I Corintios 1 Biblia Jerusalén (1998) | 31 versitos |
1 Pablo, llamado a ser apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, y Sóstenes, el hermano,
2 a la iglesia de Dios que está en Corinto: a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos, con cuantos en cualquier lugar invocan el nombre de Jesucristo, Señor nuestro y de ellos;
3 gracia a vosotros y paz de parte de Dios, Padre nuestro, y del Señor Jesucristo.
4 Doy gracias a Dios sin cesar por vosotros, a causa de la gracia de Dios que os ha sido otorgada en Cristo Jesús,
5 pues en él habéis sido enriquecidos en todo, en toda palabra y conocimiento,
6 en la medida en que se ha consolidado entre vosotros el testimonio de Cristo.
7 Así, ya no os falta ningún don de gracia a los que esperáis la Revelación de nuestro Señor Jesucristo.
8 Él os confirmará hasta el fin irreprensibles en el Día de nuestro Señor Jesucristo.
9 Pues fiel es Dios, por quien habéis sido llamados a la comunión con su hijo Jesucristo, Señor nuestro.
10 Os exhorto, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que seáis unánimes en el hablar, y no haya entre vosotros divisiones; antes bien, estéis unidos en una misma mentalidad y un mismo juicio.
11 Porque, hermanos míos, estoy informado de vosotros, por los de Cloe, que existen discordias entre vosotros.
12 Me refiero a que cada uno de vosotros dice: "Yo soy de Pablo", "Yo de Apolo", "Yo de Cefas", "Yo de Cristo".
13 ¿Está dividido Cristo? ¿Acaso fue Pablo crucificado por vosotros? ¿O habéis sido bautizados en el nombre de Pablo?
14 ¡Doy gracias a Dios por no haber bautizado a ninguno de vosotros fuera de Crispo y Gayo!
15 Así, nadie puede decir que habéis sido bautizados en mi nombre.
16 ¡Ah, sí!, también bauticé a la familia de Estéfanas. Por lo demás, no creo haber bautizado a ningún otro.
17 Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio. Y no con palabras sabias, para no desvirtuar la cruz de Cristo.
18 Pues la predicación de la cruz es una locura para los que se pierden; mas para los que se salvan - para nosotros - es fuerza de Dios.
19 Porque dice la Escritura: Destruiré la sabiduría de los sabios, e inutilizaré la inteligencia de los inteligentes.
20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el docto? ¿Dónde el intelectual de este mundo? ¿Acaso no entonteció Dios la sabiduría del mundo?
21 De hecho, como el mundo mediante su propia sabiduría no conoció a Dios en su divina sabiduría, quiso Dios salvar a los creyentes mediante la locura de la predicación.
22 Así, mientras los judíos piden signos y los griegos buscan sabiduría,
23 nosotros predicamos a un Cristo crucificado: escándalo para los judíos, locura para los gentiles;
24 mas para los llamados, lo mismo judíos que griegos, un Cristo, fuerza de Dios y sabiduría de Dios.
25 Porque la locura divina es más sabia que los hombres, y la debilidad divina, más fuerte que los hombres.
26 ¡Mirad, hermanos, quiénes habéis sido llamados! No hay muchos sabios según la carne ni muchos poderosos ni muchos de la nobleza.
27 Ha escogido Dios más bien a los locos del mundo para confundir a los sabios. Y ha escogido Dios a los débiles del mundo, para confundir a los fuertes.
28 Lo plebeyo y despreciable del mundo ha escogido Dios; lo que no es, para reducir a la nada lo que es.
29 Para que ningún mortal se gloríe en la presencia de Dios.
30 De él os viene que estéis en Cristo Jesús, al cual hizo Dios para nosotros sabiduría de Dios, justicia, santificación y redención,
31 a fin de que, como dice la Escritura: El que se gloríe, gloríese en el Señor.

