Levítico 11 Biblia de Jerusalen (Desclee, 2009) | 47 versitos |
1 Yahvé habló a Moisés y a Aarón en estos términos:
2 «Transmitid esto a los israelitas: De entre todos los animales terrestres podréis comer
3 cualquier animal de pezuña partida, hendida en dos mitades y que sea rumiante.
4 Pero, entre los que rumian o tienen pezuña hendida, no comeréis camello, pues, aunque rumia, no tiene partida la pezuña: lo consideraréis impuro;
5 ni damán, porque rumia, pero no tiene la pezuña partida: lo consideraréis impuro;
6 ni liebre, porque rumia, pero no tiene la pezuña partida: la consideraréis impura;
7 ni cerdo, pues, aunque tiene la pezuña partida, hendida en dos mitades, no rumia: lo consideraréis impuro.
8 No comeréis su carne ni tocaréis sus cadáveres. Los consideraréis impuros.
9 «De entre todos los animales que viven en las aguas, podréis comer cuantos tienen aletas y escamas, sean de mar o de río.
10 Pero consideraréis abominables a todos los que carecen de aletas y escamas, sean de mar o de río, a toda clase de bichos acuáticos y a toda clase de cualquier otro animal que viva en el agua.
11 Los tendréis por abominables: no comeréis su carne y tendréis sus cadáveres como abominables.
12 Consideraréis, pues, abominable a todo cuanto vive en las aguas y carece de aletas y escamas.
13 «De entre las aves, consideraréis abominables (y no las comeréis, por ser abominación) las siguientes: el águila, el quebrantahuesos, el águila marina,
14 el buitre, el halcón en todas sus especies,
15 toda clase de cuervos,
16 el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán en todas sus especies,
17 el búho, el somormujo, la ibis,
18 el cisne, el pelícano, el calamón,
19 la cigüeña, la garza en todas sus especies, la abubilla y el murciélago.
20 «Consideraréis abominable a todo bicho alado que camine sobre cuatro patas*.
21 Pero, de entre todos los bichos alados que andan sobre cuatro patas, podréis comer aquellos que, además de sus cuatro patas, tienen zancas* para saltar con ellas sobre el suelo.
22 De entre ellos podréis comer: la langosta en sus diversas especies y toda clase de saltamontes, chicharras y grillos.
23 Tendréis por abominable a cualquier otro bicho alado de cuatro patas.
24 «Contraeréis impureza a través de estos animales. El que toca su cadáver queda impuro hasta la tarde.
25 El que levante alguno de sus cadáveres tendrá que lavar sus ropas y quedará impuro hasta la tarde.
26 Consideraréis impuro a todo animal que no tenga la pezuña partida en dos uñas y no sea rumiante. Todo aquel que lo toque quedará impuro.
27 Consideraréis impuros a todos los cuadrúpedos que andan sobre las plantas de sus pies*. El que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde.
28 El que levante el cadáver de uno de ellos tendrá que lavar sus ropas, y quedará impuro hasta la tarde.
29 «De entre los bichos que pululan por la tierra, tendréis por impuros los siguientes: la comadreja, el ratón, el lagarto en cualquiera de sus especies,
30 el erizo, el cocodrilo, el camaleón, la salamandra y el topo.
31 «Consideraréis impuros todos estos bichos; todo el que toque su cadáver quedará impuro hasta la tarde.
32 Quedará impuro cualquier objeto sobre el que caiga uno de sus cadáveres, ya sea un instrumento de madera, un vestido, una piel, un saco o cualquier utensilio. Será metido en agua y quedará impuro hasta la tarde; después será puro.
33 Si cae uno de esos cadáveres en una vasija de barro, quedará impuro cuanto haya dentro de ella; romperéis la vasija.
34 Será impura cualquier cosa comestible preparada con agua de esa vasija; también será impura cualquier bebida que se beba en una de esas vasijas.
35 Cualquier objeto sobre el que caiga alguno de esos cadáveres quedará impuro: el horno y el fogón serán derribados; son impuros, y como tales los consideraréis.
36 (Sólo las fuentes y cisternas, donde se recogen las aguas, seguirán siendo puras)*, pero el que toque sus cadáveres quedará impuro.
37 De igual manera, si cae alguno de esos cadáveres sobre una semilla destinada a la siembra, ésta seguirá siendo pura;
38 mas si cae alguno de esos cadáveres sobre semilla ya remojada, la tendréis por impura.
39 «Cuando muera uno de los animales que podéis comer, el que toque su cadáver quedará impuro hasta la tarde.
40 El que coma carne de ese cadáver deberá lavar sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde. Y el que levante ese cadáver habrá de lavar sus ropas y quedará impuro hasta la tarde.
41 «Todo bicho que pulula por la tierra es cosa abominable; no se podrá comer.
42 No comeréis ningún animal de los que caminan sobre su vientre o sobre cuatro o más patas, es decir, ningún bicho que se arrastra por la tierra, porque son abominación.
43 No os hagáis abominables por ninguna clase de bicho que se arrastra, ni os hagáis impuros por ellos, ni os contaminéis por su causa.
44 «Porque yo soy Yahvé, vuestro Dios; santificaos y sed santos, pues yo soy santo. No os haréis impuros con ninguno de esos bichos que se arrastran por el suelo.
45 Pues yo soy Yahvé, el que os he subido de la tierra de Egipto, para ser vuestro Dios. Sed, pues, santos, porque yo soy santo.
46 «Ésta es la ley acerca de los animales, de las aves, de todos los seres vivientes que se mueven en el agua y de todos los que andan arrastrándose sobre la tierra.
47 Así podréis distinguir entre lo impuro y lo puro, entre el animal que puede comerse y el que no puede comerse.»

