Amos  5 Biblia Jerusalén (1998) | 27 versitos |
1 Escuchad esta palabra, que yo entono contra vosotros una elegía, casa de Israel:
2 ¡Ha caído, no volverá a levantarse, la virgen de Israel; postrada está en su suelo, no hay quien la levante!
3 Porque así dice el Señor Yahvé a la casa de Israel: La ciudad que sacaba mil a campaña quedará sólo con cien, y la que sacaba cien quedará sólo con diez.
4 Porque así dice Yahvé a la casa de Israel: ¡Buscadme a mí y viviréis!
5 Pero no busquéis a Betel, no vayáis a Guilgal ni crucéis a Berseba, porque Guilgal será deportada sin remedio, y Betel reducida a la nada.
6 ¡Buscad a Yahvé y viviréis, no sea que caiga él como fuego sobre la casa de José y devore inextinguible a Betel!
7 ¡Ay de los que convierten en ajenjo el derecho y tiran por tierra la justicia,
8 Él forma las Pléyades y Orión, convierte en aurora las tinieblas, y oscurece el día en noche. El que reúne las aguas del mar y las derrama sobre la faz de la tierra, Yahvé es su nombre;
9 el que desencadena ruina sobre la fortaleza y acarrea la destrucción sobre la ciudadela.
10 detestan al censor en la Puerta y aborrecen al que habla con sinceridad!
11 Pues bien, ya que vosotros pisoteáis al débil y le cobráis tributo de grano, habéis construido casas de sillares, pero no las habitaréis; habéis plantado viñas selectas, pero no cataréis su vino.
12 ¡Pues conozco vuestras muchas rebeldías y vuestros graves pecados, opresores del justo, que aceptáis soborno y atropelláis a los pobres en la Puerta!
13 Por eso el hombre sensato calla en esta hora, que es hora de infortunio.
14 Buscad el bien, no el mal, para que viváis, y que esté así con vosotros Yahvé Sebaot, tal como decís.
15 Aborreced el mal, amad el bien, implantad el derecho en la Puerta; quizá Yahvé Sebaot tenga piedad del Resto de José.
16 Por eso, así dice Yahvé, el Dios Sebaot, el Señor: En todas las plazas habrá lamentación y en todas las calles se dirá: "¡Ay, ay!" Convocarán a duelo al labrador, y a lamentación a los que saben plañir;
17 en todas las viñas habrá lamentación, porque voy a pasar yo por medio de ti, dice Yahvé.
18 ¡Ay de los que ansían el Día de Yahvé! ¿Qué creéis que es el Día de Yahvé? ¡Es tinieblas, que no luz!
19 Como cuando uno huye del león y se topa con un oso, o, al entrar en casa, apoya una mano en la pared y le muerde una culebra...
20 ¿No es tinieblas el Día de Yahvé, y no luz, lóbrego y sin claridad?
21 Yo detesto, aborrezco vuestras fiestas, no me aplacan vuestras solemnidades.
22 Si me ofrecéis holocaustos... no me complazco en vuestras oblaciones, ni miro vuestros sacrificios de comunión de novillos cebados.
23 ¡Aparta de mí el ronroneo de tus canciones, no quiero oír la salmodia de tus arpas!
24 ¡Que fluya, sí, el derecho como agua y la justicia como arroyo perenne!
25 ¿Acaso me presentasteis sacrificios y oblaciones en el desierto, durante cuarenta años, casa de Israel?
26 Tendréis que cargar con Sacut, vuestro rey, y Queván, imágenes vuestras de astros divinizados, que os habéis fabricado;
27 cuando os deporte más allá de Damasco, dice Yahvé, cuyo nombre es Dios Sebaot.

Patrocinio

 
 

Introducción a Amos 

Amós.
Amós era pastor en Técoa, en el límite del desierto de Judá, Amó_1:1. Extraño a las hermandades de profetas, fue tomado por Yahvé de detrás de su rebaño y enviado a profetizar a Israel, Amó_7:14. Tras un corto ministerio que tuvo como marco principal el santuario cismático de Betel, Amó_7:10 s, y que probablemente también se ejerció en Samaría, ver Amó_3:9; Amó_4:1; Amó_6:1, fue expulsado de Israel y volvió a sus antiguas ocupaciones.

