Lucas 1 Biblia Jerusalén (1998) | 80 versitos |
1 Puesto que muchos han intentado narrar ordenadamente las cosas que se han verificado entre nosotros,
2 tal como nos las han transmitido los que desde el principio fueron testigos oculares y servidores de la Palabra,
3 he decidido yo también, después de haber investigado diligentemente todo desde los orígenes, escribírtelo por su orden, ilustre Teófilo,
4 para que conozcas la solidez de las enseñanzas que has recibido.
5 Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote, llamado Zacarías, del grupo de Abías, casado con una mujer descendiente de Aarón, que se llamaba Isabel;
6 los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin tacha en todos los mandamientos y preceptos del Señor.
7 No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos de avanzada edad.
8 Sucedió que, mientras oficiaba delante de Dios, en el grupo de su turno,
9 le tocó en suerte, según el uso del servicio sacerdotal, entrar en el Santuario del Señor para quemar el incienso.
10 Toda la multitud del pueblo estaba fuera en oración, a la hora del incienso.
11 Se le apareció el ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso.
12 Al verle Zacarías, se sobresaltó, y el temor se apoderó de él.
13 El ángel le dijo: "No temas, Zacarías, porque tu petición ha sido escuchada; Isabel, tu mujer, te dará un hijo, a quien pondrás por nombre Juan;
14 será para ti gozo y alegría y muchos se gozarán en su nacimiento,
15 porque será grande ante el Señor; no beberá vino ni licor; estará lleno de Espíritu Santo ya desde el seno de su madre,
16 y convertirá al Señor su Dios a muchos de los hijos de Israel
17 e irá delante de él con el espíritu y el poder de Elías, para hacer volver los corazones de los padres a los hijos y a los rebeldes a la prudencia de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto."
18 Zacarías dijo al ángel: "¿En qué lo conoceré? Porque yo soy viejo y mi mujer de avanzada edad."
19 El ángel le respondió: "Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena noticia.
20 Mira, por no haber creído mis palabras, que se cumplirán a su tiempo, vas a quedar mudo y no podrás hablar hasta el día en que sucedan estas cosas."
21 El pueblo estaba esperando a Zacarías y se extrañaban de que se demorara tanto en el Santuario.
22 Cuando salió no podía hablarles, y comprendieron que había tenido una visión en el Santuario; les hablaba por señas y permaneció mudo.
23 Una vez cumplidos los días de su servicio se fue a su casa.
24 Días después, concibió su mujer Isabel y estuvo durante cinco meses recluida
25 diciendo: "Esto es lo que ha hecho por mí el Señor en los días en que se dignó quitar mi oprobio entre la gente."
26 Al sexto mes envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret,
27 a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María.
28 Y, entrando, le dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo."
29 Ella se conturbó por estas palabras y se preguntaba qué significaría aquel saludo.
30 El ángel le dijo: "No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios;
31 vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús.
32 Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre;
33 reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin."
34 María respondió al ángel: "¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?"
35 El ángel le respondió: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que ha de nacer será santo y se le llamará Hijo de Dios.
36 Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez y este es ya el sexto mes de la que se decía que era estéril,
37 porque no hay nada imposible para Dios."
38 Dijo María: "He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Y el ángel, dejándola, se fue.
39 En aquellos días, se puso en camino María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá;
40 entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
41 En cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, Isabel quedó llena de Espíritu Santo
42 y exclamó a gritos: "Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno;
43 y ¿de dónde a mí que venga a verme la madre de mi Señor?
44 Porque apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno.
45 ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!"
46 Y dijo María: "Alaba mi alma la grandeza del Señor
47 y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador
48 porque ha puesto los ojos en la pequeñez de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,
49 porque ha hecho en mi favor cosas grandes el Poderoso, Santo es su nombre
50 y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.
51 Desplegó la fuerza de su brazo, dispersó a los de corazón altanero.
52 Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.
53 A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos con las manos vacías.
54 Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
55 - como había anunciado a nuestros padres - en favor de Abrahán y de su linaje por los siglos."
56 María se quedó con ella unos tres meses, y luego se volvió a su casa.
57 Se le cumplió a Isabel el tiempo de dar a luz y tuvo un hijo.
58 Oyeron sus vecinos y parientes que el Señor le había hecho gran misericordia, y se congratulaban con ella.
59 Al octavo día fueron a circuncidar al niño y querían ponerle el nombre de su padre, Zacarías,
60 pero su madre, tomando la palabra, dijo: "No; se ha de llamar Juan."
61 Le decían: "No hay nadie en tu parentela que tenga ese nombre."
62 Y preguntaban por señas a su padre cómo quería que se le llamase.
63 Él pidió una tablilla y escribió: "Juan es su nombre." Y todos quedaron admirados.
64 Y al punto se abrió su boca y su lengua, y hablaba bendiciendo a Dios.
65 Invadió el temor a todos sus vecinos, y en toda la montaña de Judea se comentaban todas estas cosas;
66 todos los que las oían las grababan en su corazón, diciéndose: "Pues ¿qué será este niño?" Porque, en efecto, la mano del Señor estaba con él.
67 Zacarías, su padre, quedó lleno de Espíritu Santo y profetizó diciendo:
68 "Bendito el Señor Dios de Israel porque ha visitado y redimido a su pueblo,
69 y nos ha suscitado una fuerza salvadora en la casa de David, su siervo,
70 como había prometido desde antiguo, por boca de sus santos profetas,
71 que nos salvaría de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian
72 teniendo misericordia con nuestros padres y recordando su santa alianza
73 el juramento que juró a Abrahán nuestro padre, de concedernos
74 que, libres de manos enemigas, podamos servirle sin temor
75 en santidad y justicia en su presencia todos nuestros días.
76 Y tú, niño, serás llamado profeta del Altísimo, pues irás delante del Señor para preparar sus caminos
77 y dar a su pueblo el conocimiento de la salvación mediante el perdón de sus pecados,
78 por las entrañas de misericordia de nuestro Dios, que harán que nos visite una Luz de lo alto,
79 a fin de iluminar a los que habitan en tinieblas y sombras de muerte y guiar nuestros pasos por el camino de la paz."
80 El niño crecía y su espíritu se fortalecía y vivió en lugares desiertos hasta el día de su manifestación a Israel.

