Ver contexto
Tuvo también siete hijos y tres hijas. (Job  42, 13) © Nueva Biblia de Jerusalén (Desclee, 1998)

BHSEk - Biblia Hebraica Stuttgartensia (Enhanced; KJV versification)

וַֽ‎(וְ)

Hebrew|wˈa|and

Part-of-speech: conjunction
Gender: not applicable
Number: not applicable
Person: not applicable
State: not applicable
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[f.ab.aa] [519]
[ו] [GES1991] [BDB2226] [HAL2241]

יְהִי‎(הָיָה)

Hebrew|yᵊhî-|be

Part-of-speech: verb
Gender: masculine
Number: singular
Person: third person
State: not applicable
Verbal tense: wayyiqtol
Verbal stem: qal


[H1961] [e.bf.aa] [491]
[היה] [GES1888] [BDB2113] [HAL2109]

לֹ֛ו‎(לְ)

Hebrew|lˈô|to

Part-of-speech: preposition
Gender: not applicable
Number: not applicable
Person: not applicable
State: not applicable
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[l.aa.ab] [1063]
[ל] [GES3706] [BDB4135] [HAL4089]

שִׁבְעָ֥נָה‎(שִׁבְעָנָה)

Hebrew|šivʕˌānā|twice seven

Part-of-speech: noun
Gender: feminine
Number: singular
Person: not applicable
State: absolute
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[H7658] [v.av.ae] [2318]
[שבענה] [GES7620] [BDB8393] [HAL8312]

בָנִ֖ים‎(בֵּן)

Hebrew|vānˌîm|son

Part-of-speech: noun
Gender: masculine
Number: plural
Person: not applicable
State: absolute
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[H1121] [b.ca.aa] [254]
[בן] [GES1052] [BDB1189] [HAL1201]

וְ‎(וְ)

Hebrew|wᵊ|and

Part-of-speech: conjunction
Gender: not applicable
Number: not applicable
Person: not applicable
State: not applicable
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[f.ab.aa] [519]
[ו] [GES1991] [BDB2226] [HAL2241]

שָׁלֹ֥ושׁ‎(שָׁלֹשׁ)

Hebrew|šālˌôš|three

Part-of-speech: noun
Gender: unknown
Number: singular
Person: not applicable
State: absolute
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[H7969] [v.du.ab] [2403a]
[שלש] [GES7980] [BDB8778] [HAL8715]

בָּנֹֽות‎(בַּת)

Hebrew|bānˈôṯ|daughter

Part-of-speech: noun
Gender: feminine
Number: plural
Person: not applicable
State: absolute
Verbal tense: not applicable
Verbal stem: not applicable


[H1323] [b.ca.at] [254b]
[בת] [GES1222] [BDB1403] [HAL1407]

Biblia Comentada, Profesores de Salamanca (BAC, 1965)



42. La Rehabilitación de Job.
E ste capítulo final constituye el epílogo del libro, y, como el prólogo, está también en prosa. Después del desarrollo del drama, es preciso cerrarlo y volver las cosas a su punto por exigencias convencionales de la tesis del libro. Job ha sido probado por Dios sin que hubiera cometido culpa, y ahora debe ser reconocida su inocencia al serle restituida la salud, la familia y la prosperidad perdida, pero todo en grado superior. Job reconoce sus juicios ligeros; Dios amonesta a los amigos por haber insinuado falsas acusaciones contra el desventurado varón, y les exige pública reparación con sacrificios, siendo ellos perdonados por intercesión de Job. Este recupera su hacienda duplicada, vuelve a tener numerosa familia, y sus allegados celebran su rehabilitación plena ante la sociedad. Así se cierra, conforme a un esquema convencional rígido de una tesis teológica, el drama del libro de Job. La tesis ha quedado perfectamente probada: el justo puede sufrir en esta vida sin haber cometido pecado; el dolor es independiente del pecado. Por tanto, la tesis tradicional de la ecuación entre la virtud y la prosperidad, el pecado y la desventura, es falsa.

Respuesta de Job (1-6).
1 Respondió Job diciendo: 2 Sé que lo puedes todo y que no hay nada que te cohiba. 3 (¿Quién es este que empaña la Providencia sin saber?) Por eso proferí lo que no sabía, cosas admirables para mí, que no conocía. 4(Escucha, pues, y yo hablaré, yo te preguntaré y me adoctrinarás.) 5 Sólo de oídas te conocía; mas ahora te han visto mis ojos. 6¡Por eso me retracto y hago penitencia sobre polvo y ceniza!