Predica en el reinado de Jeroboán II, 783-743, época gloriosa humanamente hablando, en la que el reino del Norte se extiende y enriquece, pero en la que el lujo de los grandes es un insulto para la miseria de los oprimidos, mientras que el esplendor del culto encubre la ausencia de una religión verdadera. Con la rudeza sencilla y noble, y con la riqueza de las imágenes de un hombre del campo, Amós condena en nombre de Dios la vida corrompida de las ciudades, las injusticias sociales, la falsa seguridad que se pone en ritos en que el alma no se compromete, Amó_5:21-22. Yahvé, soberano Señor del mundo, que castiga a todas las naciones, 1-2, castigará duramente a Israel, obligado por su elección a una mayor justicia moral, Amó_3:2. El «Día de Yahvé» (expresión que aparece aquí por vez primera) será tinieblas y no luz, Amó_5:18 s, la venganza será terrible, Amó_6:8 s, ejecutada por un pueblo llamado por Yahvé, Amó_6:14 : Asiria, que, sin ser nombrada, ocupa, sin embargo, el horizonte del profeta. Con todo, Amós abre una pequeña esperanza, la perspectiva de una salvación para la casa de Jacob, Amó_9:8, para el «resto» de José, Amó_5:15 (primer empleo profético de este término). Esta profunda doctrina acerca de Yahvé, dueño universal y omnipotente, defensor de la justicia, se expresa con una seguridad absoluta, siempre como si el profeta no dijera nada nuevo: su novedad reside en la fuerza con que recuerda las exigencias del Yahvismo puro.

El libro nos ha llegado con cierto desorden; en particular el relato en prosa, Amó_7:10-17, que separa dos visiones, estaría mejor colocado al final de los oráculos. Se puede dudar sobre la atribución al mismo Amós de algunos cortos pasajes. Las doxologías, Amó_4:13; Amó_5:8-9; Amó_9:5-6, quizá hayan sido añadidas para la lectura litúrgica. Los breves oráculos contra Tiro y Edom, Amó_1:9-12, y Judá, Amó_2:4-5, parecen datar del Destierro. Se discute más acerca de Amó_9:8-10, y sobre todo de Amó_9:11-15. No hay razón seria para sospechar del primero de estos pasajes, pero es probable que el segundo haya sido añadido; y esto no por razón de las promesas de salvación que contiene y que, desde un principio, fueron el tema de la predicación de los profetas, lo mismo aquí, Amó_5:15, que en su contemporáneo Oseas; pero lo que se dice de la cabaña vacilante de David, de la venganza contra Edom, de la vuelta y restablecimiento de Israel, supone la época del Destierro y puede atribuirse, con algunos otros retoques, a una edición deuteronomista del libro.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


NOTAS

5:2 La nación es comparada a una virgen arrebatada por la muerte en plena juventud sin haber podido tener acceso al matrimonio y la maternidad, ver Jue_11:39.



NOTAS

5:3 (a) Trasponemos aquí «a la casa de Israel», que está en el hebr. al final del v., ver Amó_5:4.

5:3 (b) El desastre será grande. El «resto» que subsiste indica aquí la magnitud de la catástrofe, ver Amó_1:8+; Amó_3:12+, más que la esperanza de salvación, ver Isa_4:3+, que no se contempla aquí, ver Amó_5:2.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Ose_5:6+; Ose_10:12