Patrocinio

 
 

Introducción a I Corintios

I y II Corintios.
Mientras escribía 1 y 2 Ts, Pablo evangelizaba Corinto durante más de dieciocho meses, Hch_18:1-18, desde la primavera del 50 hasta finales del verano del 51. Según su costumbre de actuar en los grandes centros, quería implantar la fe de Cristo en aquel famoso puerto, densamente poblado y desde el cual podría difundirse por toda Acaya, 2Co_1:1; 2Co_9:2. De hecho, logró fundar allí, sobre todo en las capas modestas de la población, 1Co_1:26-28, una floreciente comunidad. Pero esta gran ciudad era un foco de cultura griega, donde chocaban corrientes muy diversas de pensamiento y de religión. El contacto de la tierna fe cristiana con aquella capital del paganismo tenía que plantear para los neófitos muchos problemas delicados. Y el Apóstol trata de resolverlos en las dos cartas que les escribe.

A pesar de algunos puntos dudosos, la génesis de estas dos epístolas es bastante clara. Se ha perdido una primera carta «precanónica», 1Co_5:9-13, de fecha dudosa. Más tarde, durante la estancia de algo más de dos años (52-54) en Éfeso, en el curso del tercer viaje, Hch 19:1-20:1, algunos problemas planteados por una delegación de los corintios, 1Co_16:17, más otras informaciones recibidas por medio de Apolo, Hch_18:27 s; 1Co_16:12, y «los de Cloe», 1Co_1:11, impulsaron a Pablo a escribir una nueva carta, que es nuestra 1 Co, alrededor de la Pascua del 54 (1Co_5:7 s; 1Co_16:5-9). Poco después, debió de producirse en Corinto una crisis, en la que probablemente tuvo que intervenir Timoteo (1Co_4:17; 1Co_16:10-11), y que le obligó a hacerles una visita rápida y enojosa, 2Co 1:23-2:1, en el curso de la cual prometió volver pronto, 2Co_1:15-16. Pero de hecho no volvió y sustituyó esta visita por una carta severa, escrita «con muchas lágrimas», 2Co_2:3 s, 2Co_2:9, que produjo un efecto saludable, 2Co_7:8-13. Este buen resultado lo supo Pablo por Tito, 2Co_1:12 s; 2Co_7:5-16, en Macedonia, después de haber salido de Éfeso a consecuencia de crisis muy graves cuya naturaleza desconocemos, 1Co_15:32; 2Co_1:8-10; Hch_19:23-40 [Hch_19:23-41]; y entonces escribió las dos partes de 2 Co, en la primavera y el verano del 55. Luego iba a pasar por Corinto, Hch_20:1 s; ver 2Co_9:5; 2Co_12:14; 2Co_12:14; 2Co_13:1, 2Co_13:10, para subir desde allí a Jerusalén y ser encarcelado.

Algunos opinan que 2 Co sería una recopilación de varias cartas —hasta cinco— remitidas por Pablo a Corinto en circunstancias diversas. Otros, menos preocupados por las dificultades de algunos enlaces literarios que esta teoría pretende explicar, admiten sin embargo que los cap. 10-13 no pueden ser continuación de 1-9. Es psicológicamente imposible que Pablo pase tan bruscamente de celebrar la reconciliación expuesta en los cap. 1-9 a la amonestación severa y las justificaciones irónicas de los cap. 10-13. Sugieren que los cap. 10-13 podrían ser la epístola escrita con lágrimas, a causa de su tono severo, pero esto no cuadra bien con el contexto. La epístola escrita con lágrimas ha sido motivada por la conducta de un individuo, 2Co_2:5-8; ahora bien, ninguna referencia se hace a este asunto en los cap. 10-13, que tratan del daño causado en las comunidades por los falsos apóstoles. Es, pues, más probable que estos capítulos los haya provocado el deterioro de la situación en Corinto después del envío de los cap. 1-9.

