I Juan 4 Biblia Jerusalén (1998) | 21 versitos |
1 Queridos, no os fiéis de cualquier espíritu, antes bien, examinad si los espíritus son de Dios, pues muchos falsos profetas han venido al mundo.
2 En esto reconoceréis al espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa a Jesucristo, venido en carne mortal, es de Dios;
3 y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no es de Dios; ese tal es del Anticristo, de quien habéis oído que iba a venir; pues bien, ya está en el mundo.
4 Vosotros, hijos míos, sois de Dios y los habéis vencido. Pues el que está en vosotros es más que el que está en el mundo.
5 Ellos son del mundo; por eso hablan según el mundo y el mundo los escucha.
6 Nosotros somos de Dios. El que conoce a Dios nos escucha, el que no es de Dios no nos escucha. En esto reconocemos el espíritu de la verdad y el espíritu del error.
7 Queridos, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios.
8 Quien no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es Amor.
9 En esto se manifestó entre nosotros el amor de Dios; en que Dios envió al mundo a su Hijo único para que vivamos por medio de él.
10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de expiación por nuestros pecados.
11 Queridos, si Dios nos ha amado de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.
12 A Dios nadie le ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios mora en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a la perfección.
13 En esto reconocemos que moramos en él y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu.
14 Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre ha enviado a su Hijo, como Salvador del mundo.
15 Si uno confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios mora en él y él en Dios.
16 Y nosotros hemos conocido y hemos creído en el amor que Dios nos tiene. Dios es Amor: y el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él.
17 En esto ha alcanzado el amor la plenitud en nosotros: en que tengamos confianza en el día del Juicio, pues según es él, así seremos nosotros en este mundo.
18 No cabe temor en el amor; antes bien, el amor pleno expulsa el temor, porque el temor entraña castigo; quien teme no ha alcanzado la plenitud en el amor.
19 Nosotros amamos, porque él nos amó primero.
20 Si alguno dice: "Yo amo a Dios", y odia a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve.
21 Y nosotros hemos recibido de él este mandamiento: quien ama a Dios, ame también a su hermano.

Patrocinio

 
 

Introducción a I Juan

Epístolas de San Juan.
Con este título se designan tres escritos atribuidos a San Juan al igual que el cuarto Evangelio y el Apocalipsis. Se les llama Cartas o Epístolas por su forma literaria, que es más clara en el segundo y tercer escrito, pero que también está presente en el primero («os escribo», 1Jn_2:14). La primera tiene cinco capítulos; las otras dos son escritos muy breves de apenas media página cada una. A continuación indicamos unos breves rasgos de cada una de las epístolas.

Primera epístola de San Juan.
Por su relación estrecha con el cuarto Evangelio, de cuya teología vive nuestro escrito, la primera epístola es uno de los documentos más importantes del Nuevo Testamento. Se presenta como un testimonio apostólico que invita a la comunión con el Padre y con el Hijo y a la comunión entre los creyentes.

La estructura de este prodigioso escrito ha sido objeto de muchas aproximaciones. Una de las más aceptadas divide la epístola de la siguiente manera:

-Prólogo, 1Jn_1:1-4 : Anuncio de la palabra de vida fuente de la comunión.

-Primer desarrollo de los criterios y formas de vivir la comunión, 1:5-2:28. Bajo el principio «Dios es luz» se contemplan las exigencias de «Vivir en la luz» (no pecar, amar al hermano, mantenerse en la recta fe, preferir el amor del Padre al amor del mundo y guardarse de los anticristos).

-Segundo desarrollo de los criterios y formas de vivir la comunión, 2:29-4:6. Bajo el principio «Dios es Padre justo que nos otorga el don de la filiación divina», se recuerdan las implicaciones de «Vivir como hijos de Dios» (romper con el pecado, amar al hermano, confiar en Dios que está por encima de nuestra conciencia, y guardarse de los anticristos).

-Tercer desarrollo de los criterios y formas de vivir la comunión, 4:7-5:13. Bajo el principio «Dios es amor», el autor se remonta a las fuentes de la fe y del amor, alternando las proclamaciones del misterio redentor (el amor de Dios en el envío del Hijo y el don del Espíritu Santo) y las exhortaciones a amar a Dios y a los hermanos. La fe se hace testimonio.

Adiciones, 1Jn_5:14-21 : Oración por los pecadores, certezas de la fe y exhortación a guardarse de los ídolos.

El escrito no nos proporciona datos sobre su autor, que unas veces habla en plural, como representando al grupo apostólico o a la comunidad de creyentes, y otras veces habla en singular de una forma que pone de relieve su cualidad de padre espiritual de la comunidad.

La atribución de este escrito al apóstol San Juan está motivada por su afinidad con el cuarto Evangelio (Palabra, Encarnación, Mandamiento Nuevo, etc.). Ciertamente la epístola ha nacido en el círculo de la comunidad joánica.

La Teología se centra en el misterio redentor: Dios Padre que nos ha dado a su Hijo como Salvador del mundo, 1Jn_4:9-10, 1Jn_4:14, y que nos ha dado de su Espíritu, 1Jn_4:13; ver 1Jn_3:24. Un énfasis especial se pone en la afirmación de que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, 1Jn_5:13, y que ha venido en carne, 1Jn_4:2. La fe y el amor aparecen como la síntesis del cristianismo, 1Jn_3:23; 1Jn_4:21. La comunidad cristiana está ungida por el Santo, 1Jn_2:20, 1Jn_2:27. El autor habla de la promesa de la vida eterna, 1Jn_2:25, y vive de la escatología futurista (segunda venida de Cristo: 1Jn_2:28), pero considera ya presente el don de la Comunión, 1Jn_1:3.