Estas reflexiones puestas en boca de Job pueden ser obra de un escriba posterior al drama original. Los v.3 a 4 son idénticos a 38:2; 33:31 y 38:3b, y están evidentemente trastrocados, fuera de contexto.
Ante el despliegue de las obras portentosas de la naturaleza obra de Dios , Job reconoce su insignificancia e ignorancia, al mismo tiempo que declara la omnipotencia divina. Hasta ahora sólo había tenido referencias lejanas de ellas sólo de oídas te conocía pero ahora las ha escuchado del propio Dios, y le ha contemplado con sus ojos (v.5). El resultado de su nueva ciencia es un profundo sentimiento de compunción y arrepentimiento (v.6).

Epílogo: Reconocimiento de la inocencia de Job (7-17).
7 Después de haber hablado Yahvé a Job estas palabras, dijo Yahvé a Elifaz, temanita: Se ha encendido mi ira contra ti y contra tus dos compañeros, porque no hablasteis de mí rectamente, como mi siervo Job. 8 Así, pues, tomad siete becerros y siete carneros e id a mi siervo Job y ofreced por vosotros sacrificios; y Job, mi siervo, rogará por vosotros, y en atención a él no os haré mal, pues no hablasteis de mí rectamente, como mi siervo Job. 9 Vinieron, pues, Elifaz, temanita; Bildad, suhita, y Sofar, namatita, e hicieron lo que les mandara Yahvé, y Yahvé atendió a los ruegos de Job. 10 Yahvé restableció a Job en su estado, después de haber rogado él por sus amigos, y acrecentó Yahvé hasta el duplo todo cuanto antes poseyera. n Vinieron a él todos sus hermanos y hermanas y todos sus conocidos de antaño, y comieron con él en su casa, se condolieron y le consolaron por todo el mal que sobre él hiciera venir Yahvé, y le regalaron cada uno una moneda y un anillo de oro. 12 Yahvé bendijo las postrimerías de Job más que sus principios, y llegó a poseer Job catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil asnas. 13 Tuvo catorce hijos y tres hijas; 14 a la primera le puso por nombre Yeminá (Palomita); a la segunda, Quesiah (Casia), y a la tercera, Queren-Happuj (Cuerno de afeites). 15 No había en toda aquella tierra mujeres más hermosas que las hijas de Job, y su padre les dio herencia entre sus hermanos. 16 Vivió Job después de esto ciento cuarenta años, y vio a sus hijos y a los hijos de sus hijos hasta la cuarta generación, 17 y murió Job anciano y colmado de días.

Después de la humillación de Job sigue la amonestación de sus amigos, que habían deducido la culpabilidad de aquél del hecho de sus sufrimientos. En consecuencia, deben ofrecer sacrificios en expiación de sus juicios temerarios. Job, por su parte, vuelve a aparecer como el siervo y amigo de Dios, y, como tal, se ofrece de intercesor por sus equivocados amigos. La humillación no puede ser mayor para éstos. Los tres amigos no habían considerado más que la superficie del problema. Job confió en la justicia divina y esperó en su Libertador l, y ahora se cumplen sus deseos: el Abogado que está en los cielos, y que es a su vez el Juez del universo, le ha rehabilitado plenamente, devolviéndole la salud; y en este sentido, en su carne vuelve a ver a Dios 2, es decir, a participar de su protección y benevolencia, recibiendo duplicada la hacienda perdida.
En este epílogo no se menciona a Elihú, cuyos discursos son, sin duda, una adición redaccional al drama primitivo; Elifaz, como primer interlocutor, es nombrado expresamente.
Recuperada la antigua prosperidad, vuelven a aparecer los parientes y antiguos amigos de Job, que le habían abandonado en la adversidad (v.11). En este detalle hay, sin duda, un rasgo irónico del hagiógrafo. No se menciona a la mujer de Job, que aparece en el prólogo. En recuerdo de su rehabilitación le ofrecen un presente de oro (v.11). Los hijos de Job son duplicados, como su hacienda; pero el número de las hijas es el mismo del prólogo, pues darle más hijas en la apreciación oriental antigua hubiera sido un castigo, ya que el signo de la bendición divina son los varones 3. Los nombres de las hijas expresan su singular belleza (v.15); y cosa singular, Job les dio herencia viviendo sus hermanos 4. Para colmo de felicidad, Job pudo ver a sus descendientes hasta la cuarta generación, y así vivió ciento cuarenta años (cuatro generaciones de treinta y cinco años) 5. José había visto tres generaciones 6, pero Job fue más colmado de días, muriendo en plena ancianidad, conforme a la fórmula consagrada en la literatura bíblica7.
Todas estas cifras reflejan el carácter convencional del libro, que está concebido en función de una tesis teológica bien definida: Dios, aunque pruebe al justo, al fin le hará justicia y le premiará. Y, al contrario, la tesis tradicional sobre la relación entre el sufrimiento y la culpabilidad queda descartada a la vista de la historia personal del paciente y justo varón de Hus, que sufrió para aquilatar su virtud en manos del enemigo del hombre, Satán. No encontramos, pues, en el libro de Job la verdadera solución al problema del sufrimiento del justo, la retribución en ultratumba. Esta perspectiva aparece por primera vez claramente enunciada en el libro alejandrino de la Sabiduría 8. En el drama de Job queda flotando el misterio de la Providencia, que permite que los justos sean probados y que los impíos prosperen en la vida presente.

