Apocalipsis  7 Biblia Jerusalén (1998) | 17 versitos |
1 Después de esto, vi a cuatro ángeles de pie en los cuatro extremos de la tierra, que sujetaban los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara el viento ni sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol.
2 Luego vi a otro ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo; y gritó con fuerte voz a los cuatro ángeles a quienes se había encomendado causar daño a la tierra y al mar:
3 "No causéis daño ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los siervos de nuestro Dios."
4 Y oí el número de los marcados con el sello: ciento cuarenta y cuatro mil sellados, de todas las tribus de los hijos de Israel.
5 De la tribu de Judá doce mil sellados; de la tribu de Rubén doce mil; de la tribu de Gad doce mil;
6 de la tribu de Aser doce mil; de la tribu de Neftalí doce mil; de la tribu de Manasés doce mil;
7 de la tribu de Simeón doce mil; de la tribu de Leví doce mil; de la tribu de Isacar doce mil;
8 de la tribu de Zabulón doce mil; de la tribu de José doce mil; de la tribu de Benjamín doce mil sellados.
9 Después miré y había una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos.
10 Y gritan con fuerte voz: "La salvación es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero."
11 Y todos los ángeles que estaban en pie alrededor del trono de los Ancianos y de los cuatro Vivientes, se postraron delante del trono, rostro en tierra, y adoraron a Dios
12 diciendo: "Amén. Alabanza, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza, a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén."
13 Uno de los Ancianos tomó la palabra y me dijo: "Esos que están vestidos con vestiduras blancas ¿quiénes son y de dónde han venido?"
14 Yo le respondí: "Señor mío, tú lo sabrás." Me respondió: "Esos son los que vienen de la gran tribulación; han lavado sus vestiduras y las han blanqueado con la sangre del Cordero.
15 Por eso están delante del trono de Dios, dándole culto día y noche en su Santuario; y el que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos.
16 Ya no tendrán hambre ni sed; ya no les molestará el sol ni bochorno alguno.
17 Porque el Cordero que está en medio del trono los apacentará y los guiará a los manantiales de las aguas de la vida. Y Dios enjugará toda lágrima de sus ojos."

Patrocinio

 
 

Introducción a Apocalipsis 

APOCALIPSIS

Introducción
La palabra «apocalipsis» es la transcripción de un término griego que significa revelación; todo apocalipsis supone, pues, una revelación hecha por Dios a los hombres de cosas ocultas y sólo por él conocidas, en especial de cosas referentes al futuro. Es difícil deslindar exactamente las fronteras que separan al género apocalíptico del profético, del que en cierto modo no es más que una prolongación; pero, mientras que los antiguos profetas escuchaban las revelaciones divinas y las transmitían oralmente, el autor de un apocalipsis recibe sus revelaciones en forma de visiones que consigna en un libro. Por otra parte, tales visiones no tienen valor por sí mismas, sino por el simbolismo que encierran; porque en un apocalipsis todo o casi todo tiene valor simbólico: los números, las cosas, las partes del cuerpo y hasta los personajes que salen a escena. Cuando el vidente describe una visión, traduce en símbolos las ideas que Dios le sugiere, y entonces acumula cosas, colores, números simbólicos, sin preocuparse de la incoherencia de los efectos obtenidos. Es, pues, necesario para entenderle, hacerse cargo de sus procedimientos y traducir de nuevo en ideas los símbolos que propone, so pena de falsear el sentido de su mensaje.