El escrito hace referencia al hecho de que un grupo se ha separado de la comunidad, 1Jn_2:19. El autor ve en los disidentes una influencia del espíritu del error, 1Jn_4:6, y los califica de anticristos por sus errores cristológicos (negar que Cristo ha venido en carne: 1Jn_4:2-3); asimismo los califica como seguidores de Caín (por odiar a los hermanos: 1Jn_3:12-15).

La fecha de composición del escrito está en función de la asignada al cuarto Evangelio. Para algunos autores la epístola sería anterior y como una presentación del Evangelio. Para otros, la epístola supone ya la publicación del Evangelio. Una datación en torno a los últimos años de siglo I puede dar razón de los diversos datos.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_12:10+; 1Ts_5:19+; Deu_13:1-6; Deu_18:20-22

[2] 1Jn_2:18; Mat_24:24; 1Ti_4:1+

NOTAS

4:1 Hay que cerciorarse de que los que se apoyan en el Espíritu de Dios no están en realidad impulsados por el espíritu del mundo. Por sus frutos se les conocerá, Mat_7:15-20, por sus afinidades, ver 1Jn_2:3-6, 1Jn_2:13, etc. sobre todo según lo que digan de Cristo, vv. 1Jn_4:2-3. Los apóstoles están calificados para este discernimiento, v. 1Jn_4:6.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Co_12:3; 1Ts_5:21

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_2:22; 2Ts_2:4+

NOTAS

4:3 Var. (Vulg. ) muy autorizada: «que deshace a Jesús».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_2:14+

[2] 1Jn_3:20; Jua_10:29; 1Jn_3:8+; Jua_3:31

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_1:3+; Jua_10:26+

[2] Jua_14:17; 1Jn_3:10

NOTAS

4:6 (a) «Nosotros»: los predicadores acreditados, en primer lugar los apóstoles.

4:6 (b) El tema de los dos espíritus es conocido del Judaísmo (por ejemplo, Qumrán), afín al de las dos vías, Deu_11:26-28; Mat_7:13-14+. El hombre está situado entre dos mundos, «es» del uno o del otro participando de su espíritu, 1Jn_3:8, 1Jn_3:19. La victoria final de los creyentes no ofrece duda, v. 1Jn_4:4; 1Jn_2:13-14; 1Jn_5:4-5.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Ts_4:9

[2] 1Jn_1:3+; 1Jn_1:7+

NOTAS

4:7 Amar es algo propio de los hijos de Dios, puesto que es lo propio de Dios, v. 1Jn_4:16.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_4:16

NOTAS

4:8 Dios amaba a Israel, Isa_54:8+. La misión del Hijo único como Salvador del mundo, v. 1Jn_4:9; Jua_3:16; Jua_4:42; ver Rom_3:24-25+; Rom_5:8; etc. , manifiesta que el amor es de Dios, v. 1Jn_4:7, porque el mismo Dios es Amor, v. 1Jn_4:16; 1Jn_3:16, y hace participar en el amor, vv. 1Jn_4:10, 1Jn_4:19, al creyente hijo de Dios, 1Jn_1:3+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_3:16

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Rom_8:31 s

[2] Rom_5:8

[3] 1Jn_2:2; Rom_3:25+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_18:33

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Éxo_33:20+; Jua_1:18; Jua_6:46

[2] 1Jn_1:3+

NOTAS

4:12 Alusión polémica contra los «espirituales» que se gloriaban de llegar a conocer a Dios por una intuición directa, ver Jua_1:18; Jua_3:13; Jua_5:37; Jua_6:46. La comunión, 1Jn_1:3+, y la visión, 1Jn_3:2, están ligadas al amor.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_1:7+

[2] 1Jn_3:24; Rom_5:5+

NOTAS

4:13 Este don del Espíritu anunciado para los últimos tiempos, Hch_2:17-21, Hch_2:33, ha sido difundido en los corazones, ver Rom_5:5+; 1Ts_4:8, y hace brotar en ellos la certeza íntima de lo que los apóstoles anuncian exteriormente, 1Jn_5:6-7; ver Hch_5:32. Aquí se trata del estado de hijos de Dios, Rom_8:15-16; Gál_4:6.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_3:17; Jua_4:42+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_17:6+

[2] 1Jn_4:7-8

[3] 1Jn_1:3+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_2:28; Rom_8:15; Stg_2:13

[2] 1Jn_2:6+; 1Jn_3:2-3; 2Ts_3:7+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 2Ti_1:7

NOTAS

4:18 El amor asume el elemento filial del temor religioso, Deu_6:2+; Pro_1:7+, pero excluye el temor servil, el miedo de ser condenado por Dios, 1Jn_3:20, que ha dado en su Hijo tan grandes pruebas de amor, ver v. 1Jn_4:8+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Jn_4:9-10

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] 1Pe_1:8

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_22:36-40; Jua_14:15; Jua_14:21; Jua_15:17