Patrocinio

 
 

Introducción a Lucas

El evangelio según San Lucas.
El mérito especial del tercer evangelio le viene de la atractiva personalidad de su autor, que se transparenta en él sin cesar. San Lucas es un escritor de gran talento y un alma delicada. Ha elaborado su obra de una manera original, con afán de información y de orden, Luc_1:3. No quiere esto decir que haya podido dar a los materiales recibidos de la tradición una disposición más «histórica» que Mateo y Marcos; su respeto a las fuentes y su método de yuxtaponerlas no se lo permitían. Su plan sigue las grandes líneas del de Marcos con algunas transposiciones u omisiones. Algunos episodios se desplazan; Luc_3:19-20; Luc_4:16-30; Luc_5:1-11; Luc_6:12-19; Luc_22:31-34, etc., ya por deseo de claridad y de lógica, ya por influencia de otras tradiciones, entre las cuales se ha de notar la que también se refleja en el cuarto evangelio. Otros episodios se omiten, o por ser menos interesantes para los lectores paganos, ver Mar_9:11-23, o por evitar los duplicados, ver Mar_12:28-34 y comparar con Luc_10:25-28. Es de observar sobre todo la ausencia del texto correspondiente a Mc 6:45-8:26. Pero la diferencia más notable con relación al segundo evangelio es la larga sección intermedia 9:51-18:14, que se nos presenta bajo la forma de una subida a Jerusalén recalcada con anotaciones repetidas, Luc_9:51; Luc_13:22; Luc_17:11, ver Mar_10:1, y en la que se ha de ver, más que el recuerdo real de diversos viajes, la insistencia intencionada en una idea teológica muy del agrado de Lucas: la Ciudad santa es el lugar donde debe tener cumplimiento la salvación, Luc_9:31; Luc_13:33; Luc_18:31; Luc_19:11, es allí donde ha comenzado el Evangelio, Luc_1:5 s, y donde debe concluir, Luc_24:52 s —con apariciones y conversaciones que no tienen lugar en Galilea, Luc_24:13-51; y comp. Luc_24:6 con Mar_16:7; Mat_28:7, Mat_28:16-20—, porque de allí debe partir la evangelización del mundo, Luc_24:47; Hch_1:8. En un sentido más amplio, es la subida de Jesús (y del cristiano) hacia Dios.

