I Juan 5 Biblia Jerusalén (1998) | 21 versitos |
1 Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama a aquel que da el ser amará también al que ha nacido de él.
2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos.
3 Pues el amor a Dios consiste en guardar sus mandamientos. Y sus mandamientos no son pesados,
4 pues todo lo nacido de Dios vence al mundo. Y esta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.
5 ¿Quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?
6 Este es el que vino con agua y con sangre: Jesucristo; no solamente con el agua, sino con el agua y con la sangre. Y es el Espíritu quien da testimonio, porque el Espíritu es la Verdad.
7 Pues tres son los que dan testimonio:
8 el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres convergen en lo mismo.
9 Si aceptamos el testimonio de los hombres, mayor es el testimonio de Dios. Este es, pues, el testimonio de Dios, que ha testimoniado acerca de su Hijo.
10 Quien cree en el Hijo de Dios posee el testimonio dentro de sí. Quien no cree a Dios le hace mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo.
11 Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo.
12 Quien tiene al Hijo, tiene la Vida; quien no tiene al Hijo de Dios, no tiene la Vida.
13 Os he escrito estas cosas a los que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que os deis cuenta de que tenéis Vida eterna.
14 Esta es la confianza plena que tenemos en él: que si le pedimos algo según su voluntad, nos escucha.
15 Y si sabemos que nos escucha cuanto le pedimos, sabemos que tenemos conseguido lo que hayamos pedido.
16 Si alguno ve que su hermano comete un pecado que no es de muerte, pida y le dará vida - a los que cometan pecados que no son de muerte pues hay un pecado que es de muerte, por ése no digo que pida -.
17 Toda iniquidad es pecado, pero hay pecados que no llevan a la muerte.
18 Sabemos que todo el que ha nacido de Dios no peca, sino que el Engendrado de Dios le guarda y el Maligno no le toca.
19 Sabemos que somos de Dios y que el mundo entero yace en poder del Maligno.
20 Pero sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado inteligencia para conocer al Verdadero. Nosotros estamos en el Verdadero, en su Hijo Jesucristo. Este es el Dios verdadero y la Vida eterna.
21 Hijos míos, guardaos de los ídolos...

Patrocinio

 
 

Introducción a I Juan

Epístolas de San Juan.
Con este título se designan tres escritos atribuidos a San Juan al igual que el cuarto Evangelio y el Apocalipsis. Se les llama Cartas o Epístolas por su forma literaria, que es más clara en el segundo y tercer escrito, pero que también está presente en el primero («os escribo», 1Jn_2:14). La primera tiene cinco capítulos; las otras dos son escritos muy breves de apenas media página cada una. A continuación indicamos unos breves rasgos de cada una de las epístolas.

Primera epístola de San Juan.
Por su relación estrecha con el cuarto Evangelio, de cuya teología vive nuestro escrito, la primera epístola es uno de los documentos más importantes del Nuevo Testamento. Se presenta como un testimonio apostólico que invita a la comunión con el Padre y con el Hijo y a la comunión entre los creyentes.

La estructura de este prodigioso escrito ha sido objeto de muchas aproximaciones. Una de las más aceptadas divide la epístola de la siguiente manera:

-Prólogo, 1Jn_1:1-4 : Anuncio de la palabra de vida fuente de la comunión.

-Primer desarrollo de los criterios y formas de vivir la comunión, 1:5-2:28. Bajo el principio «Dios es luz» se contemplan las exigencias de «Vivir en la luz» (no pecar, amar al hermano, mantenerse en la recta fe, preferir el amor del Padre al amor del mundo y guardarse de los anticristos).

-Segundo desarrollo de los criterios y formas de vivir la comunión, 2:29-4:6. Bajo el principio «Dios es Padre justo que nos otorga el don de la filiación divina», se recuerdan las implicaciones de «Vivir como hijos de Dios» (romper con el pecado, amar al hermano, confiar en Dios que está por encima de nuestra conciencia, y guardarse de los anticristos).

-Tercer desarrollo de los criterios y formas de vivir la comunión, 4:7-5:13. Bajo el principio «Dios es amor», el autor se remonta a las fuentes de la fe y del amor, alternando las proclamaciones del misterio redentor (el amor de Dios en el envío del Hijo y el don del Espíritu Santo) y las exhortaciones a amar a Dios y a los hermanos. La fe se hace testimonio.

Adiciones, 1Jn_5:14-21 : Oración por los pecadores, certezas de la fe y exhortación a guardarse de los ídolos.

El escrito no nos proporciona datos sobre su autor, que unas veces habla en plural, como representando al grupo apostólico o a la comunidad de creyentes, y otras veces habla en singular de una forma que pone de relieve su cualidad de padre espiritual de la comunidad.

La atribución de este escrito al apóstol San Juan está motivada por su afinidad con el cuarto Evangelio (Palabra, Encarnación, Mandamiento Nuevo, etc.). Ciertamente la epístola ha nacido en el círculo de la comunidad joánica.

