Lucas 3 Biblia Jerusalén (1998) | 38 versitos |
1 En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea; Herodes tetrarca de Galilea; Filipo, su hermano, tetrarca de Iturea y de Traconítida, y Lisanias tetrarca de Abilene;
2 en el pontificado de Anás y Caifás, fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto.
3 Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados,
4 como está escrito en el libro de los oráculos del profeta Isaías: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas;
5 todo barranco será rellenado, todo monte y colina será rebajado, lo tortuoso se hará recto y las asperezas serán caminos llanos.
6 Y todos verán la salvación de Dios.
7 Decía, pues, a la gente que acudía para que les bautizara: "Raza de víboras, ¿quién os ha enseñado a huir de la ira inminente?
8 Dad, pues, frutos dignos de conversión y no andéis diciendo en vuestro interior: "Tenemos por padre a Abrahán"; porque os digo que puede Dios de estas piedras dar hijos a Abrahán.
9 Ya está el hacha puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego."
10 La gente le preguntaba: "Pues ¿qué debemos hacer?"
11 Y él les respondía: "El que tenga dos túnicas, que las reparta con el que no tiene; el que tenga para comer, que haga lo mismo."
12 Vinieron también publicanos a bautizarse, que le dijeron: "Maestro, ¿qué debemos hacer?"
13 Él les dijo: "No exijáis más de lo que os está fijado."
14 Preguntáronle también unos soldados: "Y nosotros ¿qué debemos hacer?" Él les dijo: "No hagáis extorsión a nadie, no hagáis denuncias falsas y contentaos con vuestra soldada."
15 Como el pueblo estaba expectante y andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería él el Cristo,
16 declaró Juan a todos: "Yo os bautizo con agua; pero está a punto de llegar el que es más fuerte que yo, a quien ni siquiera soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
17 En su mano tiene el bieldo para bieldar su parva: recogerá el trigo en su granero, pero quemará la paja con fuego que no se apaga."
18 Y, con otras muchas exhortaciones, anunciaba al pueblo la Buena Nueva.
19 Pero Herodes, el tetrarca, reprendido por él por el asunto de Herodías, la mujer de su hermano, y por todas las malas acciones que había hecho,
20 añadió a todas ellas la de encerrar a Juan en la cárcel.
21 Todo el pueblo se estaba bautizando. Jesús, ya bautizado, se hallaba en oración, se abrió el cielo,
22 bajó sobre él el Espíritu Santo en forma corporal, como una paloma; y vino una voz del cielo: "Tú eres mi hijo; yo hoy te he engendrado."
23 Tenía Jesús, al comenzar, unos treinta años. Se creía que era hijo de José, hijo de Helí,
24 hijo de Matat, hijo de Leví, hijo de Melkí, hijo de Janái, hijo de José,
25 hijo de Matatías, hijo de Amós, hijo de Naúm, hijo de Eslí, hijo de Nangái,
26 hijo de Maaz, hijo de Matatías, hijo de Semeín, hijo de Josec, hijo de Yodá,
27 hijo de Joanán, hijo de Resá, hijo de Zorobabel, hijo de Salatiel, hijo de Nerí,
28 hijo de Melkí, hijo de Addí, hijo de Cosán, hijo de Elmadán, hijo de Er,
29 hijo de Jesús, hijo de Eliezer, hijo de Jorín, hijo de Matat, hijo de Leví,
30 hijo de Simeón, hijo de Judá, hijo de José, hijo de Jonán, hijo de Eliakín,
31 hijo de Meleá, hijo de Menná, hijo de Matatá, hijo de Natán, hijo de David,
32 hijo de Jesé, hijo de Obed, hijo de Booz, hijo de Salá, hijo de Naasón,
33 hijo de Aminadab, hijo de Admín, hijo de Arní, hijo de Esrón, hijo de Fares, hijo de Judá,
34 hijo de Jacob, hijo de Isaac, hijo de Abrahán, hijo de Tara, hijo de Najor,
35 hijo de Serug, hijo de Ragáu, hijo de Fálec, hijo de Eber, hijo de Salá,
36 hijo de Cainán, hijo de Arfaxad, hijo de Sem, hijo de Noé, hijo de Lámec,
37 hijo de Matusalén, hijo de Henoc, hijo de Járet, hijo de Maleleel, hijo de Cainán,
38 hijo de Enós, hijo de Set, hijo de Adán, hijo de Dios.

