Josué 19 Biblia Jerusalén (1998) | 51 versitos |
1 La segunda suerte cayó a Simeón, a la tribu de los hijos de Simeón, por clanes: su heredad estaba en medio de la heredad de los hijos de Judá.
2 Les correspondió como heredad: Berseba, Semá, Moladá;
3 Jasar Sual, Balá, Esen;
4 Eltolad, Betul, Jormá;
5 Sicelag, Bet Marcabot; Jasar Susá;
6 Bet Lebaot y Sarujén: trece ciudades y sus aldeas.
7 Ayin, Rimón, Éter y Asán; cuatro ciudades y sus aldeas.
8 Además todas las aldeas de los alrededores de estas ciudades hasta Baalat Beer, Ramá del Negueb. Ésa fue la heredad de la tribu de los hijos de Simeón, por clanes.
9 La heredad de los hijos de Simeón se tomó de la porción de los hijos de Judá, porque la parte de los hijos de Judá era demasiado grande para ellos. Los hijos de Simeón recibieron, pues, su heredad en medio de la heredad de los hijos de Judá.
10 La tercera suerte tocó a los hijos de Zabulón, por clanes: el límite de su heredad se extendía hasta Sadud;
11 su límite subía al occidente hacia Maraalá y tocaba en Dabéset y luego en el torrente que hay frente a Yocneán.
12 De Sadud volvía el límite hacia el este, hacia la salida del sol, hasta el límite de Quislot Tabor, seguía hacia Dobrat y subía a Yafía.
13 De allí pasaba hacia el este, al oriente, por Gat Jéfer y por Ita Casín, iba hacia Rimón y volvía hacia Neá.
14 El límite volvía por el norte hacia Janatón e iba a salir al valle de Yiftajel.
15 Además, Catat, Nahalal, Simrón, Yiralá y Belén: doce ciudades con sus aldeas.
16 Ésa fue la heredad de los hijos de Zabulón, por clanes: esas ciudades y sus aldeas.
17 La cuarta suerte tocó a Isacar, a los hijos de Isacar, por clanes.
18 Su territorio se extendía hasta Yizreel y comprendía Quesulot y Sunén;
19 Jafaráin, Sión, Anajarat,
20 Daberat, Quisión, Ebes;
21 Rémet y En Ganín, En Jadá y Bet Pasés.
22 Su límite tocaba en el Tabor, en Sajasín y en Bet Semes, y el límite terminaba en el Jordán; dieciséis ciudades con su aldeas.
23 Ésa fue la heredad de la tribu de los hijos de Isacar, por clanes: las ciudades y sus aldeas.
24 La quinta suerte tocó a la tribu de los hijos de Aser, por clanes.
25 Su territorio comprendía: Jelcat, Jalí, Beten, Acsaf,
26 Alamélec, Amad, Misal; tocaba en el Carmelo por el oeste y en el curso del Libnat;
27 volvía luego hacia la salida del sol hasta Bet Dagón y tocaba por el norte en Zabulón y en el valle de Yiftajel, y Bet Émec y Neiel, yendo a parar hacia Cabul por la izquierda, con
28 Abdón, Rejob, Jamón y Caná hasta Sidón la Grande.
29 El límite volvía a Ramá y hasta la plaza fuerte de Tiro y hasta Josá, e iba a terminar en el mar. Majaleb, Aczib,
30 Aco, Afec, Rejob: veintidós ciudades con sus aldeas.
31 Ésa fue la heredad de la tribu de los hijos de Aser, por clanes: esas ciudades y sus aldeas.
32 A los hijos de Neftalí les tocó la sexta suerte; a los hijos de Neftalí, por clanes:
33 su límite iba de Jélef y de la Encina de Saananín y Adamí Hanéqueb y Yabnel hasta Lacún e iba a salir al Jordán.
34 Volvía el límite hacia el oeste por Aznot Tabor y de allí salía a Jucoc, lindaba con Zabulón al sur, con Aser al oeste y con el Jordán al oriente.
35 Y las ciudades fuertes eran: Sidín, Ser, Jamat, Racat, Quinéret,
36 Adamá, Ramá, Jasor;
37 Cades, Edreí, En Jasor,
38 Yirón, Migdal El, Joren, Bet Anat, Bet Semes: diecinueve ciudades con sus aldeas.
39 Ésa fue la heredad de los hijos de Neftalí, por clanes: las ciudades y sus aldeas.
40 A la tribu de los hijos de Dan, por clanes, tocó la séptima suerte.
41 El territorio de su heredad comprendía: Sorá, Estaol, Ir Semes.
42 Saalbín, Ayalón, Silatá;
43 Elón, Timná, Ecrón,
44 Eltequé, Guibetón, Baalat;
45 Azor, Bené Berac, Gat Rimón;
46 y hacia el mar, Yeracón con el territorio de enfrente de Jope.
47 Pero el territorio de los hijos de Dan quedaba fuera de su poder. Por eso, los hijos de Dan subieron a atacar a Lésem; la tomaron y la pasaron a cuchillo. Tomada la ciudad, se establecieron en ella y a Lésem la llamaron Dan, por el nombre de Dan su padre.
48 Ésa fue la heredad de la tribu de los hijos de Dan, por clanes: esas ciudades y sus aldeas.
49 Acabaron, pues, de sortear el país con sus fronteras. Y los israelitas dieron a Josué, hijo de Nun, una heredad en medio de ellos;
50 según orden de Yahvé, le dieron la ciudad que había pedido, Timnat Sérac, en la montaña de Efraín. R econstruyó la ciudad y se estableció en ella.
51 Ésas son las heredades que el sacerdote Eleazar, Josué, hijo de Nun, y los jefes de familia sortearon entre las tribus de Israel en Siló, en presencia de Yahvé, a la entrada de la Tienda del Encuentro; y así se terminó el reparto de la tierra.

