I Corintios 10 Biblia Jerusalén (1998) | 33 versitos |
1 No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar;
2 y todos fueron bautizados en relación con Moisés, en la nube y en el mar;
3 y todos comieron el mismo alimento espiritual;
4 y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo.
5 Pero la mayoría de ellos no fue del agrado de Dios, pues sus cuerpos quedaron tendidos en el desierto.
6 Estas cosas sucedieron para ejemplo nuestro, para que no codiciemos lo malo como ellos lo codiciaron.
7 No os hagáis idólatras al igual que algunos de ellos, como dice la Escritura: Sentóse el pueblo a comer y a beber y se levantó a divertirse.
8 Ni forniquemos como algunos de ellos fornicaron y cayeron muertos veintitrés mil en un solo día.
9 Ni tentemos al Señor como algunos de ellos le tentaron y perecieron víctimas de las serpientes.
10 Ni murmuréis como algunos de ellos murmuraron y perecieron bajo el exterminador.
11 Todo esto les acontecía en figura, y fue escrito para aviso de los que hemos llegado a la plenitud de los tiempos.
12 Así pues, el que crea estar en pie, mire no caiga.
13 No habéis sufrido tentación superior a la medida humana. Y fiel es Dios que no permitirá seáis tentados sobre vuestras fuerzas. Antes bien, con la tentación, os dará modo de poderla resistir con éxito.
14 Por eso, queridos, huid de la idolatría.
15 Os hablo como a personas sensatas. Juzgad vosotros lo que digo.
16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?
17 Porque uno solo es el pan, aun siendo muchos, un solo cuerpo somos, pues todos participamos del mismo pan.
18 Fijaos en el Israel según la carne. Los que comen de las víctimas sacrificiales, ¿no están acaso en comunión con el altar?
19 ¿Qué digo, pues? ¿Que lo inmolado a los ídolos es algo? O ¿que los ídolos son algo?
20 Pero si lo que inmolan los gentiles, ¡lo inmolan a los demonios y no a Dios! Y yo no quiero que entréis en comunión con los demonios.
21 No podéis beber de la copa del Señor y de la copa de los demonios. No podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.
22 ¿O es que queremos provocar los celos del Señor? ¿Somos acaso más fuertes que él?
23 "Todo es lícito", mas no todo es conveniente. "Todo es lícito", mas no todo edifica.
24 Que nadie procure su propio interés, sino el de los demás.
25 Comed todo lo que se vende en el mercado sin plantearos cuestiones de conciencia;
26 pues del Señor es la tierra y todo cuanto contiene.
27 Si un infiel os invita y vosotros aceptáis, comed todo lo que os presente sin plantearos cuestiones de conciencia.
28 Mas si alguien os dice: "Esto ha sido ofrecido en sacrificio", no lo comáis, a causa del que lo advirtió y por motivos de conciencia.
29 No me refiero a tu conciencia, sino a la del otro; pues ¿cómo va a ser juzgada la libertad de mi conciencia por una conciencia ajena?
30 Si yo tomo algo dando gracias, ¿por qué voy a ser reprendido por aquello mismo que tomo dando gracias?
31 Por tanto, ya comáis, ya bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios.
32 No deis motivo de escándalo ni a judíos ni a griegos ni a la iglesia de Dios;
33 lo mismo que yo, que me esfuerzo por agradar a todos en todo, sin procurar mi propio interés, sino el de todos, para que se salven.

Patrocinio

 
 

Introducción a I Corintios

I y II Corintios.
Mientras escribía 1 y 2 Ts, Pablo evangelizaba Corinto durante más de dieciocho meses, Hch_18:1-18, desde la primavera del 50 hasta finales del verano del 51. Según su costumbre de actuar en los grandes centros, quería implantar la fe de Cristo en aquel famoso puerto, densamente poblado y desde el cual podría difundirse por toda Acaya, 2Co_1:1; 2Co_9:2. De hecho, logró fundar allí, sobre todo en las capas modestas de la población, 1Co_1:26-28, una floreciente comunidad. Pero esta gran ciudad era un foco de cultura griega, donde chocaban corrientes muy diversas de pensamiento y de religión. El contacto de la tierna fe cristiana con aquella capital del paganismo tenía que plantear para los neófitos muchos problemas delicados. Y el Apóstol trata de resolverlos en las dos cartas que les escribe.

