Y llamó Dios a lo seco "tierra", y al conjunto de las aguas lo llamó "mar"; y vio Dios que estaba bien.

(Genesis 1,10)

© Biblia Jerusalén (1998)

Patrocinio