Filipenses 4 Biblia Jerusalén (1998) | 23 versitos |
1 Por tanto, hermanos míos queridos y añorados, mi gozo y mi corona, manteneos así firmes en el Señor, queridos.
2 Ruego a Evodia, lo mismo que a Síntique, tengan un mismo sentir en el Señor.
3 También te ruego a ti, Sícigo, verdadero "compañero", que las ayudes, ya que lucharon por el Evangelio a mi lado, lo mismo que Clemente y demás colaboradores míos, cuyos nombres están en el libro de la vida.
4 Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres.
5 Que vuestra mesura sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca.
6 No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias.
7 Y la paz de Dios, que supera todo conocimiento, custodiará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.
8 Por lo demás, hermanos, todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio, todo eso tenedlo en cuenta.
9 Todo cuanto habéis aprendido y recibido y oído y visto en mí, ponedlo por obra y el Dios de la paz estará con vosotros.
10 Me alegré mucho en el Señor de que ya al fin hayan florecido vuestros buenos sentimientos para conmigo. Ya los teníais, sólo que os faltaba ocasión de manifestarlos.
11 No lo digo movido por la necesidad, pues he aprendido a contentarme con lo que tengo.
12 Sé andar escaso y sobrado. Estoy avezado a todo y en todo: a la saciedad y al hambre; a la abundancia y a la privación.
13 Todo lo puedo en Aquel que me conforta.
14 En todo caso, hicisteis bien en compartir mi tribulación.
15 Y sabéis también vosotros, filipenses, que en el comienzo de la evangelización, cuando salí de Macedonia, ninguna Iglesia me abrió cuentas de "haber y debe", sino vosotros solos.
16 Pues incluso cuando estaba yo en Tesalónica enviasteis por dos veces con que atender a mi necesidad.
17 No es que yo busque el don; sino que busco que aumenten los intereses en vuestra cuenta.
18 Tengo cuanto necesito, y me sobra; nado en la abundancia después de haber recibido de Epafrodrito lo que me habéis enviado, suave aroma , sacrificio que Dios acepta con agrado.
19 Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús.
20 Y a Dios, nuestro Padre, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.
21 Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Os saludan los hermanos que están conmigo.
22 Os saludan todos los Santos, especialmente los de la Casa del César.
23 La gracia del Señor Jesucristo sea con vuestro espíritu.

Patrocinio

 
 

Introducción a Filipenses

Filipenses.
Filipos, importante ciudad de Macedonia y colonia romana, había sido evangelizada por Pablo con ocasión de su segundo viaje, entre el otoño del 48 y el verano del 49, Hch_16:12-40. Volvió a pasar por allí en dos ocasiones, en el curso del tercer viaje, en invierno del 54-55, Hch_20:1-2, y en la Pascua del 56, Hch_20:3-6. Los fieles que allí ganó para Cristo dieron muestras de un tierno afecto por su apóstol enviándole socorros a Tesalónica, Flp_4:16, luego a Corinto, 2Co_11:9. Y cuando Pablo les escribe, lo hace precisamente para agradecerles los nuevos subsidios que acaba de recibir por medio de su delegado Epafrodito, Flp_4:10-20, aceptándolos, aunque de ordinario los rechazaba por no parecer interesado, Hch_18:3+, y dándoles muestras de una confianza muy particular.

Pablo está preso en el momento en que les escribe, Flp_1:7, Flp_1:12-17. Por mucho tiempo se ha creído que se trataba del primer cautiverio romano. Con todo, las frecuentes y aparentemente fáciles relaciones que los filipenses tienen con él y con Epafrodito, que estaba junto a él por entonces, Flp_2:25-30, sorprenden, en el caso de escribir desde la lejana Roma. De hallarse Pablo en Roma (o más exactamenmte en Cesarea de Palestina, otro lugar conocido de cautiverio paulino), es difícil comprender que el envío de dinero con Epafrodito fuera la primera ocasión para ayudar al Apóstol después de sus limosnas del segundo viaje, Flp_4:10, Flp_4:16, pues había estado ya otras dos veces entre ellos en el curso del tercer viaje. Todo se explica mejor si Pablo escribe antes de estas dos nuevas visitas, es decir en Éfeso, entre el 52 y el 54. Las alusiones al «pretorio», Flp_1:13, y a la «casa del César», Flp_4:22, no ofrecen dificultad, porque había destacamentos pretorianos en las grandes ciudades, especialmente en Éfeso, al igual que en Roma. Tampoco es obstáculo insuperable el silencio respecto del cautiverio paulino en Éfeso, porque Lucas nos ha informado muy poco de aquella estancia de casi tres años, y Pablo deja entender que allí encontró muy grandes dificultades, 1Co_15:32; 2Co_1:8-10.

