Malaquías 2 Biblia de Jerusalen (Desclee, 2009) | 17 versitos |
1 Recibid ahora esta advertencia, sacerdotes:
2 Si no hacéis caso ni tomáis a pecho dar gloria a mi Nombre, dice Yahvé Sebaot, lanzaré contra vosotros la maldición y maldeciré vuestra bendición*; la maldeciré porque ninguno de vosotros toma nada a pecho.
3 Voy a dejaros sin brazo, os echaré estiércol a la cara, el estiércol de vuestras fiestas, y seréis aventados con él*.
4 Sabréis así que yo os dirigí esta advertencia para que se mantuviera mi alianza con Leví, dice Yahvé Sebaot.
5 Mi alianza con él era de vida y paz, y se las concedí; era de respeto, y me respetaba reverenciando mi Nombre.
6 Su boca transmitía la Ley de verdad, no había en sus labios maldad; en paz y en rectitud caminaba conmigo, y a muchos recobró de la culpa.
7 Los labios del sacerdote guardarán el saber, y la Ley se busca en su boca, pues es el mensajero de Yahvé Sebaot.
8 Pero vosotros os habéis extraviado del camino, habéis hecho tropezar a muchos en la Ley, habéis corrompido la alianza de Leví, dice Yahvé Sebaot.
9 Por eso también yo os he hecho despreciables y os he envilecido ante todo el pueblo, de la misma manera que vosotros no guardáis mis caminos y hacéis acepción de personas en la Ley.
10 ¿No tenemos todos un mismo Padre? ¿No nos ha creado el mismo Dios? ¿Por qué entonces nos traicionamos unos a otros, profanando la alianza de nuestros padres?
11 Judá es culpable de traición; en Israel y en Jerusalén se cometen abominaciones. Porque Judá ha profanado el santuario querido de Yahvé* al casarse con la hija de un dios extranjero*.
12 ¡Que extirpe Yahvé al hombre que hace tal, incluidos testigo y defensor, de las tiendas de Jacob y de entre los que presentan* la oblación a Yahvé Sebaot!
13 Y hacéis otra cosa más: cubrís de lágrimas el altar de Yahvé, de llantos y suspiros, porque él ya no acepta vuestra oblación, ni la recibe gustoso de vuestras manos.
14 Y encima decís: ¿Por qué? —Porque Yahvé es testigo entre tú y la esposa de tu juventud, a la que tú traicionaste, siendo así que era tu compañera, la mujer con la que te habías comprometido.
15 ¿No los ha hecho un solo ser, dotado de carne y espíritu? Y este uno ¿qué busca? ¡Una posteridad dada por Dios! Guardad, pues, vuestro espíritu; no traiciones a la esposa de tu juventud*.
16 Pues yo odio el repudio, dice Yahvé Dios de Israel, y al que encubre* con su vestido la violencia, dice Yahvé Sebaot. Guardad, pues, vuestro espíritu y no cometáis tal traición.
17 Vosotros cansáis a Yahvé con vuestras palabras. —Decís: ¿En qué le cansamos? —Cuando afirmáis: Yahvé aprueba al que hace el mal, lo acepta complacido; o también: ¿Dónde está el Dios justo*?

Patrocinio

 
 

Introducción a Malaquías

Malaquías.
El libro llamado de «Malaquías» era probablemente anónimo, porque este nombre significa «mi mensajero» y parece deducido de Mal_3:1. Se compone de seis trozos construidos conforme a un mismo tipo: Yahvé, o su profeta, emite una afirmación que es discutida por el pueblo o por los sacerdotes, y que es desarrollada en un discurso, en el que van a la par amenazas y promesas de salvación. Hay dos grandes temas: las faltas cultuales de los sacerdotes y también de los fieles, 1:6-2:9 y Mal_3:6-12, el escándalo de los matrimonios mixtos y de los divorcios, Mal_2:10-16. El profeta anuncia el Día de Yahvé, que purificará a los miembros del sacerdocio, devorará a los malvados y asegurará el triunfo de los justos, Mal_3:1-5, Mal_3:13. El pasaje Mal_3:22-24 [Mal_4:4-6] es un añadido, quizá también Mal_2:11-13 a.

El contenido del libro permite determinar su fecha: es posterior al restablecimiento del culto en el Templo reconstrui-do (515 a. C.) y anterior a la prohibición de los matrimonios mixtos bajo Nehemías (año 445), bastante próximo a esta última fecha. El impulso que Ageo y Zacarías habían dado se ha roto y la comunidad flojea. Inspirándose en el Deuteronomio, y también en Ezequiel, el profeta afirma que no es posible burlarse de Dios, que exige de su pueblo religión interior y pureza. Espera la venida del Ángel de la Alianza, preparada por un enviado misterioso, Mal_3:1, en el que Mat_11:10, ver Luc_7:27 y Mar_1:2, ha reconocido a Juan el Bautista, el Precursor. Esta era mesiánica contemplará el restablecimiento del orden moral, Mal_3:5, y del orden cultual, Mal_3:4, que culminará en el sacrificio perfecto ofrecido a Dios por todas las naciones, Mal_1:11.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas

Malaquías 2,1
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_102:6 [Sal_102:5]


Malaquías 2,2
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_28:15

NOTAS

2:2 «vuestra bendición» griego, ver el resto del v.; «nuestras bendiciones» hebr. -Se trata, en sentido concreto, de bienes materiales distribuidos a los levitas.

Malaquías 2,3
NOTAS

2:3 «dejaros sin brazo» griego, Vulg.; «reprender (maldecir) vuestras semillas» hebr. -«y seréis aventados con él» sir.; «él os aventará hacia él» hebr.

Malaquías 2,4
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_18:1-8; Deu_33:8-11; Núm_25:12 s

Malaquías 2,7
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_21:5; Mat_23:13; Mat_23:15

Malaquías 2,10
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_1:31+; Efe_4:6

Malaquías 2,11
NOTAS

2:11 (a) Las culpas del pueblo manchan el templo.

2:11 (b) A «Judá», tomado primero colectivamente, se le toma ahora en sentido distributivo: el que forma parte de Judá se desposa con la «hija» de un dios extranjero, una idólatra.

Malaquías 2,12
NOTAS

2:12 «testigo» `ed conj.: hebr. `er no tiene sentido. -«defensor», lit. «que responde». -«de entre los que presentan» griego.; «del que presenta» hebr.

Malaquías 2,15
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_2:24; Mat_5:31-32 p; Efe_5:24-32

NOTAS

2:15 «¿No los ha hecho?» Vulg.; «El no ha hecho» hebr. -«carne y espíritu» se'ar rûaj hebr. -«no traiciones» Vulg.; «que no traicione» hebr.

Malaquías 2,16
NOTAS

2:16 «odio» conj.; «odia» hebr. -«al que encubre con su vestido la violencia» conj.; «ha recubierto de violencia su vestido» hebr.

Malaquías 2,17
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Job_21:7-8

NOTAS

2:17 Sobre el escándalo que producía la prosperidad de los malos, en la perspectiva de la retribución terrestre, véase Job, los Sal 37 y 73, y la Introducción a los libros sapienciales.