Patrocinio

 
 

Introducción a Josué

LOS LIBROS DE JOSUÉ, JUECES, RUT, SAMUEL Y REYES

Introducción
A los libros de Josué, Jueces, Samuel y Reyes se les llama en la Biblia hebrea los Profetas anteriores, en contraposición a los Profetas posteriores: Isaías, Jeremías, Ezequiel y los Doce Profetas Menores. Este apelativo se explica por una tradición que atribuía la composición de estos libros a profetas: a Josué, la del libro que lleva su nombre; a Samuel, la de Jueces y Samuel; a Jeremías, la de Reyes. Y se justifica por el carácter religioso que les es común: estos libros, que nosotros llamamos históricos, tienen como tema principal las relaciones de Israel con Yahvé, su fidelidad o su infidelidad, sobre todo su infidelidad, a la palabra de Dios, cuyos portavoces son los profetas. En realidad, los profetas intervienen con frecuencia: Samuel, Gad, Natán, Elías, Eliseo, Isaías, (...) sin contar las figuras de menor relieve. Los libros de los Reyes ofrecen el marco en que se ejerció el ministerio de los profetas escritores antes del Destierro.

Estos libros, así eslabonados con lo que inmediatamente les sigue en la Biblia hebrea, lo están también con lo que les precede. Por su contenido, vienen a ser una prolongación del Pentateuco: al final del Deuteronomio, Josué es designado sucesor de Moisés, y el libro de Josué comienza a raíz de la muerte de Moisés. Se ha supuesto que incluso existía unidad literaria entre los dos conjuntos y se ha buscado la continuación de los documentos o de las fuentes del Pentateuco, en el libro de Josué; de este modo se ha llegado a delimitar un Hexateuco; e incluso se ha ido más lejos, llegándose a abarcar los libros de los Reyes.