1 19:24-27. 2 Job 19:26. 3 En 1Cr_25:5 aparece un personaje, Heimán, con 14 hijos y tres hijas. 4 En Num_27:8 se ordena dar herencia a las hijas caso de que éstas no hayan tenido hermanos varones. 5 Los LXX leen ciento setenta años. 6 Cf. Gen_50:23. 7 Cf. Gen_25:8; Gen_35:29. 8 Sab 3:1s.




King James Version (KJVO) (1611)



Chapter XLII.

1 Iob submitteth himselfe vnto God. 7 God preferring Iobs cause, maketh his friends submit themselues, & accepteth him. 10 He magnifieth & blesseth Iob. 16 Iobs age & death.
1 Then Iob answered the Lord, and said,
2 I know that thou canst doe euery thing, and that [ Or, no thought of thine can be hindred.] no thought can bee withholden from thee.
3 [ Job_38:2.] Who is he that hideth counsel without knowledge? therefore haue I vttered that I vnderstood not, things too wonderfull for me, which I knew not.
4 Heare, I beseech thee, and I will speake: I will demand of thee, and declare thou vnto me.
5 I haue heard of thee by the hearing of the eare: but now mine eye seeth thee.
6 Wherefore I abhorre my selfe, and repent in dust and ashes.
7 And it was so, that after the Lord had spoken these words vnto Iob, the Lord said to Eliphaz the Temanite, My wrath is kindled against thee, & against thy two friends: for ye haue not spoken of mee the thing that is right, as my seruant Iob hath.
8 Therefore take vnto you now seuen bullocks, and seuen rammes, and goe to my seruant Iob, and offer vp for your selues a burnt offring, and my seruant

[Iobs repentance, and felicitie.]

Iob shal pray for you, for [ Hebrew: his face or person.] him wil I accept: lest I deale with you after your folly, in that ye haue not spoken of mee the thing which is right, like my seruant Iob.
9 So Eliphaz the Temanite, and Bildad the Shuhite, and Zophar the Naamathite went, and did according as the Lord commanded them: the Lord also accepted [ Hebrew: the face of Iob.] Iob.
10 And the Lord turned the captiuitie of Iob, when he prayed for his friends: also the Lord [ Hebrew: added to Iob vnto the double.] gaue Iob twice as much as he had before.
11 Then came there vnto him all his brethren, and all his sisters, and all they that had bin of his acquaintance before, and did eat bread with him in his house: and they bemoned him, and comforted him ouer all the euill that the Lord had brought vpon him: euery man also gaue him a piece of money, and euery one an eare-ring of gold.
12 So the Lord blessed the latter end of Iob, more then his beginning: for he had fourteene thousand sheepe, and sixe thousand camels, and a thousand yoke of oxen, and a thousand shee asses.
13 He had also seuen sonnes, and three daughters.
14 And he called the name of the first, Iemima, and the name of the second, Kezia, and the name of the third, Keren-happuch.
15 And in all the land were no women found so faire as the daughters of Iob: and their father gaue them inheritance among their brethren.
16 After this liued Iob an hundred and fourtie yeeres, and saw his sonnes, and his sonnes sonnes, euen foure generations.
17 So Iob died being old, and full of dayes.