La Teología se centra en el misterio redentor: Dios Padre que nos ha dado a su Hijo como Salvador del mundo, 1Jn_4:9-10, 1Jn_4:14, y que nos ha dado de su Espíritu, 1Jn_4:13; ver 1Jn_3:24. Un énfasis especial se pone en la afirmación de que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, 1Jn_5:13, y que ha venido en carne, 1Jn_4:2. La fe y el amor aparecen como la síntesis del cristianismo, 1Jn_3:23; 1Jn_4:21. La comunidad cristiana está ungida por el Santo, 1Jn_2:20, 1Jn_2:27. El autor habla de la promesa de la vida eterna, 1Jn_2:25, y vive de la escatología futurista (segunda venida de Cristo: 1Jn_2:28), pero considera ya presente el don de la Comunión, 1Jn_1:3.

El escrito hace referencia al hecho de que un grupo se ha separado de la comunidad, 1Jn_2:19. El autor ve en los disidentes una influencia del espíritu del error, 1Jn_4:6, y los califica de anticristos por sus errores cristológicos (negar que Cristo ha venido en carne: 1Jn_4:2-3); asimismo los califica como seguidores de Caín (por odiar a los hermanos: 1Jn_3:12-15).

La fecha de composición del escrito está en función de la asignada al cuarto Evangelio. Para algunos autores la epístola sería anterior y como una presentación del Evangelio. Para otros, la epístola supone ya la publicación del Evangelio. Una datación en torno a los últimos años de siglo I puede dar razón de los diversos datos.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_1:3+

NOTAS

5:1 El que ama a Dios ama también a los hijos de Dios. El amor de Dios se consuma en el amor al prójimo, criterio de su sinceridad, 1Jn_3:14, 1Jn_3:17; 1Jn_4:20, y primero de los mandamientos a los que el amor de Dios nos obliga, vv. 1Jn_5:2-3; ver 1Jn_2:3-5; 1Jn_3:22-24; Jua_13:34+; Jua_15:10-14; Mat_22:36-40 p; Rom_13:9; Gál_5:14. La fe, por tanto, es la que finalmente juzga del amor, la fe por la que el hombre nace de Dios, 1Jn_3:1; Jua_1:12+.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_13:9; 2Jn_1:6; Gál_5:14; 1Jn_3:23; Deu_30:11; Mat_11:30

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_16:33; 1Jn_2:14+

NOTAS

5:5 Ver Rom_1:4+. Esta conclusión brota de dos principios: todo el que cree ha nacido de Dios, v. 1Jn_5:1; el que ha nacido de Dios es vencedor del mundo, v. 1Jn_5:4.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_19:34

[2] Jua 4+

[3] Jua_1:33+; Jua_14:26+; 1Jn_2:20, 1Jn_2:27

NOTAS

5:6 El agua y la sangre que manaron del costado de Jesús, cuando fue abierto por la lanza.

NOTAS

5:7 El texto de los vv. 1Jn_5:7-8 está recargado en la Vulg. por un inciso (más abajo, entre paréntesis) ausente de los mss griegos antiguos, de las antiguas versiones y de los mejores mss de la Vulg. , y que parece una glosa marginal introducida tardíamente en el texto: «Pues tres son los que dan testimonio (en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo, y estos tres son uno; y tres son los que dan testimonio en la tierra): el Espíritu, el agua y la sangre, y estos tres son uno».

NOTAS

5:8 Los tres testimonios son convergentes. La sangre y el agua se juntan con el Espíritu, 1Jn_2:20+,27; Jua_3:5; 4+, para dar testimonio, ver Jua_3:11+, en favor de la misión del Hijo que da la vida, v. 1Jn_5:11; Jua_3:15+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_5:32, Jua_5:37

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_3:33

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_3:11+

[2] Jua_1:4; Jua_5:21; Jua_5:26; 1Jn_1:2; 1Jn_5:20

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_1:12; Jua_20:31

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_7:7 p; Jua_14:13-14; 1Jn_3:22

NOTAS

5:14 Como en el evangelio, ver Jua 21, la conclusión, que debería dar fin al escrito, es seguida de una nota adicional.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Stg_5:19

[2] Jua_15:22-24

NOTAS

5:16 Los destinatarios de la epístola se hallaban sin duda informados respecto de este pecado de gravedad excepcional. Se trata quizá del pecado contra el Espíritu, contra la verdad, ver Mat_12:31+, o de la apostasía de los anticristos, 1Jn_2:18-29; Heb_6:4-8, etc.

NOTAS

5:17 «que no llevan a la muerte» (lit.: «no para muerte»); var. (Vulg. ): «que es de muerte».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_1:3+

[2] 1Jn_3:6+

[3] 1Jn_2:13+; Jua_17:15

NOTAS

5:18 (a) Tres frases que comienzan con «Sabemos» recapitulan las grandes certidumbres y esperanzas cristianas expuestas en la epístola.

5:18 (b) Jesús, ver Jua_1:13, Jua_1:18. -Var. (Vulg. ): «la generación».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_24:7

[2] Jua_17:3

[3] 1Jn_1:2

NOTAS

5:20 Dios, el único verdadero, Jua_17:3+; ver Jua_8:31; 1Ts_1:9; Apo_3:14, y el único verdaderamente conocido por lo que es: Vida y Amor.

NOTAS

5:21 Último encarecimiento originado por la evocación del único Verdadero. -Los «ídolos», sin duda en sentido metafórico, pueden designar el paganismo, o también los «ídolos del corazón» (Qumrán) que desvían al hombre de la verdadera fe y el verdadero amor. - Vulg. añade: «Amén».