Patrocinio

 
 

Introducción a Lucas

El evangelio según San Lucas.
El mérito especial del tercer evangelio le viene de la atractiva personalidad de su autor, que se transparenta en él sin cesar. San Lucas es un escritor de gran talento y un alma delicada. Ha elaborado su obra de una manera original, con afán de información y de orden, Luc_1:3. No quiere esto decir que haya podido dar a los materiales recibidos de la tradición una disposición más «histórica» que Mateo y Marcos; su respeto a las fuentes y su método de yuxtaponerlas no se lo permitían. Su plan sigue las grandes líneas del de Marcos con algunas transposiciones u omisiones. Algunos episodios se desplazan; Luc_3:19-20; Luc_4:16-30; Luc_5:1-11; Luc_6:12-19; Luc_22:31-34, etc., ya por deseo de claridad y de lógica, ya por influencia de otras tradiciones, entre las cuales se ha de notar la que también se refleja en el cuarto evangelio. Otros episodios se omiten, o por ser menos interesantes para los lectores paganos, ver Mar_9:11-23, o por evitar los duplicados, ver Mar_12:28-34 y comparar con Luc_10:25-28. Es de observar sobre todo la ausencia del texto correspondiente a Mc 6:45-8:26. Pero la diferencia más notable con relación al segundo evangelio es la larga sección intermedia 9:51-18:14, que se nos presenta bajo la forma de una subida a Jerusalén recalcada con anotaciones repetidas, Luc_9:51; Luc_13:22; Luc_17:11, ver Mar_10:1, y en la que se ha de ver, más que el recuerdo real de diversos viajes, la insistencia intencionada en una idea teológica muy del agrado de Lucas: la Ciudad santa es el lugar donde debe tener cumplimiento la salvación, Luc_9:31; Luc_13:33; Luc_18:31; Luc_19:11, es allí donde ha comenzado el Evangelio, Luc_1:5 s, y donde debe concluir, Luc_24:52 s —con apariciones y conversaciones que no tienen lugar en Galilea, Luc_24:13-51; y comp. Luc_24:6 con Mar_16:7; Mat_28:7, Mat_28:16-20—, porque de allí debe partir la evangelización del mundo, Luc_24:47; Hch_1:8. En un sentido más amplio, es la subida de Jesús (y del cristiano) hacia Dios.

Otros rasgos literarios de Lucas son el empleo de los géneros del simposio, Luc_7:36-50; Luc_11:37-54; Luc_14:1-24, y del discurso de despedida, Luc_22:14-28, su afición a los paralelismos (Juan el Bautista y Jesús, 1:5-2:52) y a las inclusiones, y el esquema promesa-cumplimiento que puntea su relato.

