Exodo  19 Biblia Jerusalén (1998) | 25 versitos |
1 Al tercer mes de la salida del país de Egipto, ese mismo día, los israelitas llegaron al desierto de Sinaí.
2 Partieron de Refidín, llegaron al desierto de Sinaí y acamparon en el desierto. Israel acampó allí, frente al monte.
3 Moisés subió al monte de Dios y Yahvé lo llamó desde el monte, y le dijo: "Habla así a la casa de Jacob y anuncia esto a los hijos de Israel:
4 "Vosotros habéis visto lo que he hecho con los egipcios, y cómo os he llevado sobre alas de águila y os he traído a mí.
5 Ahora, pues, si de veras me obedecéis y guardáis mi alianza, seréis mi propiedad personal entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra;
6 seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa." Éstas son las palabras que has de decir a los israelitas."
7 Moisés fue y convocó a los ancianos del pueblo y les expuso todas estas palabras que Yahvé le había mandado.
8 Todo el pueblo a una respondió: "Haremos todo cuanto ha dicho Yahvé." Moisés transmitió a Yahvé las palabras del pueblo.
9 Yahvé dijo a Moisés: "Yo me acercaré a ti en una densa nube para que el pueblo me oiga hablar contigo, y así te crea para siempre." Y Moisés refirió a Yahvé las palabras del pueblo.
10 Yahvé dijo a Moisés: "Ve al pueblo y que se purifiquen hoy y mañana; que laven sus vestidos
11 y estén preparados para el tercer día; porque el tercer día descenderá Yahvé sobre el monte Sinaí a la vista de todo el pueblo.
12 Señala un límite alrededor del monte, y di: Guardaos de subir al monte o de tocar su falda. Quien toque el monte morirá.
13 Nadie pondrá la mano sobre el culpable; será apedreado o asaeteado, sea hombre o animal; no quedará con vida. Sólo cuando suene el cuerno podrán subir al monte."
14 Moisés bajó del monte, adonde estaba el pueblo, lo purificó y ellos lavaron sus vestidos.
15 Y dijo al pueblo: "Estad preparados para el tercer día; no os acerquéis a vuestra mujer."
16 El tercer día, al rayar el alba, hubo truenos y relámpagos y una densa nube sobre el monte y un fuerte sonido de trompeta. Todo el pueblo, en el campamento, se echó a temblar.
17 Moisés hizo salir al pueblo del campamento, al encuentro de Dios, y se detuvieron al pie del monte.
18 Todo el monte Sinaí humeaba, porque Yahvé había descendido sobre él en el fuego. Subía el humo como el de un horno, y todo el monte retemblaba con violencia.
19 El sonar de la trompeta se hacía cada vez más fuerte; Moisés hablaba y Dios le respondía con el trueno.
20 Yahvé bajó al monte Sinaí, a la cumbre del monte, y llamó a Moisés a la cima del monte, y Moisés subió.
21 Yahvé dijo a Moisés: "Baja y advierte al pueblo que no traspase las límites para ver a Yahvé, porque morirían muchos de ellos.
22 Los sacerdotes que se acerquen a Yahvé deben purificarse también, para que Yahvé no irrumpa contra ellos."
23 Moisés respondió a Yahvé: "El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque nos has advertido, diciendo: Señala un límite alrededor del monte y decláralo sagrado."
24 Yahvé le dijo: "Anda, baja, y luego subes con Aarón; pero los sacerdotes y el pueblo no traspasarán las lindes para subir hacia Yahvé, a fin de que él no irrumpa contra ellos."
25 Bajó, pues, Moisés adonde estaba el pueblo y les dijo...

Patrocinio

 
 

Introducción a Exodo 

*

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


NOTAS

19 Esta extensa sección es sobre todo de redacción sacerdotal: Éxo_19:1-2 a; Éxo 24:15b-31:18a; Éxo_34:29 hasta el final del libro. Luego hay que separar 20:22—23:33, el Código de la Alianza, que ha sido relacionado secundariamente con el Sinaí. El resto procede de fuentes antiguas en las que a veces resulta difícil la distinción entre yahvista y elohísta. En su composición final, la alianza mosaica sella la elección del pueblo y las promesas ya hechas en Éxo_6:6-8, así como la alianza con Abrahán, recordada en Éxo_6:5 confirmó las primeras promesas, Gn 17. Pero la alianza con Abrahán se había concluido con un solo individuo (si bien alcanzaba a su descendencia) y no contenía más que una sola prescripción, la circuncisión. La alianza del Sinaí compromete a todo el pueblo, que recibe una Ley: el Decálogo y el Código de la Alianza. Esta Ley con sus ampliaciones posteriores se convertirá en la carta del Judaísmo, y Sir_24:9-27 la identificará con la sabiduría. Pero, al mismo tiempo, es «un testigo contra el pueblo», Deu_31:26, porque su transgresión hace vanas las promesas y acarrea la maldición de Dios. Seguirá siendo una instrucción y un apremio, que preparará las almas para la venida de Cristo, el cual sellará la Nueva Alianza. San Pablo explicará contra los judaizantes este papel temporal de la Ley, Ga 3; Rm 7.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_33:15

