Abdías  1 Biblia Jerusalén (1998) | 21 versitos |
1 Visión de Abdías. Esto dice el Señor Yahvé a Edom: Hemos oído un mensaje de parte de Yahvé, un embajador ha sido enviado a las naciones: "¡Arriba, desencadenemos la guerra contra él!"
2 Mira, te he hecho el más insignificante de los pueblos, el más despreciable.
3 La soberbia de tu corazón te ha engañado, a ti que habitas en las grietas de la roca, que pones tu morada en las alturas, y dices para ti: "¿Quién me hará caer por tierra?"
4 Aunque te remontes como el águila, y anides entre las estrellas, de allí te abatiré yo - oráculo de Yahvé -.
5 Si llegaran a tu casa salteadores o ladrones nocturnos, ¿no te robarían con mesura? Si vinieran a ti vendimiadores, ¿no te dejarían la rebusca? ¡Cómo has sido arrasado!
6 ¡Cómo ha sido registrado Esaú, y saqueados sus tesoros!
7 Te han reducido a tus confines todos tus aliados, te han traicionado tus amigos. Los que compartían tu pan te han tendido una trampa: "¡Ha perdido el juicio!"
8 Pero aquel día - oráculo de Yahvé - exterminaré los sabios de Edom, y la sensatez de la montaña de Esaú.
9 Y se acobardarán tus guerreros, Temán, y no quedará un solo hombre en la montaña de Esaú. Por la violencia
10 criminal contra tu hermano Jacob, te cubrirá la vergüenza, y serás aniquilado para siempre.
11 El día en que le diste de lado, cuando los extranjeros apresaban su ejército, cuando los extraños allanaban sus puertas, y se repartían a suertes Jerusalén, también tú eras uno de ellos.
12 ¡No te recrees en el día de tu hermano, en el día de su debacle; no te alegres por los hijos de Judá en el día de su ruina; no te burles de él en el día del aprieto!
13 ¡No entres por la puerta de mi pueblo en el día de su desastre, no te recrees también tú en su desgracia en el día de su desastre, no saquees sus riquezas en el día de su desastre!
14 ¡No te apostes en las encrucijadas para exterminar a sus fugitivos, no entregues a los supervivientes en el día del aprieto!
15 Porque se acerca el Día de Yahvé para todas las naciones. Lo mismo que tú has hecho, se te hará: sobre ti recaerá tu merecido.
16 ¡Sí, como bebisteis vosotros sobre mi santo monte, beberán sin cesar todas las naciones, beberán relamiéndose y desaparecerán sin dejar huella.
17 Pero en el monte Sión sobrevivirá un resto que será santo y la casa de Jacob recobrará sus posesiones.
18 La casa de Jacob será el fuego, la casa de José la llama, y la casa de Esaú la estopa: lo abrasarán hasta consumirlo, y no le quedará un superviviente a la casa de Esaú. ¡Lo ha dicho Yahvé!
19 Ocuparán el Negueb, la montaña de Esaú, y la llanura de los filisteos, la campiña de Efraín y la campiña de Samaría, Benjamín y Galaad.
20 La multitud de los deportados de Israel ocupará Canaán hasta Sarepta, y los deportados de Jerusalén que están en Sefarad ocuparán las ciudades del Negueb.
21 Subirán victoriosos al monte Sión para juzgar a la montaña de Esaú. ¡Y Yahvé reinará!

Patrocinio

 
 