Si se compara en detalle a Lucas con Marcos y Mateo, se percibe al vivo la actividad siempre despierta de un escritor que se distingue por presentar las cosas de una manera que le es propia, evitando o atenuando lo que puede herir su sensibilidad o la de los lectores (Luc_8:43, comp. Mar_5:26; om. Mar_9:43-48; Mar_13:32; etc.), o puede serles menos comprensible (om. Mat_5:21 s, Mat_5:33 s; Mar_15:34; etc.), tratando con miramiento a los apóstoles (om. Mar_4:13; Mar_8:32 s; Mar_9:28 s; Mar_14:50) o excusándolos (Luc_9:45; Luc_18:34; Luc_22:45), interpretando los términos oscuros (Luc_6:15) o precisando la geografía (Luc_4:31; Luc_19:28 s, Luc_19:37; Luc_23:51), etc. Con estas frecuentes y finas pinceladas, y sobre todo con la rica aportación debida a su investigación personal, Lucas nos brinda las reacciones y las tendencias de su alma; o mejor, por medio de este instrumento de elección, el Espíritu Santo nos presenta el mensaje evangélico de una forma original, rica en doctrina. Por lo demás, no se trata tanto de grandes tesis teológicas (las ideas maestras son las mismas que las de Marcos y Mateo) como de una sicología religiosa, donde se encuentran, mezcladas con una influencia muy discreta de su maestro Pablo, las inclinaciones propias del temperamento de Lucas. referir escenas de perdón, Luc_7:36-50; Luc_15:11-32; Luc_19:1-10; Luc_23:34, Luc_23:39. Insiste gustoso en la ternura de Jesús con los humildes y los pobres, mientras que los orgullosos y los ricos que disfrutan son severamente tratados, Luc_1:51-53; Luc_6:20-26; Luc_12:13-21; Luc_14:7-11; Luc_16:15, Luc_16:19; Luc_18:9-14. Sin embargo, hasta la justa condena no vendrá sino después de pacientes plazos de misericordia, Luc_13:6-9; comp. Mar_11:12-14. No hace falta más que arrepentirse, renunciarse, y en este punto la generosidad viril de Lucas propende a repetir la exigencia de un desprendimiento decidido y absoluto, Luc_14:25-34, especialmente por el abandono de las riquezas, Luc_6:34 s; Luc_12:33; Luc_16:9-13. Son de notar también los pasajes propios del tercer evangelio sobre la necesidad de la oración, Luc_11:5-8; Luc_18:1-8, y sobre el ejemplo que de ello ha dado Jesús, Luc_3:21; Luc_5:16; Luc_6:12; Luc_9:28. Finalmente, como en Pablo y en los Hechos, el Espíritu Santo ocupa un lugar de primer plano que Lucas no se cansa de subrayar: Luc_1:15, Luc_1:35, Luc_1:41, Luc_1:67; Luc_2:25-27; Luc_4:1, Luc_4:14, Luc_4:18; Luc_10:21; Luc_11:13; Luc_24:49. Todo esto, junto con la atmósfera de gratitud por los beneficios divinos y de alegría espiritual, que envuelve todo el tercer evangelio, Luc_2:14; Luc_5:26; Luc_10:17; Luc_13:17; Luc_18:43; Luc_19:37; Luc_24:51 s, da a la obra de Lucas ese fervor que emociona y enfervoriza el corazón.

El estilo de San Marcos es rugoso, lleno de arameísmos y a menudo incorrecto, pero impulsivo y de una vivacidad popular que está llena de encanto. El de San Mateo es también arameizante, pero más cuidado; menos pintoresco, pero más correcto. El de San Lucas es complejo: de calidad excelente cuando depende sólo de sí mismo, acepta ser menos bueno por respeto a sus fuentes, de las que conserva algunas imperfecciones aunque trata de corregirlas; en fin, imita consciente y maravillosamente el estilo bíblico de los Setenta. Nuestra traducción ha tratado de respetar estos matices en la medida de lo posible, como asimismo se ha esmerado en reflejar en castellano el detalle de las semejanzas y de las diferencias en que se traslucen, en los originales griegos, las relaciones literarias que entre sí tienen los tres evangelios sinópticos.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_3:1-12; |Mar_1:1-18

