Joel  1 Biblia Jerusalén (1998) | 20 versitos |
1 Palabra de Yahvé que fue dirigida a Joel, hijo de Petuel.
2 ¡Escuchad esto, ancianos, prestad oído, todos los habitantes del país! ¿Sucedió algo semejante en vuestros días, o en los días de vuestros antepasados?
3 Contádselo a vuestros hijos, vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la siguiente generación.
4 Lo que dejó la oruga lo devoró la langosta, lo que dejó la langosta lo devoró el pulgón, lo que dejó el pulgón lo devoró el saltamontes.
5 ¡Despertad, borrachos, y llorad, gemid todos los bebedores de vino por el mosto que os quitan de la boca!
6 Porque un pueblo invade mi tierra, poderoso e incalculable: sus dientes son dientes de león, y tiene mandíbulas de leona.
7 Va dejando mi viña desolada y mi higuera destrozada: la ha pelado del todo, la ha arrancado y sus ramas quedan desnudas.
8 ¡Suspira tú, como doncella vestida de luto por el esposo de su juventud!
9 Ofrenda y libación han cesado en el templo de Yahvé. Están de duelo los sacerdotes, los ministros de Yahvé.
10 El campo está arrasado, la tierra está de luto, porque se ha perdido el grano, se ha secado el mosto, y se ha agotado el aceite.
11 ¡Consternaos, labradores, lamentaos, viñadores, por el trigo y la cebada; porque se ha perdido la cosecha del campo!
12 la viña está seca, la higuera marchita, y granado, palmera y manzano: todos los árboles del campo están secos. ¡Se ha secado la alegría entre los hombres!
13 ¡Vestíos de luto, sacerdotes, lamentaos, ministros del altar; venid, pasad la noche en duelo, ministros de mi Dios, porque al templo de vuestro Dios se le han negado ofrenda y libación!
14 Promulgad un ayuno, convocad la asamblea, reuníos, ancianos y todos los habitantes del país, en el templo de Yahvé, vuestro Dios, y clamad a Yahvé:
15 "¡Ay, el Día, que está cerca el Día de Yahvé, ya llega como devastación del Todopoderoso!"
16 ¿No han sido arrancados ante nuestros ojos la comida, la alegría y el júbilo del templo de nuestro Dios?
17 Se han secado las semillas bajo los terrones; los graneros han sido devastados y los silos arruinados, porque falta el grano.
18 ¡Cómo muge el ganado, cómo vagan sin rumbo las vacadas, porque no tienen pastos! ¡Hasta los rebaños de ovejas lo pagan!
19 A ti clamo, Yahvé, porque el fuego ha devorado los pastos de la estepa, las llamas han abrasado todos los árboles del campo.
20 Hasta las bestias del campo jadean tras de ti, porque están secos las cauces de agua, y el fuego ha devorado los pastos de la estepa.

Patrocinio

 
 

Introducción a Joel 

Joel.
El libro de Joel se divide por sí solo en dos partes. En la primera, una invasión de langosta que causa estragos en Judá provoca una liturgia de duelo y de súplica; Yahvé responde prometiendo el fin de la plaga y la vuelta de la abundancia, 1:2-2:27. La segunda parte describe en estilo apocalíptico el juicio de las naciones y la victoria definitiva de Yahvé y de Israel, 3-4. La unidad entre las dos partes queda asegurada por la referencia al Día de Yahvé, que es propiamente el tema de los caps.3-4, pero que ya aparece en Joe_1:15; Joe_2:1-2, Joe_2:10. Las langostas son el ejército de Yahvé, lanzado para ejecutar su juicio, un Día de Yahvé del que puede uno librarse por la penitencia y la oración; el azote viene a ser el tipo del solemne juicio final, el Día de Yahvé, que abrirá los tiempos escatológicos. No hay razones para distinguir dos autores ni dos épocas de composición. Todavía recientemente se ha defendido una fecha hacia finales de la época monárquica. La mayoría de los exegetas se inclina por el período postexílico, con los siguientes argumentos: la ausencia de referencia a un rey, las alusiones al Destierro, pero también al Templo reconstruido, las relaciones con el Deuteronomio y los profetas posteriores, Ezequiel, Sofonías, Malaquías, Abdías, citado en Joe_3:5 [Joe_2:32]. El libro pudo haber sido compuesto hacia el año 400 a. C.