NOTAS

5:4 Frecuentar los santuarios puede, sí, llamarse «buscar a Dios», ver Amó_5:5; Deu_12:5; 2Cr_1:5. Pero Amós proclama que la única búsqueda auténtica de Dios es la que busca el bien y se aparta del mal, Amó_5:14; ella es la que conduce a la vida, Amó_5:3, Amó_5:6. -En otros textos del AT se «busca» a Dios, se le «consulta» (verbo daras) «interrogándole» (ver 1Sa_14:41+) por medio de un hombre de Dios, Gén_25:22; Éxo_18:15; 1Sa_9:9; 1Re_22:8, o también «buscando la palabra», 1Re_22:5; ver 1Re_14:5, ya sea en un libro, Isa_34:16, ya por medio de un profeta, 1Re_22:7. Otra expresión (habitualmente el verbo biqqes) indica más bien que se busca «el rostro», es decir la presencia de Yahvé, Ose_5:15; 2Sa_21:1; 1Cr_16:11 (= Sal_105:4); Sal_24:6; Sal_27:8, y, probablemente en el mismo sentido, Sof_1:6; Ose_3:5; Ose_5:6; Éxo_33:7+, etc. Pero las dos expresiones son afines: si se busca «el rostro» de Yahvé, es para conocer su voluntad, y su presencia se manifiesta a menudo por sus oráculos. Esta «búsqueda de Yahvé» es una actividad religiosa esencial en el AT. En el NT, equivalentemente, hay que «buscar el Reino», Mat_6:33.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:4; Amó_8:14; Ose_4:15

NOTAS

5:5 (a) Célebre como lugar de culto de los Patriarcas, Gén_21:31-33; Gén_26:23-25.

5:5 (b) Juego de palabras sobre los nombres de Guilgal, «deportada sin remedio» (Gilgal galôh yigleh), y de Betel, «casa de Dios» convertida en «casa de la nada» ('awen, ver Ose_4:15).

NOTAS

5:6 Trasladamos Amó_5:7 después de Amó_5:9 : la doxología de Amó_5:8-9 (que ha sido añadida más tarde, tal vez con un fin litúrgico, y que es un fragmento de himno como Amó_4:13 y Amó_9:5-6) separa con poca fortuna los vv. Amó_5:7 y Amó_5:10, que primitivamente iban juntos.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:13+

[2] Job_9:9; Job_38:31

[3] = Amó_9:6

NOTAS

5:8 O para inundar la tierra, Job_12:15, y reintegrarla a su estado primitivo, Sal_104:5-9, o para distribuirle la lluvia fecundante, Job_36:27-28.

NOTAS

5:9 El texto de este v. es dudoso, pero se percibe en él el tema de la humillación de los poderosos, ver 1Sa_2:4, 1Sa_2:7; Luc_1:51-52.

5:7 «Ay de» añadido por conjetura, ver Amó_5:18 y Amó_6:1.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_6:12

NOTAS

5:10 El testigo veraz o el juez equitativo.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_28:30-33+; Zac_5:3-4; Miq_6:15; Sof_1:13


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Miq_2:3

NOTAS

5:13 Para no ser perseguido por los dirigentes sin escrúpulos. Este v. es tal vez una glosa.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_5:4+; Sal_34:13-15 [Sal_34:12-14]; Sal_37:27

NOTAS

5:14 Cree Israel que su elección le garantiza la protección incondicional de Yahvé, Amó_5:18; Amó_9:10; Miq_3:11.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_2:14; Jua_3:4; Isa_4:3+

NOTAS

5:15 Es decir, del reino del Norte disminuido por todos los castigos con que Yahvé le ha herido, Amó_4:6-11, y le va a herir todavía, Amó_5:3. Primer empleo profético de la doctrina del «resto» salvado, ver Isa_4:3+. Pero en tanto que para Isaías esta salvación es segura, aquí no pasa de ser muy hipotética, y Amós habla de ella con escepticismo. Más positivo será en Amó_9:8-9.

NOTAS

5:16 Invertimos el orden de las palabras alterado en hebr. (lit. «las lamentaciones para los que saben plañir»).

