Hch 3,24

Tras expulsar al hombre, puso delante del jardín de Edén querubines* y la llama de espada vibrante, para guardar el camino del árbol de la vida.
Ver contexto