Patrocinio

 
 

Introducción a Levítico

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas

Levítico 11,1
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_20:25-26; |Deu_14:3-21; Gén_7:2; Mat_15:10-20 p; Hch_10:9-16; Hch_11:1-18

NOTAS

11 (a) La «ley de pureza», cap. 11-16, va unida a la «ley de santidad», cap. 17-26, como los dos aspectos, negativo y positivo, de una misma exigencia divina. Las reglas aquí dadas se basan en prohibiciones religiosas muy antiguas: es puro lo que puede acercarse a Dios, es impuro lo que incapacita para su culto o excluye de él. Animales puros son los que pueden ser ofrecidos a Dios, Gén_7:2; impuros, los que los paganos consideran sagrados, o que, pareciendo al hombre repugnantes o malos, se cree que desagradan a Dios, 11. Otras reglas se refieren al nacimiento, 12, la vida sexual, 15, la muerte, Lev_21:1, Lev_21:11, ver Núm_19:11-16, misteriosos dominios en que actúa Dios, dueño de la vida. Una señal de corrupción como la «lepra», Lev_13:1+, hace también impuro. Pero por encima de esta pureza ritual, los profetas insisten en la purificación del corazón, Isa_1:16; Jer_33:8, ver Sal_51:12 [Sal_51:10], como preparación a la enseñanza de Jesús, Mat_15:10-20 p, que libera a sus discípulos de prescripciones de las que se conservaba sólo el aspecto material, Mat_23:24-26 p. De esta antigua legislación permanecerá la lección de un ideal de pureza moral, protegido por reglas positivas.

11 (b) Las clasificaciones aquí dadas están hechas a posteriori, tomando como prototipo de animal puro al lanar o al vacuno; son clasificaciones empíricas: por ejemplo, se llama «rumiante» a la liebre, por razón del movimiento de su boca. La identificación de algunos animales es dudosa.


Levítico 11,20
NOTAS

11:20 Los insectos alados son designados como «cuadrúpedos» para distinguirlos de las aves. Lev_11:21 exceptúa la langosta.

Levítico 11,21
NOTAS

11:21 «tienen zancas» versiones; «no tienen zancas» hebr.

Levítico 11,27
NOTAS

11:27 No se trata sólo de «plantígrados», sino de todos los animales no ungulados.

Levítico 11,36
NOTAS

11:36 Las aguas son por sí mismas vivificantes y purificadoras.

Levítico 11,44
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_17:1+

Levítico 11,45
REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_22:33+; Lev_19:2; Lev_17:1+

[2] Mat_5:48; 1Pe_1:15-16; 1Jn_3:3