Pero los esfuerzos realizados para descubrir los documentos del Pentateuco en Jueces, Samuel y Reyes no han dado ningún resultado satisfactorio. La situación es más favorable en cuanto a Josué, donde se distinguen corrientes que están más o menos relacionadas con la yahvista y la elohista, si es que no son continuación de éstas. Sin embargo, la influencia del Deuteronomio y de su doctrina resulta más clara aún y los partidarios de un Hexateuco deben admitir por su parte una redacción deuteronomista de Josué. Estas conexiones con el Deuteronomio prosiguen en los libros siguientes, si bien de manera variable: son extensas en los Jueces, más limitadas en Samuel, predominantes en los Reyes, pero siempre distinguibles. De ahí que se haya elaborado la hipótesis de que el Deuteronomio era el comienzo de una gran historia religiosa que se prolongaba hasta el final de los libros de los Reyes. Justificada históricamente en el Deuteronomio la doctrina de la elección de Israel, y definida la constitución teocrática que de ahí se sigue, el libro de Josué narra el establecimiento del pueblo elegido en la tierra a él prometida; el de los Jueces esboza la sucesión de sus apostasías y de sus conversiones a la gracia; los de Samuel, después de la crisis que condujo a la institución de la realeza y puso en peligro el ideal teocrático, exponen cómo se realizó este ideal con David; los de los Reyes describen la decadencia que se inició desde el reinado de Salomón y que, por una serie de infidelidades, y a pesar de algunos reyes piadosos, condujo a la condenación del pueblo por su Dios. El Deuteronomio habría sido desprendido de este conjunto cuando se quiso reunir todo lo que se refería a la persona y la obra de Moisés (cf. la Introducción al Pentateuco).

Esta hipótesis parece justificada, pero ha de completarse, o corregirse, con dos corolarios. Por una parte, la redacción deuteronomista ha operado sobre tradiciones orales o documentos escritos, distintos por su antigüedad y carácter que, generalmente, estaban ya agrupados; y ha retocado de forma desigual los materiales que utilizaba. Esto explica que los libros, o grandes secciones en cada libro, conserven su individualidad. Por otra parte, no se llegó de un golpe a esta misma redacción deuteronomista, y cada libro muestra indicios de varias ediciones. A juzgar por el libro de los Reyes, cuyo testimonio es el más claro, hubo al menos dos redacciones, una a raíz de la reforma de Josías, otra durante el Destierro. A propósito de cada libro se irán dando precisiones sobre estos diversos puntos.

Son, pues, estos libros, en su forma definitiva, obra de una escuela de hombres piadosos, imbuidos en las ideas del Deuteronomio, que meditan sobre el pasado de su pueblo y deducen de él una lección religiosa. Pero también nos han conservado tradiciones o textos que se remontan hasta la época heroica de la conquista, con la narración de los hechos salientes de la historia de Israel. El hecho de que ésta sea presentada como historia sagrada no disminuye su interés para el historiador y realza su valor para el creyente: este último, no sólo aprenderá en ella a encontrar la mano de Dios en todos los acontecimientos del mundo, sino que, en la exigente solicitud de Yahvé para con su pueblo elegido, reconocerá la lenta preparación del nuevo Israel, la comunidad de los creyentes.

El libro de Josué se divide en tres partes:
a) la conquista de la tierra prometida, 1-12;
b) el reparto del territorio entre las tribus, 13-21;
c) el fin de la jefatura de Josué, y especialmente su último discurso y la asamblea de Siquén, 22-24.
Es cierto que este libro no fue escrito por Josué mismo, como lo ha admitido la tradición judía, y que emplea fuentes diversas. En la primera parte, en los caps. 2-9, se reconoce un grupo de tradiciones, a veces paralelas, que se vinculan al santuario benjaminita de Guilgal, y en los caps. 10-11, dos historias de batallas, la de Gabaón y la de Merom, de las que se hace depender la conquista de todo el Sur, y más adelante, la de todo el Norte del país. La historia de los gabaonitas, cap. 9, infiltrándose en Jos_10:1-6, sirve de enlace entre estos elementos, que probablemente se hallaban reunidos desde los comienzos de la época monárquica. El hecho de que los relatos de los caps.2-9 sean originarios de Guilgal, santuario de Benjamín, no quiere decir que la figura de Josué, que es efrainita, sea en ellos secundaria, porque los componentes de Efraín y de Benjamín entraron juntos en Canaán antes de establecerse en sus territorios respectivos. Es innegable el aspecto etiológico de estos relatos, es decir, su afán por explicar hechos y situaciones que no dejan de ser observables, pero solamente afecta a las circunstancias o a las consecuencias de acontecimientos cuya historicidad no se debe rechazar, excepto, al parecer, el relato de la toma de Ay.