NOTAS

3:1 (a) Como en Luc_1:5 y Luc_2:1-3, Lucas establece un sincronismo entre la historia profana y la historia de la salvación. Tiberio sucedió a Augusto, Luc_2:1, el 19 de agosto del año 14 d. C. El decimoquinto año discurre, por tanto, del 19 de agosto del 28 al 18 de agosto del 29, o según el modo de calcular los años de reinado usado en Siria, de septiembre-octubre del 27 a septiembre-octubre del 28. Jesús tiene entonces treinta y tres años por lo menos, quizá incluso treinta y cinco o treinta y seis. La indicación del v. Luc_3:23 es aproximada y acaso subraya únicamente que Jesús tenía la edad requerida para ejercer una misión pública. La «era cristiana» (fijada por Dionisio el Exiguo en el siglo VI), se debe a que se entendió rigurosamente la cifra de treinta años: los 29 años cumplidos de Jesús, restados del año 782 de Roma (15º año de Tiberio), han dado 753 como comienzo de nuestra era.

3:1 (b) Procurador de Judea (y de Idumea y Samaría) del 26 al 36 d. C.

3:1 (c) Antipas, hijo de Herodes el Grande y de Maltaké, tetrarca de Galilea (y de Perea) del 4 a. C. al 39 d. C.

3:1 (d) Hijo de Herodes el Grande y de Cleopatra, tetrarca del 4 a. C. al 34 d. C.

3:1 (e) Conocido por dos inscripciones. Abilene se hallaba situada en el Antilíbano.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_1:2; Ose_1:1

NOTAS

3:2 El sumo sacerdote en funciones era José, llamado Caifás, que ejerció el pontificado del 18 al 36, y jugó un papel preponderante en la conspiración contra Jesús, ver Mat_26:3; Jua_11:49; Jua_18:14. Anás, su suegro, que había sido sumo sacerdote del 6 (?) al 15, figura a su lado, incluso en primer plano, ver Hch_4:6 y Jua_18:13, Jua_18:24, como gozando de un prestigio tal que, de hecho, era el sumo sacerdote.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_1:80

[2] Mat_3:2+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_40:3-5; =Jua_1:23

NOTAS

3:6 Lucas amplía más que Mt Mc la cita de Isaías para llevarla hasta el anuncio de una salvación universal.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Hch_2:37

NOTAS

3:10 Los vv. Luc_3:10-14, propios de Lc, insisten en el elemento positivo y humano del mensaje de Juan. Ninguna profesión excluye de la salvación; pero se ha de practicar la justicia y la caridad.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Luc_12:33+

[2] Isa_58:7

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_5:46+

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jua_1:19-20; Jua_3:28; Hch_13:25; Jua_1:26; Jua_1:27, Jua_1:33

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Mat_14:3-12; Mar_6:17-29

NOTAS

3:20 Lucas concluye todo lo referente al ministerio de Juan antes de pasar a Jesús, ver Luc_1:56+. Ya no hará más que una breve alusión a la muerte del Precursor, Luc_9:7-9.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_3:13-17; |Mar_1:9-11

[2] Jua_1:32-34

NOTAS

3:21 La oración de Jesús es un tema predilecto de Lucas, ver Luc_5:16; Luc_6:12; Luc_9:18, Luc_9:28; Luc_11:1; Luc_22:41. Ver Mat_14:23+.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_2:7

NOTAS

3:22 Var.: «Tú eres mi Hijo amado, en ti me complazco» sospechosa de armonización con Mt Mc. La literalidad probablemente original de la voz del cielo en Lucas no hace referencia a Isa 42 como en Mt Mc sino al Sal_2:7; más bien que reconocer en Jesús al «Siervo», le presenta como el Rey-Mesías del Salmo, entronizado en el Bautismo para establecer el Reino de Dios en el mundo.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Mat_1:1-17

NOTAS

3:23 La genealogía de Lucas, remontándose por encima de Abrahán hasta Adán, reviste un carácter más universalista que la de Mt. Descendiente de Adán, y sin padre terrestre, como él, Luc_1:35, Jesús inaugura un nuevo linaje humano; quizá Lucas, discípulo de Pablo, piensa en el nuevo Adán, Rom_5:12+. Sobre las relaciones con la genealogía de Mt, ver Mat_1:1+.