Si estas epístolas ofrecen noticias de gran interés sobre el alma de Pablo y sobre sus relaciones con sus convertidos, no es menor su importancia doctrinal. Encontramos en ellas, especialmente en 1 Co, informaciones y decisiones sobre muchos problemas cruciales del cristianismo primitivo, tanto en su vida interior: pureza de costumbres, 1Co_5:1-13; 1Co_6:12-20; matrimonio y virginidad, 1Co_7:1-40, orden de las asambleas religiosas y celebraciones de la eucaristía, 11-12, uso de los carismas, 12:1-14:40, como en sus relciones con el mundo pagano: recurso a los tribunales, 1Co_6:1-11, carnes ofrecidas a los ídolos, 8-10. Lo que hubiera podido quedar en un simple caso de conciencia o en unas instrucciones litúrgicas, da pie al genio de Pablo para exponer puntos de vista profundos sobre la verdadera libertad de la vida cristiana, la santificación del cuerpo, la primacía de la caridad y la unión con Cristo. La defensa de su apostolado, 2 Co 10-13, le inspira páginas espléndidas sobre la grandeza del ministerio apostólico, 2Co 2:12-6:10; y el tema tan concreto de la colecta, 2 Co 8-9, queda iluminado por el ideal de la unión entre las iglesias. La perspectiva escatológica está siempre presente y penetra toda la exposición sobre la resurrección de la carne, 1 Co 15. Pero a las descripciones apocalípticas de 1 Ts y 2 Ts sustituye una discusión más racional que justifica esta esperanza, difícil para la mentalidad griega. Esta adaptación del Evangelio al mundo nuevo en el que va penetrando, se manifiesta sobre todo en la contraposición de la locura de la Cruz a la sabiduría helénica. A los corintios, que se hallan divididos contraponiendo a sus diversos maestros y sus respectivos talentos humanos, Pablo les recuerda que sólo hay un maestro, Cristo, un solo mensaje, la salvación por la cruz, y que esa es la única y verdadera Sabiduría, 1Co 1:10-4:13. Así, forzado por las circunstancias y sin renegar de las perspectivas escatológicas, se ve obligado a insistir más y más en la vida cristiana presente, como unión con Cristo en el verdadero conocimiento que es el de la fe. A consecuencia de la crisis de Galacia Pablo va a profundizar más aún, y precisamente en referencia con el Judaísmo, esta vida que la fe otorga

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom 1+

[2] Hch_18:7; Hch_5:11+



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_9:13+

[2] Hch_2:21+

NOTAS

1:2 (a) Expresión favorita de Pablo; 1Co_10:32; 1Co_11:16, 1Co_11:22; 1Co_15:9; 2Co_1:1; Gál_1:13; 1Ts_2:14; 2Ts_1:4; 1Ti_3:5; 1Ti_3:15; ver también Hch_20:28+. Comparar «las iglesias de Cristo», Rom_16:16; ver Mat_16:18+; Hch_5:11+; Hch_7:38+.

1:2 (b) Otra trad.: «con cuantos en cualquier lugar, el suyo y el nuestro, invocan el nombre de Jesucristo, Señor nuestro».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_8:7, 2Co_8:9

[2] 1Co_12:8+

NOTAS

1:6 Es decir, el testimonio que se da de Cristo. -«entre vosotros» o «en vosotros».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_6:10

[2] 2Co_1:21; Flp_1:7; Col_2:7

NOTAS

1:7 En el momento supremo de la revelación de los designios secretos de Dios, Rom_16:25+, Cristo se manifestará en su gloria al fin de los tiempos en su Venida, 1Co_15:23+, y su Manifestación, 1Ti_1:14+; ver Luc_17:30; Rom_2:5; Rom_8:19; 2Ts_1:7; Heb_9:28; 1Pe_1:5, 1Pe_1:7, 1Pe_1:13; 1Pe_4:13; Apo_1:1. Previamente se habrá «revelado» el Impío, a quien destruirá, 2Ts_2:3-8.

NOTAS

1:8 (a) Ver Flp_1:10; Flp_2:15; Efe_1:4; Col_1:22; 1Ts_3:13; 1Ts_5:23; Jud_1:24.