Otros rasgos literarios de Lucas son el empleo de los géneros del simposio, Luc_7:36-50; Luc_11:37-54; Luc_14:1-24, y del discurso de despedida, Luc_22:14-28, su afición a los paralelismos (Juan el Bautista y Jesús, 1:5-2:52) y a las inclusiones, y el esquema promesa-cumplimiento que puntea su relato.

Si se compara en detalle a Lucas con Marcos y Mateo, se percibe al vivo la actividad siempre despierta de un escritor que se distingue por presentar las cosas de una manera que le es propia, evitando o atenuando lo que puede herir su sensibilidad o la de los lectores (Luc_8:43, comp. Mar_5:26; om. Mar_9:43-48; Mar_13:32; etc.), o puede serles menos comprensible (om. Mat_5:21 s, Mat_5:33 s; Mar_15:34; etc.), tratando con miramiento a los apóstoles (om. Mar_4:13; Mar_8:32 s; Mar_9:28 s; Mar_14:50) o excusándolos (Luc_9:45; Luc_18:34; Luc_22:45), interpretando los términos oscuros (Luc_6:15) o precisando la geografía (Luc_4:31; Luc_19:28 s, Luc_19:37; Luc_23:51), etc. Con estas frecuentes y finas pinceladas, y sobre todo con la rica aportación debida a su investigación personal, Lucas nos brinda las reacciones y las tendencias de su alma; o mejor, por medio de este instrumento de elección, el Espíritu Santo nos presenta el mensaje evangélico de una forma original, rica en doctrina. Por lo demás, no se trata tanto de grandes tesis teológicas (las ideas maestras son las mismas que las de Marcos y Mateo) como de una sicología religiosa, donde se encuentran, mezcladas con una influencia muy discreta de su maestro Pablo, las inclinaciones propias del temperamento de Lucas. referir escenas de perdón, Luc_7:36-50; Luc_15:11-32; Luc_19:1-10; Luc_23:34, Luc_23:39. Insiste gustoso en la ternura de Jesús con los humildes y los pobres, mientras que los orgullosos y los ricos que disfrutan son severamente tratados, Luc_1:51-53; Luc_6:20-26; Luc_12:13-21; Luc_14:7-11; Luc_16:15, Luc_16:19; Luc_18:9-14. Sin embargo, hasta la justa condena no vendrá sino después de pacientes plazos de misericordia, Luc_13:6-9; comp. Mar_11:12-14. No hace falta más que arrepentirse, renunciarse, y en este punto la generosidad viril de Lucas propende a repetir la exigencia de un desprendimiento decidido y absoluto, Luc_14:25-34, especialmente por el abandono de las riquezas, Luc_6:34 s; Luc_12:33; Luc_16:9-13. Son de notar también los pasajes propios del tercer evangelio sobre la necesidad de la oración, Luc_11:5-8; Luc_18:1-8, y sobre el ejemplo que de ello ha dado Jesús, Luc_3:21; Luc_5:16; Luc_6:12; Luc_9:28. Finalmente, como en Pablo y en los Hechos, el Espíritu Santo ocupa un lugar de primer plano que Lucas no se cansa de subrayar: Luc_1:15, Luc_1:35, Luc_1:41, Luc_1:67; Luc_2:25-27; Luc_4:1, Luc_4:14, Luc_4:18; Luc_10:21; Luc_11:13; Luc_24:49. Todo esto, junto con la atmósfera de gratitud por los beneficios divinos y de alegría espiritual, que envuelve todo el tercer evangelio, Luc_2:14; Luc_5:26; Luc_10:17; Luc_13:17; Luc_18:43; Luc_19:37; Luc_24:51 s, da a la obra de Lucas ese fervor que emociona y enfervoriza el corazón.