Introducción a Abdías 

Abdías.
Es el más corto de los «libros» proféticos (21 versículos), y con todo plantea numerosos problemas a los exegetas, que discuten acerca de su unidad y de su género literario, y que oscilan situándolo entre el siglo IX a. C. y la época griega. La situación se complica por el hecho de que casi la mitad, vv. 2-9, se encuentra equivalentemente en Jer_49:7-22, pero en un orden distinto y como adiciones a un oráculo cuyo mismo origen jeremiano es discutido. La profecía de Abdías se desenvuelve en dos planos: el castigo de Edom, anunciado en varios pequeños oráculos, 1b-14, con 15b como conclusión; el Día de Yahvé, cuando Israel tomará su desquite de Edom, 15a+16-18, con la conclusión: «ha hablado Yahvé». Las promesas escatológicas de los vv. 19-21 son adicionales. El fragmento se asemeja a las maldiciones contra Edom que hallamos a partir del 587 en Sal_137:7; Lam_4:21-22; Eze_25:12 s; Eze_35:1 s; Mal_1:2 s y Jer_49:7 s ya citado: los edomitas se habían aprovechado de la ruina de Jerusalén para invadir la Judea meridional. El recuerdo de estos acontecimientos seguía aún muy vivo y parece que la composición de la profecía se hizo en Judá antes de la vuelta del Destierro. No hay por qué relegarla a fecha posterior y atribuir a otro autor el pasaje sobre el Día de Yahvé; únicamente la adición de los últimos versículos podría ser postexílica.

Es un grito apasionado de venganza, cuyo espíritu nacionalista contrasta con el universalismo de la segunda parte de Isaías, por ejemplo. Pero el trozo exalta también la justicia terrible y el poder de Yahvé que obra como defensor del derecho, y no hay que aislarlo de todo el movimiento profético, del que no representa más que un momento pasajero.

Fuente: Nueva Biblia de Jerusalén (1998) - referencias, notas e introducciones a los libros

Patrocinio

Notas


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Jer_49:14

NOTAS

1 (a) Lit. «He oído (corr. con griego y Jer_49:14; «Hemos oído» hebr.) lo que se ha oído». -Los vv. Abd_1:1-9 son paralelos de Jer_49:7-22.

1 (b) Descripción simbólica de una coalición que se forma contra Edom. Ver Jer_4:5; Jer_50:2.



REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Jer_49:15-16

NOTAS

2 Edom será despreciado a su vez, Abd_1:2, Abd_1:10 c, por haberse mofado de Israel, Abd_1:12 : su rutina castiga su arrogancia. Sobre esta doctrina, véase Pro_16:18; Pro_29:23, y para los pueblos: Is 14; Jr 50-51; Ez 26-28; 29-32; Zac_10:11.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Isa_14:13 s

NOTAS

3 (a) La «roca» (sela`), donde Edom se parapeta, quiere evocar tal vez el nombre de la capital edomita Hassela, «La Roca», ver 2Re_14:7, cuya denominación griega Petra ha conservado el sentido.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Jer_49:9

NOTAS

5 (a) Los vv. Abd_1:6-7 son explicación de éste: Edom ha sido devastado como no lo habría sido por ladrones ordinarios, que algo habrían dejado tras ellos, o por «vendimiadores», que habrían dejado racimos para la rebusca, ver Deu_24:21.

5 (b) Este verso se halla en el hebr. después de: «ladrones nocturnos», glosa que quiere armonizar el v. Abd_1:5 con Jer_49:9.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] |Jer_49:10


REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_38:22

[2] Sal_41:10 [Sal_41:9]

NOTAS

7 Reflexión irónica de los falsos amigos de Edom. -«Los que compartían», omitido por hebr., se restituye según Sal_41:10 [Sal_41:9]. -«trampa» traducción dudosa de la palabra mazôr que no aparece más que aquí. Algunos corrigen en masôd, «red (de cazador)».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Jer_49:7; Isa_19:11-15; Isa_29:14; Jer_8:8-9

NOTAS

8 (a) El día del juicio de Edom, en correlación con el Día de Yahvé, Abd_1:15, ver Amó_5:18 +, en que Dios castiga a Edom y a las demás naciones, Abd_1:16-17, pero restaura y salva a Israel, 17-21.

8 (b) Edom gozaba de reputación por su sabiduría, ver Job_3:11 +.

