Ester  10 Biblia Jerusalén (1998) | 3 versitos |
1 El rey Asuero impuso un tributo al país y a las islas del mar.
2 Todas las obras de su poder y su vigor y el relato del encumbramiento de Mardoqueo, a quien el rey enalteció, ¿no están escritas en las Crónicas de los reyes de los medos y los persas?
3 Pues el judío Mardoqueo era el segundo después del rey, persona importante entre los judíos, amado por la multitud de sus hermanos, preocupado por el bien de su pueblo y procurador de la paz de su raza. (a) Mardoqueo dijo: "¡De Dios ha venido todo esto! (b) Porque haciendo memoria del sueño que tuve, ninguna de aquellas cosas ha dejado de cumplirse: (c) ni la pequeña fuente, convertida en río, ni la luz, ni el sol, ni el agua abundante. El río es Ester, a quien el rey hizo esposa y reina. (d) Los dragones somos yo y Amán. (e) Los pueblos son los que se reunieron para destruir el nombre judío. (f) Mi pueblo es Israel, que clamó a Dios y fue salvado. Salvó el Señor a su pueblo, el Señor nos liberó de todos estos males; obró Dios grandes señales y prodigios como nunca los hubo en los demás pueblos. (g) Por eso, Dios ha marcado dos suertes: una para su pueblo y otra para los pueblos restantes; (h) y estas dos suertes se han cumplido en la hora, ocasión y día determinados en presencia de Dios y de todos los pueblos. (i) Dios entonces se acordó de su pueblo y dictó sentencia a favor de su heredad; (k) para éstos, los días catorce y quince del mes de Adar serán días de asamblea, de alegría y gozo delante de Dios, por todas las generaciones para siempre, en su pueblo Israel." EST 10:3 l En el año cuarto del reinado de Tolomeo y Cleopatra, Dositeo, que decía ser sacerdote y levita, y su hijo Tolomeo, trajeron la presente carta relativa a los Purim. Aseguraron que era auténtica y que había sido traducida por Lisímaco, hijo de Tolomeo, de la ciudad de Jerusalén.]

Patrocinio

 
 

Introducción a Ester 

El libro de Ester, como el de Judit, refiere una liberación de la nación por medio de una mujer. Los judíos establecidos en Persia se ven amenazados de exterminio por el odio de un visir omnipotente, Amán, y se salvan gracias a la intervención de Ester, joven compatriota que ha llegado a reina, dirigida a su vez por su tío Mardoqueo. La situación se vuelve del revés: Amán es ahorcado, Mardoqueo ocupa su lugar, los judíos exterminan a sus enemigos. Se instituye la fiesta de los Purim para conmemorar esta victoria y se recomienda a los judíos que la celebren todos los años.

La narración hace ver claramente la hostilidad de que eran objeto los judíos en el mundo antiguo, a causa de la singularidad de su vida, que les ponía en conflicto con las leyes del príncipe (compárese la persecución de Antíoco Epífanes); su nacionalismo exacerbado es una reacción de defensa. Su violencia choca desagradablemente, pero no debemos perder de vista que el libro es anterior a la revelación cristiana. También se ha de tener en cuenta el elemento literario: las intrigas de harén y las degollinas sólo sirven para la presentación dramática de una tesis que es una tesis religiosa. La exaltación de Mardoqueo y de Ester y la liberación consiguiente recuerdan la historia de Daniel y, sobre todo, la de José, oprimido y luego exaltado para la salvación de su pueblo. En la narración del Génesis a propósito de José, Dios no manifiesta externamente su poder y, sin embargo, dirige los acontecimientos. Del mismo modo, la Providencia gobierna todas las peripecias del drama en el libro hebreo de Ester, que evita nombrar a Dios. Lo saben los actores y ponen toda su confianza en Dios, que llevará a cabo su plan de salvación, incluso aunque fallen los instrumentos humanos que ha escogido, ver Est_4:3-17 que da la clave del libro. Las adiciones griegas tienen un tono más religioso (son las que han proporcionado todos los pasajes de Ester utilizados por la liturgia), pero se limitan a hacer explícito lo que el autor hebreo dejaba adivinar.

La versión griega existía el 114 (ó 78) a. C., en que fue enviada a Egipto para autenticar la fiesta de los Purim, Est_10:31. El texto hebreo es anterior; según 2Ma_15:36, los judíos de Palestina celebraban, el 160 a. C., un «día de Mardoqueo», que supone conocida la historia de Ester, y probablemente, el mismo libro. Éste pudo haber sido compuesto en el segundo cuarto del siglo II a. C. Su relación original con la fiesta de los Purim no es segura: el pasaje de Est_9:20-32 es de estilo diferente y parece ser añadidura. Los orígenes de la fiesta son oscuros y es posible que el libro haya sido posteriormente relacionado con ella (2Ma_15:36 no da el nombre de «Purim» al «día de Mardoqueo») y haya servido para justificarla históricamente.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


NOTAS

10:2 El griego atribuye al rey la redacción de este escrito.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ma_15:14

NOTAS

10:3 Este último v. del hebreo y el final del texto griego tienden a considerar el libro más como «el libro de Mardoqueo» que como «el libro de Ester», ver Est_9:4. Mardoqueo, iluminado por Dios, lo ha dirigido todo. Él es «el Judío» por excelencia, como Judit será «la Judía». A la fiesta conmemorativa se la llamó al principio «el día de Mardoqueo», 2Ma_15:36.

10:3i La recensión lucianea da aquí el texto de una breve acción de gracias: «Y todo el pueblo gritó y lanzó grandes clamores: Bendito seas tú, Señor, tú que te acuerdas de las alianzas celebradas con nuestros antepasados. Amén».

10:3l Este apéndice al texto griego nos da a conocer que la comunidad judía egipcia había recibido el libro de Ester de la comunidad de Palestina, ver 2Ma_2:14-16. Pero en él no se menciona a las autoridades de Jerusalén, y se llega a sentir una cierta vacilación ante ese Dositeo «que decía ser sacerdote y levita». El Tolomeo de que se trata debe ser Tolomeo VIII, cuya esposa se llamaba Cleopatra, lo que señala la fecha del 114 a. C.