El estilo de San Marcos es rugoso, lleno de arameísmos y a menudo incorrecto, pero impulsivo y de una vivacidad popular que está llena de encanto. El de San Mateo es también arameizante, pero más cuidado; menos pintoresco, pero más correcto. El de San Lucas es complejo: de calidad excelente cuando depende sólo de sí mismo, acepta ser menos bueno por respeto a sus fuentes, de las que conserva algunas imperfecciones aunque trata de corregirlas; en fin, imita consciente y maravillosamente el estilo bíblico de los Setenta. Nuestra traducción ha tratado de respetar estos matices en la medida de lo posible, como asimismo se ha esmerado en reflejar en castellano el detalle de las semejanzas y de las diferencias en que se traslucen, en los originales griegos, las relaciones literarias que entre sí tienen los tres evangelios sinópticos.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


NOTAS

1 Este prólogo, de vocabulario escogido y estilo periódico, se parece a los de los historiadores de la época helenística.

1:1 Enfático: se ha de entender «algunos». Sobre estos relatos conocidos de Lucas y por él utilizados ver la Introducción.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_15:27

[2] Hch_1:8+; Efe_3:7

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_1:1

NOTAS

1:4 O, quizá: «de las noticias que te han llegado». En este caso, Teófilo no sería un cristiano a quien se desearía confirmar en la fe, sino un alto funcionario a quien se trata de informar.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Cr_24:10

NOTAS

1:5 Hasta el cap. 3, Lucas adopta el griego semitizante de los Setenta. Las alusiones y reminiscencias bíblicas son abundantes. El conjunto es arcaizante. Lucas restablece la atmósfera del ambiente de los «pobres», ver Sof_2:3+, en que vivían sus personajes y del que sin duda ha tomado lo esencial de la información. Dispone en forma de díptico los relatos sobre el nacimiento y la infancia de Juan y de Jesús y los narra desde el punto de vista de María, mientras que Mt lo hacía desde el punto de vista de José.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_18:11; Jue_13:2-5; 1Sa_1:5-6

NOTAS

1:8 Cada «grupo» realizaba erviervidura

NOTAS

1:9 Este oficio consistía en renovar las brasas y los perfumes en el altar del incienso que se hallaba ante el Santo de los Santos, ver Éxo_30:6-8. La incensación tenía lugar antes del sacrificio de la mañana y después del de la tarde.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_1:20+

NOTAS

1:12 Lucas gusta de señalar las manifestaciones de temor religioso: Luc_1:29-30, Luc_1:65; Luc_2:9-10; Luc_4:36; Luc_5:8-10, Luc_5:26; Luc_7:16; Luc_8:25, Luc_8:35, Luc_8:56; Luc_9:34, Luc_9:43; Luc_24:37; Hch_2:43; Hch_3:10; Hch_5:5; Hch_5:11; Hch_10:4; Hch_19:17. Ver Éxo_20:20+; Deu_6:2+; Pro_1:7+.

NOTAS

1:13 Este nombre significa «Yahvé es favorable».

NOTAS

1:14 Los caps. 1-2 están impregnados de una atmósfera de alegría: Luc_1:28, Luc_1:46, Luc_1:58; Luc_2:10. Ver Luc_10:17, Luc_10:20 s; Luc_13:17; Luc_15:7, Luc_15:32; Luc_19:6, Luc_19:37; Luc_24:41, Luc_24:52; Hch_2:46+; Flp_1:4+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_6:2-3

[2] Luc_1:41; Jer_1:5

NOTAS

1:15 (a) Estas palabras se inspiran en varios textos del AT, especialmente en el estatuto del nazir, ver Núm_6:1+.

1:15 (b) Esta expresión no significa en Lucas una plenitud de gracia santificante, sino un don de profecía que hace hablar de forma inspirada: Luc_1:41, Luc_1:67; Hch_2:4; Hch_4:8; Hch_4:31; Hch_7:55; Hch_9:17; Hch_13:9. Este don se manifestará en Juan desde el seno de su madre con un profético salto de gozo, Luc_1:44.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_17:10-13+; Mal_3:23-24 [Mal_4:5-6]; Sir_48:10-11

NOTAS

1:17 Según Mal_3:23 [Mal_4:5], se creía que la vuelta de Elías debía preceder y preparar el Día de Yahvé. Juan el Bautista será el «Elías que ha de venir», ver Mat_17:10-13; Luc_9:30.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_15:8