Nuevo Comentario Bíblico Siglo XXI (Editorial Mundo Hispano, 2019)



Reivindicación pública

Job ya ha sido reivindicado a los ojos de sus amigos, pero a los ojos de sus parientes y conciudadanos la señal de su reivindicación por parte de Dios debe ser la restauración de sus bienes. Son restaurados en doble porción (10-13); quizá eso signifique compensación por la pérdida inmerecida que había sufrido Job (cf. Exo. 22:4). El consuelo que Job ha recibido de su encuentro con Dios (ver nota anterior sobre el v. 6) se ve enriquecido por el consuelo que recibe de sus parientes (11). Los regalos de dinero y de pendientes de oro (11) son muestras de estima más que obsequios para restaurar su riqueza, porque él ya había vuelto a prosperar (10). Tan rico vuelve a ser que hay bastante herencia aun para que la compartan sus hijas (por lo general las hijas heredaban únicamente cuando no había herederos varones; Núm. 27). El epílogo concluye con una nota típica de las narraciones patriarcales del Gén.: Su muerte en la ancianidad, lleno de años, es la bendición final de Dios. Con esta escena volvemos al tono pastoril idílico con que comenzó el li bro. Dentro de aquel mundo estilizado, tan distante del nuestro, ha sucedido un drama humano profundo que pertenece a todas las épocas.

David J. A. Clines

La Biblia de Nuestro Pueblo (Liturgical Press, 2006),

Epílogo. El libro concluye con un epílogo en prosa. Job es reivindicado por Dios. La conclusión se desarrolla en tres escenas: 1. Dios censura a Elifaz y a sus dos compañeros: «no han hablado rectamente de mí, como lo ha hecho mi siervo Job» (7). Esto es tan irónico como importante. Y para más énfasis, se repite en el versículo siguiente. Si los amigos quieren evitar el castigo, tienen que pedir perdón a Job; éste lo concede y Dios lo acepta. 2. Además del honor, Dios devuelve a Job sus propiedades (10s), aunque nunca las ha mencionado ni pedido. Familiares y amigos vienen ahora a darle verdadero consuelo. 3. Finalmente, Dios bendice a Job (12-17) con nuevos ganados (doble cantidad de la que tenía antes), y con una nueva familia: siete hijos y tres hijas cuyos nombres reflejan su atractivo, Jemimah (Paloma), Keziah (Acacia) y Keren-happuch (Azabache). Job muere feliz, lleno de años y rodeado de sus hijos e hijas hasta la tercera generación.

Dios Habla Hoy (Sociedades Bíblicas Unidas, 1996)



Dios Habla Hoy 1996 Notes:



[1] 42.5 Lo más importante para Job no es haber puesto en claro la doctrina sobre la retribución, sino haberse encontrado con Dios y haber establecido una nueva relación personal con él.

[2] 42.7-9 La retractación de Job no quiere decir que sus amigos tenían razón. Al contrario: él debe interceder por quienes lo habían injuriado y no habían dicho la verdad acerca de Dios.

[3] 42.10 Job 1.1-3.

[4] 42.12 El doble de lo que tenía antes: cf. 1.3.

[5] 42.14 En heb., Jemimá significa paloma.

[6] 42.14 En heb., Quesiá significa canela.

[7] 42.14 En heb., Queren-hapuc significa pomo de cosméticos.

[8] 42.15 En Israel, las hijas no recibían herencia sino en casos especiales (cf. Nm 27.1-11; 36.1-13).

[9] 42.16-17 Cf. Gn 25.7-8; 35.28-29. Ciento cuarenta: Según Sal 90.10, la vida normal del ser humano son setenta años.

Sagrada Biblia (Conferencia Episcopal Española, 2011)

*42:7-17 Termina el libro con esta parte narrativa, que, salvo en algunos detalles, empalma directamente con el prólogo, formando entre ambas partes el núcleo de un cuento popular, conocido incluso fuera del Oriente Próximo.

Torres Amat (1825)



[11] Todos sus parientes, quienes antes lo abandonaron. Job 19, 13-14.

[14] Por serbella como la luz del día.

[14] Por ser preciosa como la canela olorosa.

[14] A causa de su brillante colorido.

Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros


NOTAS

42:13 El Targ. dice «catorce hijos».

Nueva Biblia de Jerusalén (Desclée, 1998)


NOTAS

42:13 El Targ. dice «catorce hijos».

Biblia Textual IV (Sociedad Bíblica Iberoamericana, 1999)

siete hijos y tres hijas... → §246.

Nueva Versión Internacional (SBI, 1999)

[b] catorce. Alt. siete.