Sus vínculos con el culto son evidentes. Los caps. 1-2 presentan los caracteres de una liturgia penitencial, que concluye con la promesa profética del perdón divino. En consecuencia, se ha considerado a Joel como profeta cultual, adscrito al servicio del Templo. Sin embargo, estos rasgos pueden explicarse por la imitación literaria de formas litúrgicas. El librito no es la reseña de una predicación en el Templo, sino una composición escrita, hecha para ser leída. Nos hallamos al final de la corriente profética.

La efusión del espíritu profético sobre todo el pueblo de Dios en la era escatológica, Joe_3:1-5 [Joe_2:28-32], responde a los deseos de Moisés en Núm_11:29. El Nuevo Testamento considera que el anuncio se ha cumplido con la venida del Espíritu sobre los Apóstoles de Cristo, y San Pedro citará todo este pasaje, Hch_2:16-21 : Joel es el profeta de Pentecostés. Es también el profeta de la penitencia, y sus invitaciones al ayuno y a la oración, tomadas de las ceremonias del Templo o redactadas según el modelo de éstas, entrarán con naturalidad en la liturgia cristiana de Cuaresma.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Deu_28:38; Amó_4:9; Amó_7:1 s; Mal_3:11; Sal_105:34-35

NOTAS

1:4 Se trata de una invasión de langostas. Cuatro términos las designan aquí; el más usado para «langosta» en general es 'arbeh. Se discute el sentido de los otros tres. Designan o especies distintas de langostas, o más bien las fases sucesivamente: larva (yeleq), ninfa (jasîl) y el insecto joven (gazam).



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_5:11+

[2] Deu_28:39


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_46:23

[2] Apo_9:8


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_5:1+; Nah_2:3 [Nah_2:2]


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_3:4

NOTAS

1:8 El profeta se dirige a la comunidad.

NOTAS

1:9 La ofrenda, ver Lv 2, y la libación cotidianas consistían en productos de la tierra: harina, vino, aceite, ver Éxo_29:38-42; Núm_28:3-8.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Ose_4:3+


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_4:7-9

[2] Isa_16:10; Jer_25:10


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_1:8+

NOTAS

1:13 (a) Los textos que siguen se utilizan en la liturgia cristiana de Cuaresma.

1:13 (b) Al Templo. Ver Joe_2:17.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_2:15

NOTAS

1:14 Lit. «santificad». Idénticos llamamientos a la penitencia y a la oración en Joe_2:12-13, Joe_2:15; ver Jon_3:5-9. El interés que Joel concede a estas manifestaciones religiosas así como a los elementos del culto, Joe_1:9, Joe_1:13, Joe_1:16; Joe_2:14, ofrece vivo contraste con la actitud de Amós, Oseas, Miqueas y Jeremías, ver Amó_5:21+. Joel, por lo demás, también piensa en la conversión del corazón, Joe_2:13.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Eze_30:2-3; Isa_13:6

NOTAS

1:15 Juego de palabras entre «devastación» (sôd) y el nombre divino Sadday, ver Gén_17:1+. La plaga de langosta anuncia el «Día de Yahvé», día terrible, ver Joe_2:1-2, Joe_2:11; Amó_5:18+, aunque en el contexto de Jl 3-4, ver Abd_1:15, incluye el triunfo final de Israel.

NOTAS

1:17 Sentido dudoso: tres de las cuatro palabras hebreas de esta frase no aparecen más que aquí.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Ose_4:3+


NOTAS

1:19 El fuego, ver Joe_2:3, y las llamas: imágenes de la sequía, ver Amó_7:4.