NOTAS

1:18 Zacarías pide un «signo», ver Gén_15:8; Jue_6:17; Isa_7:11; Isa_38:7. Pero sigue escéptico.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Dan_8:16; Dan_9:21; Tob_12:15; Mar_1:1+

NOTAS

1:19 Primera aparición de un verbo preferido de Lucas: diez veces en el Evangelio, quince veces en los Hechos, las más de las veces a propósito de la Buena Nueva o «Evangelio» del Reino: ver Mar_1:1+; Hch_5:42+; Gál_1:6+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_8:10+

NOTAS

1:22 Para pronunciar la bendición acostumbrada.

NOTAS

1:25 La esterilidad se consideraba como deshonra, Gén_30:23; 1Sa_1:5-8, e incluso como castigo, 2Sa_6:23; Ose_9:11.

NOTAS

1:26 (a) La representación de este acontecimiento se inspira en varios pasajes del AT, en particular en la aparición del ángel a Gedeón, Jue_6:11-24 (comparar con el anuncio del nacimiento de Sansón, Jue_13:2-7). La dignidad del niño se evoca con alusiones a las promesas del AT, sobre todo a las hechas a David y a su linaje, 2Sa_7:1.

1:26 (b) De la concepción de Juan.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_1:18

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sof_3:14-15; Zac_2:14 [Zac_2:10]; Rut_2:4

NOTAS

1:28 «Alégrate» mejor que «Salve». Llamada al júbilo mesiánico, eco de la llamada de los profetas a la Hija de Sión, y como ésta, motivada por la venida de Dios entre su pueblo; ver Isa_12:6; Sof_3:14-15; Joe_2:21-27; Zac_2:14 [Zac_2:10]; Zac_9:9. -«Llena de gracia», lit.: «tú que has estado y sigues estando llena de favor divino». -Adic.: «Bendita tú entre las mujeres», por influencia de Luc_1:42.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_7:14+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_1:21+

[2] 2Sa_7:1+; Isa_9:6 [Isa_9:7]; Mat_9:27+; Dan_7:14

NOTAS

1:33 Las palabras del ángel se inspiran en varios pasajes mesiánicos del AT.

NOTAS

1:34 La «virgen» sólo está «desposada» (v. 27) y no tiene relaciones conyugales (sentido semítico de «conocer», ver Gén_4:1, etc. ). Este hecho, que parece contraponerse al anuncio de los vv. Luc_1:31-33, trae la explicación del v. Luc_1:35. Nada hay en el contexto que imponga la idea de un voto de virginidad.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_1:20

[2] Mar_1:24+; Hch_3:14+; Mat_4:3+

NOTAS

1:35 La expresión evoca la nube luminosa, señal de la presencia de Yahvé, ver Éxo_13:22+; Éxo_19:16+; Éxo_24:16+, o las alas del pájaro que simboliza el poder protector, Sal_17:8; Sal_57:2 [Sal_57:1]; Sal_140:8 [Sal_140:7], y creador, Gén_1:2 de Dios. Comparar Luc_9:34. En la concepción de Jesús todo viene del poder del Espíritu Santo.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_18:14

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_32:27

NOTAS

1:39 Hoy en día preferentemente identificada con Ain Karim, 6 km al oeste de Jerusalén.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_1:15

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jue_5:24; Jdt_13:18

NOTAS

1:43 Título divino de Jesús resucitado, Hch_2:36+; Flp_2:11+, que Lucas le concede desde su vida terrena, con más frecuencia que Mt Mc: Luc_7:13; Luc_10:1, Luc_10:39, Luc_10:41; Luc_11:39, etc.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_20:29

NOTAS

1:45 De Dios. -O: «Y feliz tú que has creído, porque tendrá cumplimiento lo que te ha sido prometido de parte del Señor. »