Si se admite esta hipótesis, hay que separar Flp de Col, Ef Flm relacionarla con las «epístolas mayores», especialmente con 1 Co. El estilo y la doctrina de la epístola, lejos de oponerse, más bien favorece esta vinculación. Porque este escrito es poco doctrinal. Es más bien una efusión del corazón, un intercambio de noticias, una llamada de atención contra «los malos obreros» que en otras partes arruinan la labor del Apóstol y que ciertamente podrían molestar también a sus queridos filipenses, y en fin, y sobre todo, un llamamiento a la unidad por la humildad que nos proporciona el admirable pasaje sobre la humillación de Cristo, Flp_2:6-11. Este himno, sea una cita implícita, o un himno compuesto por San Pablo, nos ofrece un testimonio de gran valor sobre la fe primitiva.

No se duda de la autenticidad de Flp; pero su unidad ha sido seriamente puesta en entredicho. Para muchos críticos, Flp podría ser el resultado de una agrupación de tres cartas. La distribución más probable y satisfactoria es la siguiente: carta A: Flp_4:10-20; carta B: 1:1-3:1+; Flp_4:2-9, Flp_4:21; carta C: 3:2-4:1. La carta A, anterior a las otras dos, habría sido enviada al recibir los subsidios traídos por Epafrodito. La carta C es probablemnte la última. Es una dura polémica contra los misioneros judeocristianos, de los que no hay ninguna huella en la carta B. Ésta es una serena invitación a la unidad y a la perseverancia, y a dar testimonio decidido de la verdad.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_2:19-20; Flp_1:4+



NOTAS

4:2 La sección Flp_4:2-9 es la continuación de Flp_3:1; ver Introducción.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Dan_12:1+; Apo_20:12+

NOTAS

4:3 El nombre de Sícigo significa: «colega» o «compañero». Juego de palabras en torno a un nombre como en Flm_1:10-11.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Flp_1:4+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_16:22+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_6:25-34

[2] Efe_5:20+; Jua_14:27; Col_3:15

NOTAS

4:7 Var.: «vuestros cuerpos».

NOTAS

4:8 (a) Adic. «de la ciencia» o «de la disciplina» (Vulg. ).

4:8 (b) Pablo recomienda, v. Flp_4:8, un ideal de conducta expresado en términos que eran corrientes entre los moralistas griegos de su tiempo (es la única vez que emplea la palabra virtud, ver Sab_4:1; Sab_5:13), pero invita, v. Flp_4:9, a practicarla siguiendo sus propias enseñanzas, pero más aún, su ejemplo personal, Flp_3:17; ver 2Ts_3:7+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_2:13+

[2] Flp_3:17; 2Ts_3:7+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Flp_1:4+

NOTAS

4:10 En esta sección Pablo agradece a los filipenses su ayuda económica. Dada la extensión y la intensidad de su gratitud, se esperaría que hubiera manifestado antes este sentimiento en la misma carta. Sin embargo, en pasajes anteriores no se encuentran más que dos alusiones, Flp_1:5 y Flp_2:30, que además hacen suponer que ya se ha dado las gracias a los portadores. En consecuencia, Flp_4:10-20 se considera como la primera epístola de Pablo a los filipenses.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Heb_13:5

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Co_12:9-10; Col_1:29

NOTAS

4:13 Var.: «en Cristo».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_16:12 s

[2] 1Co_9:1 s; 2Co_11:7 s

NOTAS

4:15 Pablo aceptaba la ayuda financiera de una comunidad sólo después de haberse marchado, 1Co_9:1-18.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_17:1

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Flp_2:25

[2] Gén_8:21+; Flp_2:17+; 2Co_2:15

NOTAS

4:19 Var. (Vulg. ): «provea».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_16:27+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_9:13+

NOTAS

4:22 (a) Todos los cristianos de la ciudad donde Pablo escribe.

4:22 (b) La expresión tiene sentido muy amplio: puede designar a todo el personal empleado en el servicio del emperador, lo mismo en Roma que en las grandes ciudades del imperio.

NOTAS

4:23 Adic.: «Amén».