La segunda parte es una exposición geográfica de índole muy diferente. El cap. 13 localiza a las tribus de Rubén y Gad y a la media tribu de Manasés, instaladas ya por Moisés en Transjordania, según Nm 32, ver Deu_3:12-17. Los caps. 14-19, concernientes a las tribus del oeste del Jordán, combinan dos clases de documentos: una descripción de los límites de las tribus, de una precisión muy desigual, y que en el fondo se remonta a la época premonárquica, y listas de ciudades que han sido añadidas. La más detallada es la de las ciudades de Judá, 15, que, completada con una parte de las ciudades de Benjamín, Jos_18:25-28, distribuye las ciudades en doce distritos; refleja una división administrativa del reino de Judá, probablemente en tiempos de Josafat. A modo de complementos, el cap. 20 enumera las ciudades de asilo, cuya lista no es anterior al reinado de Salomón; el cap. 21, sobre las ciudades levíticas, es una adición posterior al Destierro, pero que utiliza los recuerdos de la época monárquica.

En la tercera parte, el cap. 22, acerca del regreso de las tribus de Transjordania y la erección de un altar a orillas del Jordán, presenta las señales de redacciones deuteronomista y sacerdotal; tiene su origen en una tradición particular cuya fecha y sentido son dudosos. El cap. 24 conserva el antiguo y auténtico recuerdo de una asamblea en Siquén y de un pacto religioso que allí se estableció.

Además de algunos retoques de detalle, se pueden atribuir a la redacción deuteronomista los pasajes siguientes: 1 (en gran parte); Jos_8:30-35; Jos_10:16-43; Jos_11:10-20; 12; Jos_22:1-8; 23; la revisión de 24. La forma en que el cap. 24, retocado según el espíritu del Deuteronomio, se ha mantenido junto al cap. 23, que se inspira en él pero que es de otra mano, nos proporciona el indicio de dos ediciones sucesivas del libro.

Éste presenta la conquista de toda la Tierra Prometida como el resultado de una acción de conjunto de las tribus bajo la dirección de Josué. El relato de Jc 1 ofrece un cuadro diferente: en él vemos que cada tribu lucha por su territorio y es a menudo derrotada; es una tradición con origen en Judá, pero algunos componentes de esta tradición penetraron en la parte geográfica de Josué: Jos_13:1-6; Jos_14:6-15; Jos_15:13-19; Jos_17:12-18. Esta imagen de una conquista desperdigada e incompleta está más cerca de la realidad histórica, que sólo de una manera conjetural es posible restituir. El establecimiento en el sur de Palestina se hizo desde Cadés y el Négueb y sobre todo por medio de grupos que sólo paulatinamente fueron integrados en Judá: los calebitas, quenizeos, etc., y los simeonitas. El establecimiento en Palestina central fue obra de los grupos que atravesaron el Jordán bajo la dirección de Josué y que comprendían a los elementos de las tribus de Efraín-Manasés y de Benjamín. El establecimiento en el Norte tuvo una historia particular: las tribus de Zabulón, Isacar, Aser y Neftalí pudieron hallarse ya establecidas desde una época indeterminada y no habrían bajado a Egipto. En Siquén se adhirieron a la fe yahvista que el grupo de Josué había traído y adquieren sus territorios definitivos luchando contra los cananeos que los habían subyugado o que les amenazaban. En estas diversas regiones, el establecimiento se realizó en parte mediante acciones de guerra y en parte mediante la infiltración pacífica y las alianzas con los anteriores ocupantes del país. Es preciso mantener como histórico el papel de Josué en el establecimiento en Palestina central, desde el paso del Jordán hasta la asamblea de Siquén. Tomando en consideración la fecha que se ha indicado para el Éxodo (Introducción a Pentateuco), se puede proponer la siguiente cronología: entrada de los grupos del Sur hacia el 1250, ocupación de la Palestina central por los grupos procedentes de allende el Jordán a partir de 1225, expansión de los grupos del Norte hacia el 1200 a. C.

De esta historia compleja, que sólo de un modo hipotético restituimos, el libro de Josué ofrece un cuadro idealizado y simplificado. El cuadro está idealizado: la epopeya de la salida de Egipto se prosigue con esta conquista en que Dios interviene milagrosamente en favor de su pueblo. Está simplificado: todos los episodios se han polarizado en torno a la gran figura de Josué, que dirige los combates de la casa de José, 1-12, y a quien se atribuye un reparto del territorio que no llevó él a cabo ni se realizó de una vez, 13-21. El libro concluye con la despedida y la muerte de Josué, 23; Jos_24:29-31; de este modo, él es, del principio al fin, su personaje principal. Los Padres han reconocido en él una prefiguración de Jesús: no sólo lleva el mismo nombre, Salvador, sino que el paso del Jordán, que, con él al frente, da entrada en la Tierra Prometida, es el tipo del bautismo en Jesús, que nos da acceso a Dios, y la conquista y el reparto del territorio son la imagen de las victorias y de la expansión de la Iglesia.

