Luc 4,1

Jesús, lleno de Espíritu Santo*, se volvió del Jordán y fue conducido por el Espíritu al desierto.
Ver contexto