Los apocalipsis tuvieron gran éxito en algunos ambientes judíos (incluso entre los esenios de Qumrán) en los dos siglos que precedieron a la venida de Cristo. El género apocalíptico, preparado ya por las visiones de profetas como Ezequiel o Zacarías, se desarrolló en la obra de Daniel y en numerosas obras apócrifas escritas en las inmediaciones de la era cristiana. El Nuevo Testamento únicamente ha mantenido en su canon un Apocalipsis, cuyo autor se llama a sí mismo Juan, Apo_1:9, desterrado, en el momento en el que escribe en la isla de Patmos, por su fe en Cristo. Una tradición representada ya por San Justino y ampliamente difundida a fines del siglo II (San Ireneo, Clemente de Alejandría, Tertuliano, el Canon de Muratori), le identifica con el apóstol Juan, el autor del cuarto Evangelio. Pero no parece que las iglesias de Siria, Capadocia y aun de Palestina hayan incluido el Apocalipsis en el canon de las Escrituras hasta el siglo V, prueba de que no lo consideraban como obra de un apóstol; un tal Cayo, sacerdote romano de comienzos del siglo III, llegó a atribuirlo al hereje Cerinto, pero sin duda por razones polémicas. Por otra parte, si bien el Apocalipsis de Juan presenta un parentesco innegable con los demás escritos joánicos, también se distingue netamente de ellos por su lenguaje, por su estilo y por algunos puntos de vista teológicos (referentes especialmente a la Parusía de Cristo), hasta el punto de que es difícil asegurar que proceda inmediatamente del mismo autor. A pesar de todo, su inspiración es joánica, y está escrito por alguno del círculo del apóstol e impregnado de su enseñanza. No se puede dudar de su canonicidad. En cuanto a la fecha, se admite ordinariamente que fue compuesto durante el reinado de Domiciano, hacia el 95; algunos, y no sin alguna probabilidad, creen que ciertas partes fueron redactadas ya en tiempo de Nerón, poco antes del 70.

Sea que optemos por el tiempo de Domiciano, o por el de Nerón, es indispensable, para comprender debidamente el Apocalipsis, volver a situarlo en el ambiente histórico que le vio nacer: un período de perturbaciones y persecuciones violentas contra la Iglesia naciente. Porque, al igual que los apocalipsis que le precedieron (especialmente el de Daniel) y en los que se inspira manifiestamente, es ante todo un escrito de circunstancias, destinado a levantar y afianzar la moral de los cristianos, escandalizados sin duda de que se pudiera desencadenar una persecución tan violenta contra la Iglesia del que había afirmado: «Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo», Jua_16:33. Para realizar su plan, Juan vuelve sobre los grandes temas proféticos tradicionales, especialmente el del «Gran Día de Yahvé» (ver Amó_5:18+): los profetas anunciaban al Pueblo santo, esclavo bajo el yugo de los asirios, de los caldeos y luego de los griegos, dispersado y casi destruido por la persecución, el día cercano de la salvación, en que Dios vendría a liberar a su Pueblo de manos de sus opresores, devolviéndole no sólo la libertad, sino también poderío y dominio sobre sus enemigos, a su vez castigados y casi destruidos. Cuando Juan escribía, la Iglesia, el nuevo Pueblo elegido, acababa de ser diezmada por una sangrienta persecución, 13; Apo_6:10-11; Apo_16:6; Apo_17:6, desencadenada por Roma y el imperio romano (la Bestia), pero a instigación de Satanás, 12; Apo_13:2-4, el Adversario por excelencia de Cristo y de su Pueblo. Una visión inicial describe la majestad de Dios que reina en el cielo, dueño absoluto de los destinos humanos, 4, y que entrega al Cordero el libro que contiene el decreto de exterminio de los perseguidores, 5; la visión prosigue con el anuncio de una invasión de pueblos bárbaros (los partos), con su tradicional cortejo de males: guerra, hambre y peste, 6. Pero los fieles de Dios serán preservados, Apo_7:1-8; ver Apo_14:1-5, en espera de gozar del triunfo en el cielo, Apo_7:9-17; ver Apo_15:1-5. Sin embargo, Dios, que quiere la salvación de los pecadores, no va a destruirlos inmediatamente, sino que les enviará una serie de plagas para prevenirles, como lo había hecho con Faraón y los egipcios, 8-9; ver 16. Esfuerzo inútil: a causa de su endurecimiento, Dios destruirá a los impíos perseguidores, 17, que trataban de corromper la tierra induciéndola a adorar a Satanás (alusión al culto de los emperadores de la Roma pagana); siguen una lamentación sobre Babilonia (Roma) destruida, 18, y cantos triunfales en el cielo, Apo_19:1-10. Una nueva visión vuelve sobre el tema de la destrucción de la Bestia (la Roma perseguidora), esta vez realizada por Cristo glorioso, Apo_19:11-21. Entonces se abre un período de prosperidad para la Iglesia, Apo_20:1-6, que terminará con un nuevo asalto de Satanás contra ella, Apo_20:7 s, la destrucción del Enemigo, la resurrección de los muertos y su Juicio, Apo_20:11-15, y finalmente el establecimiento definitivo del Reino celeste, en el gozo perfecto, después de haber sido aniquilada la muerte, Apo_21:1-8. Una visión retrospectiva describe el estado de perfección de la nueva Jerusalén durante su reinado sobre la tierra, Apo_21:9 s.

