses de la tierra, y todos, cada uno desde su lugar, y todos los de las islas de las gentes le adorarán.

Los reinos de TransJordania, Moab, Amón y Edom fueron enemigos tradicionales de Israel ya desde los tiempos en que éste avanzaba hacia Canaán. El profeta alude aquí a hechos de insolencia por parte de Moab y de Amón contra Judá. Yahvé pedirá cuenta de este orgullo expresado contra su pueblo. Moab será devastado, y el resto de Israel heredará su territorio. El fragmento conminatorio se termina con un anuncio del universalismo mesiánico. Yahvé será reconocido como Dios por todos los habitantes de la tierra (v.11). Las islas de las gentes son los pueblos de la costa mediterránea, incluidas las islas de Grecia.

Contra Etiopía y Asiría (12-15).
12 También vosotros, etíopes, seréis abatidos por la espada, 13Y tenderá su mano hacia el aquilón, y destruirá a Asur, y hará de Nínive un campo de devastación, árido como desierto. 14En medio de él dormirán los rebaños y todos los animales de los pantanos 6; el pelícano y el erizo pernoctarán en sus capiteles. En los huecos canta el buho, en los atrios el cuervo; los artesonados de cedro han sido arrancados. 15 Hela aquí la ciudad exultante, que habitaba confiada, la que se decía en su corazón: ¡Yo y nadie más que yo! ¡Cómo ha sido devastada, hecha una guarida de fieras! Cuantos pasen cerca de ellas silbarán y moverán sus manos.

El oráculo contra Etiopía es sumamente breve y es extraña su inserción aquí. Quizá haya sido puesto para completar los cuatro puntos cardinales: Filistea al oeste, Moab y Amón al este, Etiopía o Egipto (Sudán-Nubia) al sur, para centrar la atención al final en el norte, Asiría.
El profeta detalla la destrucción de Nínive, porque había sido la opresora de las pequeñas naciones. La capital asiría cayó en poder de los babilonios y medos en 612 a.C. y desapareció para siempre en la historia. Aún hoy día es un montículo informe de ruinas, en las que, en efecto, han hecho su guarida toda clase de animales, como detalla el profeta 7.

1 El verso es oscuro. Hemos seguido la reconstrucción de Hoonacker. La Bib. de Jér.: nación sin deseo. 2 Traducción según la reconstrucción de Hoonacker. Bib. de Jér.: Antes de que seáis cazados como la semilla que desaparece un día. 3 Así según Hoonacker y la Bib. de Jér. 4 Cf. Amo_1:6-8. 5 Sobre los filisteos y cereteos véase com. a Amó_9:7, y J. M. lagrange, Le livre des Juges p.262s. 6 Pantanos, reconstrucción de Hoonacker. El TM dice naciones. 7 La identificación de los distintos animales no es segura, pero para nuestra versión hemos tenido en cuenta las raíces árabes afines y la versión de los LXX.