A pesar de algunos puntos dudosos, la génesis de estas dos epístolas es bastante clara. Se ha perdido una primera carta «precanónica», 1Co_5:9-13, de fecha dudosa. Más tarde, durante la estancia de algo más de dos años (52-54) en Éfeso, en el curso del tercer viaje, Hch 19:1-20:1, algunos problemas planteados por una delegación de los corintios, 1Co_16:17, más otras informaciones recibidas por medio de Apolo, Hch_18:27 s; 1Co_16:12, y «los de Cloe», 1Co_1:11, impulsaron a Pablo a escribir una nueva carta, que es nuestra 1 Co, alrededor de la Pascua del 54 (1Co_5:7 s; 1Co_16:5-9). Poco después, debió de producirse en Corinto una crisis, en la que probablemente tuvo que intervenir Timoteo (1Co_4:17; 1Co_16:10-11), y que le obligó a hacerles una visita rápida y enojosa, 2Co 1:23-2:1, en el curso de la cual prometió volver pronto, 2Co_1:15-16. Pero de hecho no volvió y sustituyó esta visita por una carta severa, escrita «con muchas lágrimas», 2Co_2:3 s, 2Co_2:9, que produjo un efecto saludable, 2Co_7:8-13. Este buen resultado lo supo Pablo por Tito, 2Co_1:12 s; 2Co_7:5-16, en Macedonia, después de haber salido de Éfeso a consecuencia de crisis muy graves cuya naturaleza desconocemos, 1Co_15:32; 2Co_1:8-10; Hch_19:23-40 [Hch_19:23-41]; y entonces escribió las dos partes de 2 Co, en la primavera y el verano del 55. Luego iba a pasar por Corinto, Hch_20:1 s; ver 2Co_9:5; 2Co_12:14; 2Co_12:14; 2Co_13:1, 2Co_13:10, para subir desde allí a Jerusalén y ser encarcelado.

Algunos opinan que 2 Co sería una recopilación de varias cartas —hasta cinco— remitidas por Pablo a Corinto en circunstancias diversas. Otros, menos preocupados por las dificultades de algunos enlaces literarios que esta teoría pretende explicar, admiten sin embargo que los cap. 10-13 no pueden ser continuación de 1-9. Es psicológicamente imposible que Pablo pase tan bruscamente de celebrar la reconciliación expuesta en los cap. 1-9 a la amonestación severa y las justificaciones irónicas de los cap. 10-13. Sugieren que los cap. 10-13 podrían ser la epístola escrita con lágrimas, a causa de su tono severo, pero esto no cuadra bien con el contexto. La epístola escrita con lágrimas ha sido motivada por la conducta de un individuo, 2Co_2:5-8; ahora bien, ninguna referencia se hace a este asunto en los cap. 10-13, que tratan del daño causado en las comunidades por los falsos apóstoles. Es, pues, más probable que estos capítulos los haya provocado el deterioro de la situación en Corinto después del envío de los cap. 1-9.

Si estas epístolas ofrecen noticias de gran interés sobre el alma de Pablo y sobre sus relaciones con sus convertidos, no es menor su importancia doctrinal. Encontramos en ellas, especialmente en 1 Co, informaciones y decisiones sobre muchos problemas cruciales del cristianismo primitivo, tanto en su vida interior: pureza de costumbres, 1Co_5:1-13; 1Co_6:12-20; matrimonio y virginidad, 1Co_7:1-40, orden de las asambleas religiosas y celebraciones de la eucaristía, 11-12, uso de los carismas, 12:1-14:40, como en sus relciones con el mundo pagano: recurso a los tribunales, 1Co_6:1-11, carnes ofrecidas a los ídolos, 8-10. Lo que hubiera podido quedar en un simple caso de conciencia o en unas instrucciones litúrgicas, da pie al genio de Pablo para exponer puntos de vista profundos sobre la verdadera libertad de la vida cristiana, la santificación del cuerpo, la primacía de la caridad y la unión con Cristo. La defensa de su apostolado, 2 Co 10-13, le inspira páginas espléndidas sobre la grandeza del ministerio apostólico, 2Co 2:12-6:10; y el tema tan concreto de la colecta, 2 Co 8-9, queda iluminado por el ideal de la unión entre las iglesias. La perspectiva escatológica está siempre presente y penetra toda la exposición sobre la resurrección de la carne, 1 Co 15. Pero a las descripciones apocalípticas de 1 Ts y 2 Ts sustituye una discusión más racional que justifica esta esperanza, difícil para la mentalidad griega. Esta adaptación del Evangelio al mundo nuevo en el que va penetrando, se manifiesta sobre todo en la contraposición de la locura de la Cruz a la sabiduría helénica. A los corintios, que se hallan divididos contraponiendo a sus diversos maestros y sus respectivos talentos humanos, Pablo les recuerda que sólo hay un maestro, Cristo, un solo mensaje, la salvación por la cruz, y que esa es la única y verdadera Sabiduría, 1Co 1:10-4:13. Así, forzado por las circunstancias y sin renegar de las perspectivas escatológicas, se ve obligado a insistir más y más en la vida cristiana presente, como unión con Cristo en el verdadero conocimiento que es el de la fe. A consecuencia de la crisis de Galacia Pablo va a profundizar más aún, y precisamente en referencia con el Judaísmo, esta vida que la fe otorga

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_13:21; Éxo_14:22

NOTAS

10 Esta sección comenta la última palabra de la sección precedente: «descalificado». Existe el peligro de ser reprobado: lo demuestran los ejemplos tomados de la historia de Israel. Y la causa de esta eliminación fue el orgullo y la presunción. Eviten pues, los fuertes esos vicios.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_16:4-35+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_17:5-6; Núm_20:7-11

NOTAS

10:4 (a) Pablo evoca la nube y el paso del mar Rojo -figuras del bautismo- , el maná y el agua de la roca -figuras de la Eucaristía- para invitar a los corintios a la prudencia y la humildad. Los hebreos en el desierto se beneficiaron en cierto modo de los mismos dones que ellos; sin embargo, en su mayoría, disgustaron a Dios, v. 1Co_10:5.