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:12; Éxo_12:12; Mal_3:1-2


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_2:1-2; Sof_1:14-18

[2] Jer_13:16; Jer_14:19; Jua_8:12+

NOTAS

5:18 (a) Israel, confiado en su prerrogativa de pueblo elegido, Deu_7:6+, espera una intervención de Dios que no puede menos de ser favorable. El profeta contrapone a este día de Yahvé esperado la concepción profética del Día de Yahvé, día de cólera, Sof_1:15; Eze_22:24; Lam_2:22, contra Israel endurecido en su pecado: tinieblas, lágrimas, matanzas, espanto, Amó_5:18-20; Amó_2:16; Amó_8:9-10, Amó_8:13; Isa_2:6-21; Jer_30:5-7; Sof_1:14-18, ver Joe_1:15-20; Joe_2:1-11. Todos estos textos hacen ver la amenaza de una invasión devastadora (asirios, caldeos). Durante el Destierro, el Día de Yahvé se hace objeto de esperanza; la cólera de Dios se vuelve contra los opresores de Israel, Abd_1:15 : Babilonia, Isa_13:6, Isa_13:9; Jer_50:27; Jer_51:2; Lam_1:21; Egipto, Isa_19:16; Jer_46:10, Jer_46:21; Eze_30:2; Filistea, Jer_47:4 y Edom, Isa_34:8; Isa_63:4. Ese día señala, pues, la restauración de Israel, ya Amó_9:11, también Isa_11:11; Isa_12:1; Isa_30:26; ver Joe_3:4 [Joe_2:31]; Joe_4:1 [Joe_3:1]. Después del Destierro, el «Día de Yahvé» tiende a convertirse en «juicio» que asegura el triunfo de los justos y la ruina de los pecadores, Mal_3:19-23 [Mal_4:1-5]; Job_21:30; Pro_11:4, en una perspectiva netamente universalista, Isa 26:20—27:1; Isa_33:10-16. Véase finalmente Mat_24:1+. -Sobre las señales cósmicas que acompañan al Día de Yahvé, ver Amó_8:9+.

5:18 (b) Ver Joe_2:1-2; Sof_1:14-18.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:4-5

NOTAS

5:21 Los profetas se han alzado a menudo contra la hipocresía religiosa de quienes se creen en regla con Dios porque cumplen ciertos ritos cultuales (sacrificios, ayunos), despreciando los preceptos más elementales de justicia social y de amor al prójimo, 1Sa_15:22; Isa_1:10-16; Isa_29:13-14; Isa_58:1-8; Ose_6:6; Miq_6:5-8; Jer_6:20; Joe_2:13; Zac_7:4-6; ver Sal_40:7-9 [Sal_40:6-8]; Sal_50:5-15; Sal_51:18-19 [Sal_51:16-17]. Los salmistas, destacando los sentimientos interiores que deben inspirar el sacrificio: obediencia, acción de gracias, contrición, y el Cronista, subrayando el papel del canto litúrgico, expresión de las disposiciones del alma, en el culto sacrificial, reaccionarán también contra el formalismo del culto. El NT dará las fórmulas definitivas: Luc_11:41-42; Mat_7:21; Jua_4:21-24.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_50:9-13; Sal_51:18 [Sal_51:16]; Ose_8:13; Isa_1:11+; Lev_3:1

NOTAS

5:22 (a) Falta un hemistiquio, o el comienzo de Amó_5:22 es una glosa inacabada.

5:22 (b) Se trata de los sacrificios de Lv 3+.

NOTAS

5:23 Las ceremonias religiosas implican canto y música, 1Sa_10:5; 2Sa_6:5, 2Sa_6:15.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_7:42-43

NOTAS

5:25 Así pues, Amós, como Oseas, Ose_2:16-17 [Ose_2:14-15]; Ose_9:10, y Jeremías, Jer_2:2-3, ve en los tiempos del desierto la época ideal de las relaciones de Yahvé y de su pueblo, ver Ose_2:16+ [Ose_2:14]. Las condiciones de la vida nómada y la legislación rudimentaria sólo daban ocasión a un culto de poca importancia, ver Jer_7:22. Se podía, pues, agradar a Yahvé con un culto pobre, pero sincero.

NOTAS

5:26 «Sacut» y «Queván» conj. Podría tratarse de una glosa mal insertada. -Los habitantes del reino de Israel se llevarán al destierro las imágenes de los falsos dioses que han venerado, como los paganos, ver Isa_46:1; Jer_48:7; Jer_49:3. Sacut y Queván parecen ser divinidades babilonias. Como su culto no aparece atestiguado en Israel en el s. VIII y como, por otra parte, Amós no acusa nunca a sus oyentes de idolatría, este texto es tal vez una adición que trata de identificar sarcásticamente el culto de los israelitas contemporáneos de Amós con el de las poblaciones paganas instaladas en lugar de ellos en Samaría después del 721, ver 2Re_17:29-31.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:13+

NOTAS

5:27 Es decir, a Asiria.