Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo animal viviente que repta y que hacen bullir las aguas según sus especies, y todas las aves aladas según sus especies; y vio Dios que estaba bien;

(Genesis 1,21)

© Biblia Jerusalén (1998)

Patrocinio