10:4 (b) Según una tradición rabínica, la roca de Núm_20:8 acompañaba a los israelitas en el desierto. Pablo usa el tiempo pasado porque la roca ya no existe en su tiempo.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_14:16

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_11:4, Núm_11:34

NOTAS

10:6 Lit.: «tipos», que Dios suscitó para prefigurar las realidades espirituales de la era mesiánica («antitipos», 1Pe_3:21, pero ver Heb_9:24). Este sentido típico (o alegórico, Gál_4:24) de los Libros Sagrados, si bien superaba la conciencia clara de los autores inspirados, no por eso es menos escriturístico, puesto que lo quiso Dios, autor de toda la Escritura. Es un sentido ordenado a la instrucción de los cristianos; los autores del NT lo han utilizado a menudo. Pablo lo inculca en repetidas ocasiones, v. 1Co_10:11 y 1Co_9:9; Rom_4:23; Rom_5:14; Rom_15:4; ver 2Ti_2:16, y algunos escritos - como el cuarto evangelio y la epístola a los Hebreos- se fundan, en su totalidad, en una tipología del AT.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_32:6

[2] Núm_25:1-9

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_21:5-6

NOTAS

10:9 Var.: «Cristo».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_17:6-15 [Núm_16:41-50]

[2] Éxo_12:23+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_10:6+

[2] Rom_15:4

[3] Gál_6:1

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sir_15:11-20

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_1:9+; Stg_1:13-14; Mat_6:13; Mat_26:41

NOTAS

10:13 Tentar, ante todo es probar, someter a prueba, discernir la realidad detrás de las apariencias. Dios «tienta» al hombre, aunque le conoce a fondo, Jer_11:20+; 2Cr_32:31, para ofrecerle la ocasión de manifestar la actitud profunda de su corazón, Gén_22:1+; Éxo_16:4; Deu_8:2; Deu_8:16; Deu_13:4 [Deu_13:3]; Jdt_8:25-27. Pero esta prueba viene a menudo provocada por circunstancias externas, o también por el Diablo, el Tentador, Job_1:8-12; Mat_4:1+; 1Co_7:5; 1Ts_3:5; Apo_2:10, o por la concupiscencia, Stg_1:13-14; 1Ti_1:9. Esto da a la palabra el sentido de una seducción o una inducción al mal, de las que, sin embargo, puede triunfar el fiel con la ayuda de Dios, Sir_44:20; Mat_6:13; Mat_26:41; Luc_8:13; 1Pe_1:6-7. Jesús mismo quiso ser tentado para mostrar así mejor su sumisión a la voluntad del Padre, Mat_4:1+; Mat_26:39-41 p; Heb_2:18; Heb_4:15. En cuanto al hombre que «tienta» a Dios, su actitud es blasfema, Éxo_17:2; Éxo_17:7; Hch_15:10+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_11:23-26+

NOTAS

10:16 Es decir, la copa sobre la cual pronunciamos la bendición, como Cristo en la última cena.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_12:12+

NOTAS

10:17 Mediante la comunión con el cuerpo de Cristo los cristianos quedan unidos a Cristo y entre sí. La Eucaristía realiza la unidad de la iglesia en Cristo. Ver 1Co_12:12+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lev 3+

NOTAS

10:18 Es decir, el Israel de la historia, ver Rom_7:5+. Los cristianos son «el Israel de Dios», Gál_6:16, el verdadero Israel.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_32:17

[2] 2Co_6:14-16

NOTAS

10:21 En los vv. 1Co_10:16-18 se compara la comunión eucarística con Cristo a las comidas sacrificiales de AT en las que los fieles entraban en comunión con el altar. En el v. 1Co_10:21 se contrapone la mesa eucarística a la de las comidas sagradas que siguen a los sacrificios paganos. Pablo sitúa claramente a la Eucaristía en una perspectiva sacrificial.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_4:24+

NOTAS

10:22 Los celos de Dios, Éxo_20:5; Deu_4:24, que el AT conectaba con el tema nupcial, Ose_2:21+ [Ose_2:19], reaparece varias veces en el NT. Aquí la palabra alude, en su sentido pleno, a la adoración del verdadero Dios que excluye toda «comunión» con la idolatría. Otras veces insiste en la fidelidad que ha de mantenerse a toda costa, 2Co_11:2, o en el ardor al servicio de la fe, Hch_22:3; Rom_10:2; Gál_1:13-14; Flp_3:6.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_6:12+

[2] Rom_14:19; Rom_15:2; 1Co_10:33; Flp_2:4

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_24:1

NOTAS

10:29 Se debe obrar así para respetar la conciencia errónea ajena, no para someterse a su falso juicio.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Col_3:17; 1Pe_4:11

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_9:19-23; 1Co_1:2+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_15:2; 1Co_10:24