Deuteronomio  18 Biblia Jerusalén (1998) | 22 versitos |
1 Los sacerdotes levitas, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad con Israel: comerán de los manjares ofrecidos a Yahvé y de su heredad.
2 No tendrá heredad entre sus hermanos; Yahvé es su heredad, como él le dijo.
3 Éste será el derecho de los sacerdotes sobre el pueblo, sobre aquellos que ofrezcan un sacrificio de ganado mayor o de ganado menor: se dará al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar.
4 Le darás las primicias de tu trigo, de tu mosto y de tu aceite, así como las primicias del esquileo de tu ganado menor.
5 Porque a él le ha elegido Yahvé tu Dios de entre todas las tribus para ejercer su ministerio en el nombre de Yahvé, él y sus hijos para siempre.
6 Si el levita llega de una de tus ciudades de todo Israel donde reside, y entra, porque lo desea con toda su alma, en el lugar que elija Yahvé,
7 oficiará en el nombre de Yahvé su Dios, como todos sus hermanos levitas que están allí en presencia de Yahvé;
8 comerá una porción igual a la de ellos, aparte de lo que obtenga por la venta de su patrimonio.
9 Cuando hayas entrado en la tierra que Yahvé tu Dios te da, no aprenderás a cometer abominaciones como las de esas naciones.
10 No ha de haber dentro de ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique la adivinación, la astrología, la hechicería o la magia,
11 ningún encantador, ni quien consulte espectros o adivinos, ni evocador de muertos.
12 Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahvé tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahvé tu Dios a esas naciones a tu llegada.
13 Serás íntegro con Yahvé tu Dios.
14 Porque esas naciones que vas a desalojar escuchan a astrólogos y adivinos, pero a ti Yahvé tu Dios no te permite semejante cosa.
15 Yahvé tu Dios te suscitará, de en medio de ti, de entre tus hermanos, un profeta como yo: a él escucharéis.
16 Es exactamente lo que tú pediste a Yahvé tu Dios en el Horeb, el día de la asamblea, diciendo: "No volveré a escuchar la voz de Yahvé mi Dios, ni veré más ese gran fuego, para no morir".
17 Y Yahvé me dijo a mí: "Bien está lo que han dicho.
18 Yo les suscitaré, de en medio de sus hermanos, un profeta semejante a ti, pondré mis palabras en su boca, y él les dirá todo lo que yo le mande.
19 Si un hombre no escucha mis palabras, las que ese profeta pronuncie en mi nombre, yo mismo le pediré cuentas de ello.
20 Pero si el profeta tiene la presunción de decir en mi nombre una palabra que yo no le he mandado decir, o si habla en nombre de otros dioses, ese profeta morirá."
21 Y si dices en tu corazón: "¿Cómo reconoceremos la palabra que no ha dicho Yahvé?"
22 Si el profeta habla en nombre de Yahvé, y no sucede ni se cumple la palabra, es que Yahvé no ha dicho tal palabra; el profeta lo ha dicho por presunción; no le tengas miedo.

Patrocinio

 
 

Introducción a Deuteronomio 

*

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm 18

NOTAS

18 Según el Dt, todos los miembros de la tribu de Leví son hábiles para el sacerdocio -de donde la expresión «sacerdotes levitas», ver Deu_21:5; Deu_24:8; Deu_31:9; ver también Deu_17:9 y Deu_17:18-, pero no pueden ejercer las funciones sacerdotales más que en Jerusalén, Deu_18:6-7, donde viven del altar, Deu_18:1-5. Siendo de hecho demasiado numerosos para servir todos en el santuario, muchos viven en provincia, donde son encomendados, como el extranjero, la viuda y el huérfano, a la caridad de los israelitas, Deu_12:18-19, etc. La distinción entre sacerdotes y levitas, sus servidores, no existe, pues, todavía, pero está ya preparada por la distinción de hecho entre los que sirven en el santuario central y los miembros de la tribu dispersos por el país.

18:1 «manjares ofrecidos», en hebr 'isseh; aquí y en 1Sa_2:28, este vocablo designa simplemente los manjares ofrecidos a la divinidad (de los que los sacerdotes reciben una parte). En el Lv en la tradición sacerdotal se le da un sentido menos material, relacionándolo con la palabra 'es, fuego, de donde «sacrificio por el fuego», y la consiguiente traducción por «manjar abrasado», ver Lev_1:9+.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_44:28-29


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_6:7 [Lev_6:14]; Núm_18:8-24

NOTAS

18:3 Precisiones que permitirán evitar abusos, como los de los hijos de Elí en Siló, 1Sa_2:13.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Re_23:9+


NOTAS

18:8 Esta terminación del v. es oscura. Tal vez se hacía necesario impedir que se valoraran los bienes personales de los levitas para disminuir su parte en el santuario. -De hecho, la disposición que otorgaba los mismos derechos a todos los levitas no se aplicó nunca, ver 2Re_23:9+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_18:21+; Lev_19:31+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_12:6+; Mat_17:5


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_3:22-23; Hch_7:37; Jua_1:21+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_4:12; Jua_12:49-50

NOTAS

18:18 Paralelamente a la institución de la realeza de que habla Deu_17:14-20, se trata aquí de la institución del profetismo, que Moisés atribuye a Yahvé con ocasión de la teofonía del Horeb, ver Éxo_20:19-21 y Deu_5:23-28, institución a la que aluden, en el NT, San Pedro, Hch_3:22-26, y San Esteban, Hch_7:37. Basándose en este texto del Dt, los judíos esperaban al Mesías como un nuevo Moisés, ver Jua_1:21+. El evangelio de San Juan subrayará el paralelismo entre Jesús y Moisés, ver Jua_1:17+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_3:19; Eze_33:9


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_13:1-6; Jer_14:14-16


NOTAS

18:21 ¿Cómo distinguir entre verdaderos y falsos profetas? Para resolver esta inquietante cuestión (ver 1 R 22; Jr 28), hay dos criterios: fidelidad a la doctrina yahvista, ver Dt 13, y cumplimiento de las cosas anunciadas, aquí Deu_18:22.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Re_22:28; Jer_28:9; Eze_2:5; Eze_33:33