8 (c) Aquí y en Abd_1:9, Abd_1:19, Abd_1:21, designación del país montañoso de Edom (llamado también «monte Seír»), ver Gén_32:4 [Gén_32:3]; Gén_33:14, Gén_33:16; Gén_36:8-9; Deu_2:4-5, Deu_2:12. Es Transjordania meridional.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_137:7

[2] Jer_49:22

NOTAS

9 (a) Distrito norte de Edom, pero aquí y en otros pasajes este nombre designa a todo el país.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_1:11-12

[2] Joe_4:19 [Joe_3:19]

NOTAS

9 (b) En la tradición bíblica se reprocha a Edom su conducta con ocasión de la caída de Jerusalén: Eze_25:12-14; 35; Lam_4:21-22; Sal_137:7. Según Eze_35:5-12 y Eze_36:2, Eze_36:5, parece que Edom llegó entonces a ocupar Judá, al menos en parte. Análogos reproches a los amonitas, Eze_25:1-7, ver Eze_21:33-37 [Eze_21:28-32], y a los filisteos, Eze_25:15-17.

10 Sobre el parentesco y las discordias de Edom y de Israel, ver Gén_25:22-28; Gén_27:27-29; Gén 32:4—33:16; Deu_23:8 [Deu_23:7]; Núm_20:23 +. «Jacob» designa aquí al país de Judá, ver Abd_1:18; Joe_4:19 [Joe_3:19], en oposición a «José».

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Sal_137:7

NOTAS

11 El «Día de Jerusalén», Sal_137:7 : aquel en que los caldeos penetraron en la ciudad, 2Re_25:3-4; o el del incendio del Templo, 2Re_25:8-9, el 587.

NOTAS

15 Es la ley del talión, Éxo_21:25+, que se aplica a Edom. Igual pena pedida para Babilonia, Jer_50:15, Jer_50:29, ver Jer_18:6-7, para los enemigos de Jerusalén, Lam_3:64, para Tiro, Sidón y los filisteos, Joe_4:4 [Joe_3:4], Joe_4:7 [Joe_3:7].

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Lam_4:21

NOTAS

16 (a) La perspectiva se amplía: en el «Día de Yahvé» que juzga a todas las naciones, ver Amó_5:18 +, Sión oprimida se convierte en el lugar de salvación y el poder pasa a sus manos. Sus enemigos quedan derrotados (las naciones paganas) y entre ellos Edom es arruinado para siempre. El profeta se dirige en adelante a los israelitas.

16 (b) En la copa de la cólera divina, ver Isa_51:17 +. -«relamiéndose» sentido dudoso; algunos corrigen para leer «vacilando», ver Isa_24:20; Isa_29:9.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Joe_3:5 [Joe_2:32]

NOTAS

17 Texto citado en Joe_3:5 [Joe_2:32] como palabra de Dios. Al «resto» salvado de Judá, ver Isa_4:3 +, el Día de Yahvé no le trae ya más terrores, sino la seguridad de la salvación en el monte Sión, santuario inviolable adonde «los extranjeros no pasarán», Joe_4:17 [Joe_3:17].

NOTAS

18 La «casa de Jacob», ver Abd_1:10, es Judá, «la casa de José», el reino del Norte, ver Amó_5:6; Zac_10:6, asociado a Judá en el tiempo de la salvación final, ver Jer_3:18 +. Los dos reinos reconquistan, Abd_1:19-20, las fronteras ideales del imperio de David, ver 1Re_8:65; 2Re_14:25.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Amó_9:12


NOTAS

20 «Canaán», lit. «los cananeos»; es Fenicia. Sarepta, entre Tiro y Sidón, señala el límite norte del nuevo reino. Sefarad es de identificación incierta.

REFERENCIAS CRUZADAS

[1] Miq_4:7

[2] |Sal_22:29 [Sal_22:28]

NOTAS

21 (a) «victoriosos» conj. (lit. «salvados»); «salvadores» hebr. -«juzgar», es decir, dominar, gobernar.

21 (b) Grito de triunfo de la escatología israelita, Sal_22:29 [Sal_22:28]; Sal_103:19; Sal_145:11-13; ver Sal_10:16; Sal_47:9 [Sal_47:8]; Sal_93:1; Sal_97:1; Sal_99:1. El reino de Israel es el reino de Yahvé, consumación de la historia.