1:8 (b) Este Día del Señor, 1Co_5:5; 2Co_1:14; 1Ts_5:2; 2Ts_2:2; ver 2Pe_3:10, llamado también «Día de Cristo», Flp_1:6; Flp_1:10; Flp_2:16, o simplemente El Día, 1Co_3:13; 1Ts_5:4; ver Heb_10:25, aquel Día, 2Ts_1:10; 2Ti_1:12; 2Ti_1:18; 2Ti_4:8; ver Mat_7:22; Mat_24:36; Luc_10:12; Luc_21:34, el Día del Hijo del hombre, Luc_17:24, ver 26, el Día de Dios, 2Pe_3:12, el día de la Visita, 1Pe_2:12, el gran Día, Jud_1:6; Apo_6:17; Apo_16:14, el último día, Jua_6:39, Jua_6:40, Jua_6:44, Jua_6:54; Jua_11:24; Jua_12:48, es el cumplimiento de la era escatológica, inaugurada por Cristo, del Día de Yahvé anunciado por los profetas, Amó_5:18+. Realizada en parte con la primera venida de Cristo, Luc_17:20-24, y el castigo de Jerusalén, Mat_24:1+, esta última etapa de la historia de la salvación, ver Hch_1:7+, quedará consumada con la vuelta gloriosa, 1Co_1:7+; 1Co_15:23+; 1Ti_1:14+, del Soberano Juez, Rom_2:6+; Stg_5:8-9. Le acompañará una conmoción y una renovación cósmicas (ver Amó_8:9+), Mat_24:29+; Heb_12:26; 2Pe_3:10-13; Apo_20:11; Apo_21:1; ver Mat_19:28; Rom_8:20-22. Este día de luz se aproxima, Rom_13:12; Heb_10:25; Stg_5:8; 1Pe_4:7; ver 1Ts_5:2-3. Su fecha es incierta, 1Ts_5:1+, y hay que prepararse para él por el tiempo que resta, 2Co_6:2+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_1:3; Flp_3:10 s

NOTAS

1:9 (a) Ver 1Co_10:13; 2Co_1:18; 1Ts_5:24; 2Ts_3:3; 2Ti_2:13; Heb_10:23; Heb_11:11.

1:9 (b) La palabra comunión (koinônía) conserva en sus variados usos una acepción fundamental. La comunión brota de las realidades poseídas en común por varias personas, sean espirituales o materiales esas realidades compartidas. De hecho, los bienes materiales nunca se encuentran entre cristianos sin los bienes espirituales, Rom_15:26-27; 2Co_8:4; 2Co_9:13; Gál_6:6; Flp_4:15-17. A veces se participa de las acciones o de los sentimientos, 2Co_1:7; 2Co_6:14; 1Ti_5:22; 2Jn_1:11; Apo_1:9. La comunión, de la que proceden todos los demás bienes, otorga una participación en los bienes propiamente divinos, 1Co_9:23; Flp_1:5; Flm_1:6; nos une al Padre y a su Hijo Jesucristo, 1Co_1:9; 1Jn_1:3+, 1Jn_1:7+, a Cristo mismo, 1Co_10:16; Flp_3:10; 1Pe_4:13, al Espíritu, 2Co_13:13+ [2Co_13:14]; Flp_2:1. Nos confiere una participación de la gloria futura, 1Pe_5:1. La palabra alude a una característica de la comunidad cristiana, Hch_2:42+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_15:5

[2] Flp_2:2 s

NOTAS

1:11 No se sabe a punto fijo quién era esta Cloe; probablemente una industrial o comerciante de Éfeso, con personal formado por esclavos, libertos y hombres libres.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_18:24+; Jua_1:42; 1Co_3:22-23

NOTAS

1:12 (a) Sea que Cefas (Pedro) hubiera visitado la iglesia de Corinto, ver 1Co_9:5, sea que, sin haberle visto, algunos cristianos de aquella iglesia se hubieran apoyado particularmente en su autoridad reconocida por todos.

1:12 (b) Quizás se apoyaban en Cristo conocido en su vida terrena, y en sus testigos directos, ver Hch_1:21; Hch_10:41, con preferencia a los demás, ver 1Co_9:1; 2Co_5:16+; 2Co_11:5; 2Co_11:23; 2Co_12:11; o bien tenían la pretensión de adherirse a Cristo sin intermediarios humanos. O quizá «Yo de Cristo» sea simplemente la respuesta de Pablo a los que se apoyaban en tal o cual maestro humano.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Efe_4:5

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_18:8; Rom_16:23

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_16:15-17

[2] Hch_16:15+

NOTAS

1:16 Estilo oral. Pablo está dictando, ver 1Co_16:21, de lo contrario, habría corregido poniendo el comienzo del v. 1Co_1:16 delante del v. 1Co_1:15.