Esta tierra de Canaán es, con toda evidencia, en las limitadas perspectivas del AT, el verdadero tema del libro: el pueblo, que había encontrado a su Dios en el desierto, recibe ahora su tierra, y la recibe de su Dios. Porque quien ha combatido en favor de los israelitas, Jos_23:3-10; Jos_24:11-12, y les ha dado en herencia el país que había prometido a los Padres, Jos_23:5, Jos_23:14, es Yahvé.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_49:5-7; 1Cr_4:28-33

NOTAS

19 A la tribu de Simeón, poderosa en otro tiempo, Gén_34:25 s; Gén_49:5, ya no se la menciona en las bendiciones de Dt 33. Fue absorbida por la tribu de Judá, y esto explica que no se describa su territorio. Además, la lista de las ciudades simeonitas, aquí y en 1Cr_4:28-32, es paralela a la segunda parte de la lista de las ciudades de Judá en el Negueb, Jos_15:26-32. Según 1Cr_4:31, esta integración se hizo en el reinado de David.



NOTAS

19:7 Se ha propuesto leer En Rimón, aquí (según un parte del griego) y en Jos_15:32; 1Cr_4:32, ver Neh_11:29. Pero aquí y en el texto de 1 Cro, esta corrección está en contradicción con el total de las ciudades.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jue_1:30; Gén_49:13; Deu_33:18-19

NOTAS

19:10 «Sadud» mss griegos, sir.; «Sarid» hebr.; asimismo en Jos_19:12.

NOTAS

19:13 «hacia Rimón y volvía» rimmônah weta`ar conj.; rimmôn hammeto`ar hebr. ininteligible.

NOTAS

19:15 Evidentemente distinta de la Belén de Judá; esta ciudad se hallaba en la Galilea inferior. -«Yiralá» mss, versiones; «Yidalá» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_49:14-15; Deu_33:18-19


NOTAS

19:20 «Daberat» griego, ver Jos_19:12 y Jos_21:28; «Harabbit» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jue_1:31-32; Gén_49:20; Deu_33:24-25


NOTAS

19:28 «Abdón» mss, ver Jos_21:30; 1Cr_6:59 [1Cr_6:74]; «Ebrón» hebr.

NOTAS

19:29 «Majaleb» según un texto asirio y el nombre moderno; «Mejébel» hebr. -«Aczib» griego; «hacia Aczib» (o «Ac») hgún Jue_1:31; «Ummah» hebr.

NOTAS

19:30 «Aco» según Jue_1:31; «Ummah» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jue_1:33; Gén_49:21; Deu_33:23


NOTAS

19:34 «y con el Jordán» griego; «y en Judá el Jordán» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Gén_49:16-17; Deu_33:22

NOTAS

19:40 Las ciudades atribuidas a la tribu de Dan se sitúan al oeste del territorio de Benjamín, entre Efraín y Judá, y en gran parte en territorio cananeo. En realidad, los danitas no pudieron establecerse en este territorio; fueron arrojados de él por la presión de los amorreos, según Jue_1:34-35, y luego por la de los filisteos; ver Jc 13-16. Su emigración hacia el norte, aquí recordada, Jos_19:47, se narra en Jc 18.

NOTAS

19:42 «Silatá» con una parte del griego y el nombre moderno; «Yitlá» hebr.

NOTAS

19:45 «Azor» con una parte del griego y el nombre moderno; «Yehud» hebr.

NOTAS

19:46 «y hacia el mar, Yeracón» griego; «y las aguas de Yarcón y el Racón» hebr.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jue_1:34-35; Jue 18


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jos_24:30; Jue_2:9

NOTAS

19:50 La partición del territorio entre las tribus concluye con una nota redaccional sobre la parte personal de Josué, nota que se inspira en la reseña acerca de su tumba, Jos_24:30 = Jue_2:9.