I Tesalonicenses 1 Biblia Jerusalén (1998) | 10 versitos |
1 Pablo, Silvano y Timoteo a la iglesia de los Tesalonicenses, en Dios Padre y en el Señor Jesucristo. A vosotros gracia y paz.
2 En todo momento damos gracias a Dios por todos vosotros, recordándoos sin cesar en nuestras oraciones.
3 Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre el obrar de vuestra fe, el trabajo difícil de vuestra caridad, y la tenacidad de vuestra esperanza en Jesucristo nuestro Señor.
4 Conocemos, hermanos queridos de Dios, vuestra elección;
5 ya que os fue predicado nuestro Evangelio no sólo con palabras sino también con poder y con el Espíritu Santo, con plena persuasión. Sabéis cómo nos portamos entre vosotros en atención a vosotros.
6 Por vuestra parte, os hicisteis imitadores nuestros y del Señor, abrazando la palabra con gozo del Espíritu Santo en medio de muchas tribulaciones.
7 De esta manera os habéis convertido en modelo para todos los creyentes de Macedonia y de Acaya.
8 Partiendo de vosotros, en efecto, ha resonado la palabra del Señor y vuestra fe en Dios se ha difundido no sólo en Macedonia y en Acaya, sino por todas partes, de manera que nada nos queda por decir.
9 Ellos mismos cuentan de nosotros cuál fue nuestra entrada a vosotros, y cómo os convertisteis a Dios, tras haber abandonado los ídolos, para servir a Dios vivo y verdadero,
10 y esperar así a su Hijo Jesús que ha de venir de los cielos, a quien resucitó de entre los muertos y que nos salva de la ira venidera.

Patrocinio

 
 

Introducción a I Tesalonicenses

I y II Tesalonicenses.
Las primeras cronológicamente están dirigidas a los Tesalonicenses, evangelizados por San Pablo en el curso de su segundo viaje, Hch_17:1-10, otoño del 49 a primavera del 50. Obligado por los ataques de los judíos a salir para Berea, desde donde llegó a Atenas y Corinto, de esta última ciudad escribió sin duda 1 Ts en el verano del 50. Silas y Timoteo están con él, y las buenas noticias traídas por este último después de una segunda visita a Tesalónica, sirven de ocasión a Pablo para desahogar su corazón, 1-3; siguen algunas exhortaciones prácticas, 1Ts_4:1-12; 1Ts_5:12-28, entre las que se incluye una respuesta respecto de la suerte de los difuntos y de la Parusía de Cristo, 4:13-5:11. 2 Ts, escrita sin duda en Corinto algunos meses más tarde (2Ts_2:15), contiene además de exhortaciones prácticas, 1; 2:13-3:15, nuevas instrucciones sobre la fecha de la Parusía y los signos que la han de preceder, 2Ts_2:1-12.

2 Ts presenta sorprendentes semejanzas literarias con 1 Ts, hasta el punto que algunos críticos han visto en ella la obra de un falsario que se habría inspirado en San Pablo imitando su estilo. Pero resulta difícil comprender el motivo de tal falsificación, y es mucho más sencillo pensar que el mismo Apóstol, queriendo corregir algunos aspectos de su enseñanza escatológica mal comprendidos, 1Ts_5:2-9, haya escrito esta segunda carta repitiendo las fórmulas de la primera. Ambos escritos no se contradicen, sino que se completan; y su autenticidad queda asimismo bien testificada por la antigua tradición de la Iglesia.

Aparte del interés que ofrecen por presentar ya en germen muchos de los temas que se repetirán en ulteriores epístolas, éstas son importantes sobre todo por su doctrina sobre la escatología. En esta primera etapa de su apostolado, el pensamiento del Apóstol aparece enteramente centrado en la resurrección de Cristo y en su venida gloriosa que traerá la salvación a los que hayan creído en él, aun cuando hubieran ya muerto, 1Ts_4:13-18. Describe esta venida gloriosa según las tradiciones de la apocalíptica judía y del cristianismo primitivo (discurso escatológico de los Sinópticos, sobre todo de Mt). Conforme a las enseñanzas de Jesús, ora insiste en la inminencia imprevisible de esta venida, que exige vigilancia, 1Ts_5:1-11, hasta el punto de producir la impresión de que él y ellos la verán en vida, 1Ts_4:17, ora tanquiliza a sus fieles inquietos por esta perspectiva, recordándoles que no ha llegado aún el Día y que ha de ser precedido de algunos signos, 2Ts_2:1-12. Éstos ya no son tan claros para nosotros como debieron serlo para los primeros lectores. Parece que Pablo se imagina al Anticristo como un individuo que vendrá en los últimos tiempos. En cuanto al obstáculo «que ahora le retiene», 2Ts_2:6, algunos intérpretes han visto en él al imperio romano, otros a la predicación evangélica, pero nada hay de cierto.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ts_1:1-2; Rom 1+; Hch_15:22+; Hch_16:1+

NOTAS

1:1 Adic.: «de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo», ver 2Ts_1:2.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_2:13-14

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_13:13+; 1Ts_5:8; Apo_2:2

NOTAS

1:3 Pablo ve estas tres disposiciones cristianas, 1Co_13:13+, actuando en la vida de la Iglesia y en cada una de ellas subraya una cualidad apropiada para circunstancias difíciles.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_2:4; 1Ts_2:13

[2] Hch_1:8+

NOTAS

1:5 Var.: «el Evangelio de Dios» o «de nuestro Dios». -El Evangelio no es solamente la predicación; es toda la economía nueva de la salvación, Gál_1:7+, cuya eficacia asegura el Espíritu.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ts_3:7+; Mat_13:20-21; Hch_17:1-9; Rom_14:17; Gál_5:22

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_9:2

[2] Rom_1:8

NOTAS

1:8 Aun teniendo en cuenta la exageración, se entiende que la vida de los cristianos, conforme al Evangelio, asegura por sí misma la difusión de su fe: es una forma de la palabra de Dios.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_3:19+; Hch_14:15

[2] Jer_10:10

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_4:16-17

[2] Mat_3:7+; Rom_1:18; Rom_2:5 s

NOTAS

1:10 Los vv. 1Ts_1:9-10 parecen recapitular en un resumen muy denso frases repetidas en la predicación. Dos datos centrales constituían el Evangelio predicado por Pablo: una vigorosa afirmación del monoteísmo, Mar_12:29+; 1Co_8:4-6; 1Co_10:7, 1Co_10:14; Gál_4:8-9; etc. , y una cristología que insistía en el retorno del Señor resucitado, ver 1Co_1:7; 1Co_15:23+. -Nótese el título «su Hijo» aplicado a Jesús desde la primera carta de Pablo.