Esta es la interpretación histórica del Apocalipsis, su sentido primero y fundamental. Pero el alcance del libro no se detiene aquí; porque su visión de la historia depende de valores eternos sobre los que puede apoyarse la fe de los fieles de todos los tiempos. Ya en el Antiguo Testamento, la confianza del Pueblo santo estaba fundada en la promesa de Dios de permanecer «con su Pueblo», ver Éxo_25:8+, presencia que significaba protección sobre los enemigos para llevar a cabo la salvación. También ahora, y de una manera mucho más perfecta, está Dios con su nuevo Pueblo, que ha unido consigo en la persona de su Hijo, Emmanuel (Dios con nosotros); y la Iglesia vive de esta promesa de Cristo resucitado: «Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo», Mat_28:20. Siendo así, nada tienen que temer los fieles; aunque por algún tiempo tengan que sufrir por el nombre de Cristo, en definitiva serán vencedores de Satanás y de todas su maquinaciones.

Estructura del Apocalipsis
El libro en su estado actual presenta dos partes netamente diferenciadas: la parte exhortatoria, 1-3, y la parte profética, 4-22. En la presente edición adoptamos la siguiente disposición:

Prólogo, Apo_1:1-3.
I. Cartas a las iglesias de Asia, 1:4-3:22.
II. Las visiones proféticas, 3:1-22:15.
1. Los preliminares del «Gran Día de Yahvé», 4:1-16:21.
2. El castigo de Babilonia, Apo_17:1-19:10.
3. Exterminio de las naciones paganas, 19:11-20:15.
4. La Jerusalén futura, 21:1-22:15.
Epílogo, Apo_22:16-21.

Muchos autores dividen la parte de las visiones proféticas, c. 4-22, en dos grandes secciones. En la primera, 4-11, tras la visión del Trono de Dios, 4, y la visión del Cordero, 5, tendríamos dos septenarios: los sellos, 6-7, con el intermedio de la visión de los elegidos y la muchedumbre inmensa, y las trompetas, 8-11, con la culminación de la visión del librito abierto y de los dos testigos, 11. Esta sección de los c. 6-11 estaría dominada por la imaginería del Día de Yahvé y por la actualización de las plagas de Egipto y la invitación a la conversión. El c. 11 prepararía la transición a la parte siguiente.

La segunda sección de la parte profética, 12-22, tiene como visión inicial el gran signo de la Mujer y el Dragón, 12. Esta visión, inspirada en Gén_3:15 (lucha de la Mujer y su descendencia contra el Dragón y la suya), determina la sucesión de los acontecimientos del drama: Las bestias perseguidoras de la Iglesia, 13, y el Cordero, 14, se enfrentan. La prevalencia de la impronta del libro de Daniel, especialmente la visión del c. 7 sobre las Bestias y el Hijo del hombre, determina toda la sección de los c. 13:1-20:10. Las secciones de los anuncios angélicos, la siega y la vendimia, 14, anuncian el Fin. El septenario de las copas actualiza las plagas de Egipto contra el trono de la Bestia, 16. Los c. 17-18 representan el mismo enfrentamiento con la imagen de Babilonia-Roma.