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Sa_2:1-10; Isa_29:19

NOTAS

1:46 «María» y no «Isabel», var. sin apoyo suficiente. -El cántico de María se inspira en el cántico de Ana, 1Sa_2:1-10 y en muchos otros pasajes del AT. Además de las principales afinidades literarias subrayadas por las referencias marginales, obsérvense los dos grandes temas: 1º, los pobres y humildes socorridos en detrimento de los ricos y poderosos, Sof_2:3+; ver Mat_5:3+, 2º, Israel objeto del favor de Dios, ver Deu_7:6+, etc. , desde la promesa hecha a Abrahán, Gén_15:1+; Gén_17:1+. Lucas debió dar con este cántico en el ambiente de los «pobres», donde quizá lo habían atribuido a la Hija de Sión; estimó oportuno ponerlo en labios de María, incluyéndolo en su relato en prosa.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Sa_2:1; Isa_61:10; Hab_3:18

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Sa_1:11

[2] Luc_11:27; Gén_30:13

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_111:9

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_103:17

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_89:11 [Sal_89:10]

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Job_12:19

[2] Luc_5:11

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_107:9

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_41:8-9

[2] Sal_98:3

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_12:3; Gén_13:15; Gén_22:18

NOTAS

1:56 María probablemente permaneció junto a Isabel hasta el nacimiento y la circuncisión de Juan. Lucas agota una materia antes de pasar a otra. Ver Luc_1:64-67; Luc_3:19-20; Luc_8:37-38.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_1:14+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_17:10+; Lev_12:3

NOTAS

1:59 Ordinariamente, el niño recibía el nombre en la circuncisión, ver Luc_2:21.

NOTAS

1:62 La sordera y la mudez van juntas con frecuencia, y el mismo término griego kôfós puede significar «sordo», Luc_7:22, o «mudo», Luc_11:14.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_1:13

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_2:20+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_1:12+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_1:80+

NOTAS

1:66 Es decir, le protegía: expresión bíblica, 1Cr_4:10; Hch_11:21.

NOTAS

1:67 (a) Al igual que el de María, este cántico es un trozo poético que Lucas ha espigado y puesto en labios de Zacarías, añadiendo los vv. Luc_1:76-77 para adaptarlo a la situación. No lo ha incluido en el relato en prosa, v. Luc_1:64, sino a continuación.

1:67 (b) En el sentido pleno de la palabra; porque si la primera parte, vv. Luc_1:68-75, es un himno de acción de gracias, la segunda, vv. Luc_1:76-79, es una visión del futuro.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_41:14 [Sal_41:13]; Sal_72:18; Sal_106:48; Sal_111:9

NOTAS

1:68 La visita de Dios en el NT, como a menudo en el AT, Éxo_3:16+, se entiende en un sentido favorable, Luc_1:78; Luc_7:16; Luc_19:44; 1Pe_2:12.

NOTAS

1:69 Lit.: «un cuerno», ver Sal_75:5+ [Sal_75:4].

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev_26:42; Sal_105:8-9; Sal_106:45; Jer_11:5; Miq_7:20; Gén_22:16-18

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_16:14+

[2] Luc_1:16-17; Mal_3:1; Isa_40:3

NOTAS

1:76 Es decir, Dios, como en Luc_1:16-17, no el Mesías .

NOTAS

1:77 Lucas describe el papel del Precursor utilizando textos que se le aplicaban tradicionalmente, ver Luc_3:4; Luc_7:27; y su mensaje, según el de los apóstoles en los Hechos, ver Hch_2:38; Hch_5:31; Hch_10:43; Hch_13:38; Hch_26:18.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mal_3:20+ [Mal_4:2]; Zac_3:8

NOTAS

1:78 (a) «entrañas» = «sentimientos», ver Col_3:12. - «harán que nos visite»; var: «hicieron que nos visitara».

1:78 (b) Anatolé: título del Mesías, Estrella que trae la luz, ver Núm_24:17; Mal_3:20 [Mal_4:2]; Isa_60:1, y Germen que retoña del tronco de David, ver Jer_23:5; Jer_33:15; Zac_3:8; Zac_6:12.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_9:1 [Isa_9:2]; Isa_42:7; Jua_8:12+

[2] Jer_6:14+; Isa_11:6+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_3:1-18

NOTAS

1:80 Especie de estribillo: Luc_2:40, Luc_2:52; ver Luc_1:66 y comparar Hch_2:41+; Hch_6:7+.