NOTAS

1:17 (a) A esta sabiduría humana (alusión a las especulaciones del pensamiento y los artificios de la retórica) se opondrá la sabiduría de Dios, v. 1Co_1:24 y 1Co_2:6.

1:17 (b) Lit.: «vaciar» (de su contenido). Pablo desarrolla este punto en 1Co_2:1-5.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_1:16

NOTAS

1:18 En todo este pasaje, la locura tiene un sentido muy peyorativo: no es la locura del heroísmo sino la locura de la estulticia y de la estupidez.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_29:14; Sal_33:10

[2] Isa_33:18; Isa_19:12

NOTAS

1:19 La misma idea se encuentra en Isa_29:14; Dios anuncia al pueblo aterrorizado por la amenaza asiria que la vaciedad de una sabiduría puramente humana no le podrá salvar.

NOTAS

1:20 En este pasaje Pablo no condena la auténtica sabiduría humana, don de Dios y capacidad de conocer a Dios, v. 1Co_1:21+, sino la sabiduría orgullosa, llena de presunción.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_1:19-20+

[2] Mat_12:38 p; Jua_2:18+; Hch_17:19-23

NOTAS

1:21 Es decir, en las obras de Dios, que manifiestan su sabiduría. Ver Sab_13:1-9; Rom_1:19-20. Otras interpretaciones: por una disposición de la sabiduría de Dios; o: en el tiempo de la sabiduría de Dios, es decir, de la antigua economía puesta bajo el signo de la moderación, distinta de la nueva, aparentemente desatinada, en la que Dios se manifiesta de una manera paradójica.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_12:34; Gál_5:11

NOTAS

1:22 Se buscan seguridades humanas: milagros que garanticen la verdad del mensaje (ver Jua_4:48); sabiduría o doctrina que satisfaga a una inteligencia ávida de conocimientos. Este interés no es condenable en sí mismo y, paradójicamente, la cruz de Cristo será su respuesta, v. 1Co_1:24+. Pero si se trata de una exigencia previa, y desde ella se rechaza la adhesión, es inadmisible.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_6:35+

NOTAS

1:24 Humanamente, la Cruz aparecía como lo contrario a las aspiraciones tanto de judíos como de griegos: fracaso en vez de manifestación gloriosa, locura en vez de sabiduría. Pero en la fe, la cruz aparece como algo que colma y supera las aspiraciones: es el poder y la sabiduría divina por excelencia.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_12:10; 2Co_13:4

NOTAS

1:25 Este carácter paradójico de la acción divina (1Co_1:18-25) tiene lugar en la elección de los Corintios (1Co_1:26-30) y en la predicación de Pablo (1Co_2:1-5).

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_7:5+

[2] Stg_2:5; Jue_7:2; 1Sa_16:7; 2Co_4:7

NOTAS

1:26 Es decir, desde un punto de vista puramente humano.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_8:17-18+; Rom_3:27+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Efe_2:9

NOTAS

1:30 (a) La palabra tiene un sentido muy estricto. Los que antes no existíais (v. 28) a los ojos del mundo, ahora existís en Jesucristo, mientras que los que existen según el mundo quedan reducidos a la nada (v. 28). De esta existencia nueva en Jesucristo debéis gloriaros (v. 31) y sólo de ella (ver v. 1Co_1:29).

1:30 (b) No es, pues, la sabiduría cristiana fruto de un esfuerzo humano «según la carne». Sino que proviene de un ser humano aparecido en «la plenitud de los tiempos» (Gál_4:4), Cristo, a quien hay que «ganar» (Flp_3:8), para encontrar en él «todos los tesoros de la sabiduría y de la ciencia» (Col_2:3). Y esta sabiduría se identifica con la salvación total: «justicia, santificación y redención».

1:30 (c) Estas tres últimas palabras aluden a los temas fundamentales de la futura epístola a los Romanos, ya en proceso de elaboración en el pensamiento de Pablo, ver Rom_1:17; Rom_6:19; Rom_6:22; Rom_3:24.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_9:22-23 [Jer_9:23-24]; 2Co_10:17