Las dos representaciones del combate escatológico con el intermedio del milenio, 19:11-10:10, contienen la victoria de Dios y su Mesías sobre las Bestias y el Dragón. El juicio universal, Apo_20:11-15, termina la historia, y la visión de la Jerusalén celeste inaugura la consumación, 21:1-22:15.

En esta descripción de la disposición del libro aparece ya indicado el tema dominante del libro, su estructura profunda, que consiste en la proclamación del Reinado de Dios y de su Cristo, Apo_11:15, Apo_11:17; Apo_12:10, y el consiguiente juicio de Satán, Apo_12:10; Apo_20:2, Apo_20:10, y de los poderes hostiles, Apo_19:20-21; Apo_20:9.

El Apocalipsis como culminación de la Biblia: El cumplimiento mesiánico escatológico
El libro del Apocalipsis está lleno de referencias al Antiguo Testamento (más de 800 en la edición de Nestle-Aland). Nuestra traducción ofrece en este sentido un inmenso repertorio entre las citas directas, impresas en letra cursiva, y las referencias que van en las notas y en los paralelos marginales.

El autor recurre a los principales textos mesiánico-escatológicos del Antiguo Testamento, tal y como eran actualizados en la sinagoga, y los presenta cumplidos en Cristo. Recordemos brevemente algunos: la bendición de Judá (Gén_49:9-10), el oráculo de Balaán (Núm_24:17), la figura del Rey mesiánico (Sal 2), las visiones de la Nueva Jerusalén (Is 61-62), la figura del Hijo del hombre (Dn 7). A la vez utiliza toda la imaginería bíblica para expresar el castigo divino. Así recurre a las plagas de Egipto (Ex 7-11), las imágenes de los castigos anunciados para el Día de Yahvé como las langostas (Jl 1-3), las profecías sobre Gog de Magog (Ez 38-39), los poemas sobre la caída de los tiranos, v.gr., Tiro (Ez 27-28), Babilonia (Is 46-47; Jr 50).

Este abundante recurso al Antiguo Testamento está ordenado por el autor a expresar el cumplimiento de las promesas divinas.

El agente del cumplimiento es el Dios Todopoderoso, Apo_1:8; Apo_4:8; Apo_11:17; Apo_15:3; Apo_16:7; Apo_16:14; Apo_19:6; Apo_19:15; Apo_21:22. Junto al término «Todopoderoso» y a veces ligado al mismo, encontramos el nombre divino «El que es, el que era y el que va a venir», Apo_1:4, Apo_1:8; Apo_4:8. Esta denominación es una actualización del Nombre divino «Yo soy» de Éxo_Apo_3:14, con la mediación targúmica, y pone también de relieve que Dios va a intervenir definitivamente en la consumación de la historia.

Jesucristo es el realizador del designio divino. Es el Hijo de Dios, Apo_2:18, el Mesías lleno del Espíritu, Apo_3:1, que tiene la llave de David, Apo_3:7, el León de Judá y Retoño de David, Apo_5:5; ver Apo_22:16, el Amén, el Testigo fiel, Apo_3:14; ver Apo_1:4. Él es el Príncipe de los reyes de la tierra, Apo_1:4, que ha lavado los pecados con su sangre y ha constituido un pueblo sacerdotal, Apo_1:5-6; Apo_5:10. Él es el Cordero a quien se entregan los destinos de la historia, 5, la Palabra de Dios, Apo_19:13, que actúa en el combate escatológico, Apo_19:11-16. Es el Rey de reyes y Señor de señores, Apo_19:16; ver Apo_17:14. Es el Esposo, Apo_19:9; Apo_21:2, Apo_21:9. El Apocalipsis presenta también a Jesucristo con rasgos divinos en la visión del Hijo del hombre, Apo_1:13 ss, en que se le aplican el título «El Primero y el Último», Apo_1:17; Apo_2:8, título que se aplicaba a Dios en Isa_44:6; Isa_48:12. Asimismo la participación del Cordero en el Trono divino y la adoración que le tributan los Ancianos y los Vivientes, Apo_5:8-14, indican este carácter divino.