NOTAS

19:2 Es difícil la localización del Sinaí. Desde el s. IV de nuestra era la tradición cristiana lo sitúa al sur de la península que de él toma el nombre, en Yébel-Musa (2.245 m). Pero una opinión hoy difundida se apoya en los elementos de carácter volcánico de la descripción de la teofanía, Éxo_19:16+, y en el itinerario de Nm 33 (ver Núm_33:1+), para situar el Sinaí en Arabia, donde aún había volcanes activos en la época histórica. Estos argumentos no son decisivos (ver las notas mencionadas) y otros textos suponen una localización más próxima a Egipto y al sur de Palestina. En consecuencia, otra teoría sitúa al Sinaí cerca de Cadés, apoyándose en los textos que señalan una relación entre Seír, Edom y el monte Farán con la manifestación divina, Jue_5:4; Deu_33:2; Hab_3:3. Pero ningún pasaje relaciona a Cadés con el desierto del Sinaí, y algunos textos claramente sitúan a éste lejos de Cadés, Nm 11-13; 33; Deu_1:2, Deu_1:19. La localización en el sur de la península sigue siendo la más probable. A pesar de la importancia duradera de los acontecimientos y de la legislación relacionados con el Sinaí, Éxo 3:1—4:17; 18; 19-40; Nm 1-10, parece que los israelitas olvidaron pronto su situación exacta. El episodio de Elías, 1 R 19, ver Sir_48:7, es una excepción. Para San Pablo, Gál_4:24 s, el Sinaí representa a la Antigua Alianza, abolida ya.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_4:34; Deu_29:2 [Deu_29:3]

NOTAS

19:3 La Alianza hará de Israel propiedad personal y sagrada de Yahvé, Jer_2:3, un pueblo consagrado, Deu_7:6; Deu_26:19, o santo (la palabra hebrea significa las dos cosas) como es santo su Dios, Lev_19:2, ver Lev_11:44 s; Lev_20:7, Lev_20:26, y también un pueblo de sacerdotes, ver Isa_61:6, porque lo sagrado dice relación inmediata al culto. La promesa tendrá su plena realización en el Israel espiritual, la Iglesia, en la cual los fieles serán llamados «santos», Hch_9:13+, y, unidos a Cristo Sacerdote, ofrecerán a Dios un sacrificio de alabanza, 1Pe_2:5, 1Pe_2:9; Apo_1:6; Apo_5:10; Apo_20:6.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_32:11; Isa_46:4; Isa_63:9


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_10:14-15; 1Pe_2:9; Apo_5:10


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jos_24:16-24; Deu_5:27


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_13:22+; Sir_45:5

[2] Éxo_14:31

NOTAS

19:9 Estas últimas palabras repiten el final de Éxo_19:8 y son una adición que proporciona la transición con el pasaje siguiente.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_35:2; Lev_11:25; Lev_11:28; Lev_11:40


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Heb_12:20

NOTAS

19:12 «Señala un límite alrededor del monte» sam.; «deslinda el pueblo» hebr. -Trascendencia y santidad son inseparables, y la santidad implica una separación de lo profano. Los lugares en que Dios se hace presente son lugares prohibidos, Gén_28:16-17; Éxo_3:5; Éxo_40:35; Lev_16:2; Núm_1:51; Núm_18:22. Asimismo, el arca será intocable, 2Sa_6:7. Esta concepción primitiva de lo sagrado implica una enseñanza permanente sobre la grandeza inaccesible y la terrible majestad de Dios.

NOTAS

19:15 Las relaciones sexuales hacen impuro para todo acto sagrado. Ver 1Sa_21:5 [1Sa_21:4].

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Deu_5:2-5; Deu_5:25-31; Deu_4:10-12

NOTAS

19:16 Las tradiciones yahvista, Éxo_19:18, sacerdotal, Éxo_24:15-17, y deuteronomista, Deu_4:11-12 a; Éxo_5:23-24; Éxo_9:15, describen la teofanía del Sinaí en el marco de una erupción volcánica. La tradición elohísta la describe como una tempestad, Éxo_19:16, ver Éxo_19:19. Se trata de dos presentaciones inspiradas en los más impresionantes espectáculos de la naturaleza: una erupción volcánica, tal como los israelitas habían oído contar a los visitantes de la Arabia del Norte, o tal como ellos mismos habían podido ver de lejos, desde la época de Salomón (expedición de Ofir), una tormenta de montaña como las que podían presenciar en Galilea o en el Hermón. Se comprende que la primera tradición sea la del yahvista, originaria del sur, y que la segunda lo sea del elohísta, originaria del norte. Estas imágenes expresan la majestad y la gloria de Yahvé, ver Éxo_24:16+, su trascendencia y el temor religioso que inspira, ver Jue_5:4 s; Sal 29; Sal_68:8 [Sal_68:7]; Sal_77:18-19 [Sal_77:17-18]; Sal_97:3-5; Hab_3:3-15.

NOTAS

19:19 Lit. «con (o en) una voz». Esta palabra, cuando se la emplea en plural siempre significa el trueno, ver Éxo_19:16. También en singular puede significar «el trueno», pero aquí puede expresar la voz inteligible de Dios que «responde» a Moisés.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_19:12; Éxo_33:20+

NOTAS

19:21 Los vv. Éxo_19:21-24 son una adición que se refiere a los vv. Éxo_19:12-13 y hace mención de sacerdotes sin que aún exista la institución.

NOTAS

19:25 La frase queda sin concluir: el relato ha sido interrumpido por la inserción del Decálogo.