Habacuc  3, 10-11

te ven y se espantan los montes, pasa un diluvio de agua, el abismo* alza su voz, levanta en alto sus manos. Sol y luna se paran donde están, a la luz de tus raudas saetas, al fulgor deslumbrante de tu lanza.
Ver contexto