La fe cristiana trinitaria está presente también en la mención del Espíritu, tanto en el saludo inicial, Apo_1:4, como en el mensaje a las iglesias, Apo_2:7, Apo_2:11, Apo_2:17, Apo_2:29; Apo_3:6, Apo_3:13, Apo_3:22; asimismo en otras proclamaciones, Apo_14:13; Apo_22:17.

El cumplimiento mesiánico escatológico se realiza en la comunidad de redimidos que es la Iglesia, pueblo regio y sacerdotal, Apo_1:5-6; Apo_5:9-10. La Iglesia está representada en la Mujer victoriosa del Dragón, 12. Es una comunidad de fe, esperanza, caridad y servicio, Apo_2:19, participa en el poder mesiánico de Cristo, Apo_2:26-29, es una comunidad de testimonio, Apo_11:1 ss, está formada por el resto de Israel y una muchedumbre inmensa, Apo_7:1 ss, es la Novia, la Nueva Jerusalén, 21-22.

El cumplimiento mesiánico-escatológico implica la derrota de las fuerzas hostiles y la victoria de los elegidos en la Jerusalén celestial, que como hemos dicho, es el contenido de la parte profética del Apocalipsis.

Incitamos al lector a dejarse ganar por el conjunto de imágenes, complicado, pero poderoso, con que el autor ha revestido su mensaje de certeza y esperanza. El sacrificio del Cordero ha obtenido la victoria postrera y, sean cuales fueren los males que la Iglesia de Cristo padezca, no puede dudar de la fidelidad de Dios hasta el momento en que venga el Señor, «pronto», Apo_1:1; Apo_22:20. El Apocalipsis es la gran epopeya de la esperanza cristiana, el canto de triunfo de la Iglesia perseguida.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_7:2; Zac_6:5; Jer_49:36



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_9:4; Isa_44:5+; Apo_3:12; Apo_22:4; Éxo_12:7-14; = Apo_14:1

NOTAS

7:4 El cuadrado de doce (el número sagrado) multiplicado por mil: la multitud de los fieles de Cristo, pueblo de Dios, nuevo Israel, Gál_6:16; ver Stg_1:1; Apo_11:1; Apo_20:9. Marcados con el sello divino, Rom_4:11+, escaparán por fin de las plagas esperadas; ver Éxo_12:7-14.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Núm_1:20-43

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] = Apo_15:2-5

[2] Gén_15:5

[3] Apo_5:9+

NOTAS

7:9 (a) Esta vez se trata de la muchedumbre de los mártires cristianos en posesión ya de la felicidad celestial, v. Apo_7:14; Apo_15:2-4.

7:9 (b) Las palmas del triunfo, que evocan la fiesta alegre de las Tiendas, Lev_23:33-34; etc. (en el v. Apo_7:15 la tienda de Dios vendrá a ser la morada de esa muchedumbre).

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] = Apo_15:2; Dan_12:1

[2] Apo_1:5; Apo_22:14; Gén_49:11; Éxo_19:10

NOTAS

7:14 (a) Para el diálogo introductorio, ver Zac_6:4-5, y también Apo_4:4-13.

7:14 (b) Las persecuciones, cuyo prototipo era la de Nerón.

7:14 (c) La sangre simbolizaba la eficacia de la muerte de Jesús, Rom_3:25+; 1Co_11:25; Efe_1:7; etc. Aquí es aceptado este don por los que reciben sus efectos.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Apo_21:3; Apo_22:3

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_49:10; Isa_4:5 s; Isa_25:4-5

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_49:10

[2] Isa_25:8; = Apo_21:4

NOTAS

7:17 Estas imágenes, corrientes en la tradición profética para simbolizar la felicidad escatológica, ver Ose_2:20+ [Ose_2:18]; Isa_11:6+, reaparecerán en Apo_21:4.